Ricardo Arturo Trujillo Hernández, universidades politécnicas

Entrevista por: Leticia Bárcenas

Desde chico, me llamaba mucho la atención lo relacionado a la electricidad, cómo podía hacer funcionar diferentes aparatos, mover cosas o iluminar todo. Foto: Leticia Bárcenas

Preocupado por el mal uso que hemos dado a nuestros recursos naturales, el Mtro. Ricardo Arturo Trujillo Hernández, recientemente nombrado Coordinador Nacional de Diseño Curricular del Programa Educativo de Ingeniería en Energía del Subsistema de Universidades Politécnicas, dice que para que una nación prospere debe realizar investigación y desarrollo tecnológico, así como practicar una explotación de la energía de manera limpia, segura y económica.

 

El también Director de la carrera de Ingeniería en Energía de la Universidad Politécnica de Chiapas, trabaja para crear una cultura energético-ambiental, que promueva la preservación de los recursos naturales y el ahorro y uso eficiente de la energía.

 

Y aunque la docencia y la energía son importantes en su vida, confiesa que sus dos grandes pasiones son convivir con su familia y entrenar a sus perros. Sonriente y de buen humor, me recibe en su oficina para conversar.

 

¿Nos puedes hablar de tu formación académica?

– Soy técnico en electrónica, egresado de la Primera generación del Centro de Bachillerato Tecnológico, Industrial y de Servicios (CBTIS) No. 233, mis estudios profesionales los realicé en el Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, en la carrera de Ingeniería Industrial en Eléctrica; la maestría la cursé en sistemas eléctricos de potencia, en la Sección de Estudios de Posgrado e Investigación de la ESIME (Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica), perteneciente al Instituto Politécnico Nacional, y los estudios doctorales en el Centro de Investigación de Materiales Avanzados (CIMAV).

 

¿Por qué estudiar ingeniería industrial en eléctrica?

– Desde chico, me llamaba mucho la atención lo relacionado a la electricidad, cómo podía hacer funcionar diferentes aparatos, mover cosas o iluminar todo. Cuando viajaba con mi padre (señor David Trujillo Hernández), él me hablaba sobre las torres que soportan los conductores eléctricos, los aisladores, el cómo identificar el voltaje de cada línea, que sirven para transportar la energía de un lugar a otro, la necesidad de incrementar y reducir los voltajes según fuera conveniente. Él sabe muchísimo sobre equipo y material eléctrico, creo que él fue en gran medida mi inspiración para estudiar esa carrera.

 

¿Qué es la docencia para un ingeniero industrial en eléctrica?

– Cuando laboré en la CFE (Comisión Federal de Electricidad) me tocó impartir diversos cursos dirigidos al personal (linieros, lecturistas, oficinistas) y contratistas, es ahí donde descubro lo bonito de compartir los conocimientos que uno puede tener, además de transmitir la propia experiencia, es algo muy satisfactorio. Ahora es trascendental en mi vida, no imaginé dedicarme a la docencia pero ya no concibo mi vida sin ella; se ha vuelto una parte muy importante en mi quehacer profesional.

 

¿Cuál ha sido tu investigación más significativa?

– Mi tesis de maestría, que consistió en el desarrollo de un algoritmo genético (técnica de programación evolutiva) que apliqué para optimización de la confiabilidad de sistemas eléctricos de potencia e industriales, desarrollada en gran parte con el Mtro. Ángel David Trujillo Hernández, mi hermano. Actualmente estoy realizando una investigación doctoral en sistemas térmicos, bajo la dirección de mi compañero y amigo, el Dr. Joel Pantoja Enriquez.

 

¿Qué significa ser Director de una carrera en la UP con tan sólo 35 años de edad?

Ahorrar es de vital importancia debido a nuestra situación, día a día la naturaleza nos está cobrando la factura por todo el descuido y abuso que hemos tenido para con ella y el medio ambiente. Foto: Leticia Bárcenas

– Ser propuesto como Coordinador Nacional de Diseño Curricular del Programa Educativo de Ingeniería en Energía y además ser Director de la carrera de Ingeniería en Energía en la Politécnica de Chiapas, me hace sentir privilegiado y muy honrado por contar con la confianza de las personas que laboran conmigo.

Por otra parte el ser director de carrera me permite estar en contacto estrecho con los estudiantes, poder conocerlos más, saber sus problemas y requerimientos como alumnos de esta carrera específicamente. El poder apoyarles en la medida de lo posible, es un muy satisfactorio para mí.

 

¿Cuál es tu opinión sobre las universidades especializadas como la UPChiapas?

– Creo que son y seguirán siendo un escalón importante para el avance en áreas esenciales de nuestro país. La investigación y el desarrollo tecnológico son en gran medida, parte fundamental para que una nación prospere en lo técnico, lo económico, lo cultural, lo social.

 

¿Cuál es tu meta profesional?

– Seguir aprendiendo cada vez mas de mis compañeros, de los investigadores de otras instituciones, de mis estudiantes; mantenerme actualizado en mis áreas de especialidad (ahorro y uso eficiente de energía, optimización de confiabilidad de sistemas, energía solar térmica) ya que la ciencia avanza día a día, también mantengo contacto con la construcción de obra eléctrica. Otra meta muy importante es seguir superándome como profesor.

 

¿Y en lo personal?

– Trato de continuar con el ejemplo que me han dado mis padres, la Sra. Mary Hernández Flores de Trujillo y el Sr. David Trujillo Hernández, creo que con eso tengo un duro reto personal que seguir, pues ha sido su ejemplo es el que ha marcado la directriz en mi vida, y quisiera también ser una referencia para mis hijos el día de mañana.

 

¿Por qué debemos ahorrar energía?

– Actualmente es un compromiso moral que debemos tener. Ahorrar es de vital importancia debido a nuestra situación, día a día la naturaleza nos está cobrando la factura por todo el descuido y abuso que hemos tenido para con ella y el medio ambiente, nuestras generaciones futuras no podrán conocer este mundo como lo conocimos nosotros si no hacemos algo por frenar el mal comportamiento que hemos tenido en el uso de nuestros recursos naturales; el ahorro de energía repercute grandemente en cuestiones ambientales ya que para producir energía quemamos combustibles fósiles altamente contaminantes. Por otra parte, la cuestión económica también es un factor a considerar, pues a nadie le viene mal pagar un menor costo de energía eléctrica, esto se puede lograr si hacemos un uso racional e implantamos una cultura energético-ambiental, que promueva la preservación de nuestros recursos naturales y el ahorro y uso eficiente de la energía.

 

¿En el amor también ahorras energía?

Me gustaba lo que estudiaba, me emocionaba aprender cosas nuevas e interesantes. Algo que me llevó a concluir mis estudios fue que desde muy chico supe qué era lo que quería ser: ingeniero eléctrico. Foto: Leticia Bárcenas

– ¡NO! (Risas). Creo que hay excepciones, aunque son contadas, en las que no se debe escatimar ni ahorrar recursos y esfuerzos y ésta es una de esas excepciones. (Más Risas).

 

¿Para el cuerpo qué energía es la mejor, la solar, la eólica, la térmica o la de otro cuerpo?

– Todo depende de qué trabajo necesites realizar con dicha energía. (Risas)

 

¿En política también te inclinas por el sol?

– (Risas.) Afortunadamente los técnicos no tenemos que preocuparnos demasiado por la política, eso se lo dejamos a quienes les gusta esa parte, aunque sí nos afectan las decisiones que ellos toman.

 

¿Cuál es la energía que te mueve día a día?

– El amor de mi familia, a mi país, a mi profesión y el tratar de ser mejor cada vez.

 

¿Héroe de la infancia?

– Francisco Villa.

 

¿A quién admiras ahora?

– ¡Hay mucha gente digna de admirarse! He tenido la fortuna de conocer, trabajar y estudiar con gente muy valiosa en todo sentido y aprender de ellos; personas que contribuyeron en mi formación académica, compañeros de la CFE, profesores y compañeros de la sección de estudios de posgrado de la ESIME, compañeros y amigos de la UPChiapas, no quisiera dar nombres para no omitir alguno, pero todos excelentes amigos, profesionales y expertos en sus áreas de trabajo.

 

¿Cómo te recuerdas como estudiante universitario?

– Me gustaba lo que estudiaba, me emocionaba aprender cosas nuevas e interesantes. Algo que me llevó a concluir mis estudios fue que desde muy chico supe qué era lo que quería ser: ingeniero eléctrico; sólo me faltaba el cómo y eso lo fui aprendiendo día a día. Me gustaban las reuniones con los amigos, ir al cine y jugar voleibol, pero todo esto lo hacíamos en los periodos vacacionales pues durante las clases era prácticamente imposible, ello hacía disfrutar más esos ratos de diversión.

 

¿Algún mensaje para tus alumnos?

– Que no dejen de esforzarse, que todos los sacrificios tienen una recompensa; el invertir algunos años de su juventud les será recompensado el día de mañana con más y mejores oportunidades, lo cual les dará acceso a un mejor nivel de vida, contribuyendo además con el desarrollo de nuestro país. Que no claudiquen en el intento y que continúen siempre con la mirada fija hacia adelante.

 

RECOMENDACIONES PARA AHORRAR ENERGÍA

 

1) Usar multicontactos en lugares donde se ocupen 2 o 3 aparatos a la vez, como en los centros de entretenimiento. Esto para que queden sin energía una vez que no se estén usando y no queden en la función stand by.

2) Evitar en la medida de lo posible el uso de sistemas automáticos que activen las bombas de agua para llenar tinacos, ya que al arrancar, los motores demandan corrientes grandes y es mejor tener un control de cada encendido. Evitar hacerlo constantemente traerá un ahorro de energía.

3) Tener un apagador por cada lámpara que se utilice, eso evitará encender varias sin que todas ellas sean necesarias al mismo tiempo.

4) Verificar que las clavijas de los aparatos entren justos en el contacto, para evitar falsos contactos.

5) Desconectar todo tipo de regulador de voltaje cuando no se esté haciendo uso de él, por ejemplo de la computadora, los cargadores de celular y/o laptops.

6) Usar equipos ahorradores o de alta eficiencia, principalmente refrigeradores, aires acondicionados y bombas de agua. Es recomendable que tengan 5 años de uso como máximo.

 

* Entrevista publicada en la gacta de la Universidad Politecnica de Chiapas, Año 6, Número 13, enero-abril 2010.

 

[box type=»note» style=»rounded»]

SILUETA

Lugar de nacimiento: México D.F.

Edad: 35 años

Tiempo de radicar en Chiapas: 25 años

Número de hermanos: 1

Estado civil: Casado

Número de hijos: 2

Pasatiempos: Jugar con mis hijos, entrenar a mis perros, practicar aikido, ver alguna película o leer un libro.

Película: Tengo varias, entre ellas Hombres de honor, La vida es bella y Perfume de mujer.

Canción: Dust in the wind (Kansas)

Rituales: River misoji, ritual japonés que consiste en bañarse en algún río de agua helada el día 1° de enero muy temprano, esto para recibir el año con nuevos bríos y pensamientos positivos.

[/rescue_box]

 

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Energía: Lo que mueve al mundo

Sol: Fuente inagotable

Viento: Efecto del sol

Agua: Vida

Calor: Fuerza

Luz: Modernidad

Electricidad: Progreso y desarrollo

Universidad: Fuente de conocimiento

Alumnos: Futuro

[/rescue_box]

 

 

 

Cicerón Aguilar, músico

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

Cicerón Aguilar y el grupo Nambue. Foto: Fernando Becerra

Nambue es un grupo de músicos chiapanecos que rescatan los sonidos de antaño para unirlos en un abrazo cómplice con la música de nuestro tiempo. Nos transmiten así, con una nueva voz, el paisaje sonoro en el que nos movemos sin percatarnos. La ceiba y el pino, la montaña y el mar, la selva y la ciudad nos envuelven. Nambue ha iniciado una gira en la que comparte escenario con los músicos tradicionales de los lugares que visita.

 

El recorrido inició en el municipio de Las Margaritas donde estrechó lazos musicales con los tojolabales; ayer compartió escenario con los tseltales de Oxchuc, el 16 de abril estará con los músicos de municipio de Yajalón, para cerrar con los lacandones de Naha, el corazón de la selva lacandona, el 24 de abril.

 

Nambue está formado por Andrés Aguilar en las percusiones, Alejandro Burguete en las flautas, Manuel Gómez en el sintetizador, Rodrigo Narcía en el bajo y su líder Cicerón Aguilar en el trabajo creativo, quien afirma que con su obra trata de hacer un homenaje al recuerdo de nosotros mismos, los que compartimos un antecedente lingüístico de nuestra cultura. “Es reencontrarnos con nuestro pasado para comprender nuestro presente y así ir concretando cosas del futuro”.

 

¿En toda tu música se encuentra la raíz indígena?

– Creo que sí. Desde hace aproximadamente 15 años me pregunté qué está ocurriendo, qué hay con el pasado en este país y encontré un baúl de música tradicional indígena; para mí era importante destaparlo. Empecé a investigar qué era la música tradicional, su entorno y qué me brindaba; cuando me di cuenta que estaba dentro de un mar de sonidos, me metí en esa profundidad y encontré que lo que yo buscaba en la música estaba ahí. Ese mar de sonidos me lleva a conocer la gente, ese mundo tan interesante que son los pueblos. Primero me dediqué a escucharla, apreciarla, entenderla, después fue la convivencia con los amigos músicos, ir a sus fiestas y entender ese mundo. Fue como encontrar los hilos conductores de mi vida que andaba buscando siempre. La música viene después.

 

¿Crees que el folclor determina la cultura de un pueblo?

– Tengo entendido que los conservadores al decir folclor nos llevan a interpretar una parte de los colores que tienen los pueblos, de su arte común, popular. Creo que el folklore va ligado con un concepto bien bonito que es el amor a tus orígenes, es donde están las palabras, la comida, sus fiestas, que brotan como borbotones de agua que te encuentras en los manantiales. El folclor es el sabor, como ese picante que le pones a la comida.

 

¿Cómo evalúas el trabajo musical de Chiapas con el del resto del país?

El silencio es la forma de expresar de los instrumentos sin golpearlos. Foto: Gabriela G. Barrios

– Valorarlo significa casarlo o interpretarlo con un número y México es tan pluricultural, es un mosaico de contextos distintos. En Chiapas son doce etnias, doce lenguas, bueno, once, una ya muerta, la lengua de los Chiapa. Pero ese mundo que nos rodea nos hace ser diferentes, desde la marimba, los sonidos de los tambores, el cómo hablamos, lo que nos rodea, todo está reflejado en la música. La música chiapaneca tiene un lugar muy especial no solamente en la marimba sino también en la diversidad de compositores que tiene, que le cantan al amor, a la vida, a su entorno social. Chiapas ya tiene un punto importante en el país, ya que músicos como Alberto Domínguez, los mismos hermanos Domínguez, sembraron esa gran fuerza que tenemos los chiapanecos para interpretar la música.

 

En tu disco Sincretismo usas la lengua chiapa, ¿por qué tu interés en retomarla si ya no existe?

– Soy originario de Chiapa de Corzo. Me encuentro con unos textos del siglo XVI de los chiapa en un diccionario de Mario Aguilar Penagos y se me hizo muy interesante llevar a la práctica estos cantos y rezos con música contemporánea, sin perder las texturas que tiene la música tradicional; lo que hago es tratar de hacer un homenaje y un recuerdo a nosotros mismos, a los de la región, que tuvimos un antecedente lingüístico donde está precisamente nuestra cultura. Es reencontrarnos con nuestro pasado para comprender nuestro presente y así ir concretando cosas del futuro.

 

¿Se puede vivir de la música?

– Sí se puede vivir siempre y cuando estés enrolado en eso de la música comercial. Para las personas necias y testarudas como yo, que lo que hacemos no tiene nada que ver con vender, si es un poco difícil. Es triste porque en otros países lo que yo hago y hacen otros amigos en este género, es bien recibido pero aquí es difícil.

¿A qué se dedicaría Cicerón Aguilar si no fuera músico?

– Me hubiera gustado ser antropólogo o arqueólogo aunque el otro mundo que me fascina es el diseño de casas, me hubiera gustado ser arquitecto pero escogí la música, donde construimos puentes y sobre todo edificamos cosas del sentimiento.

 

¿Tienes algún ritual a la hora de componer?

– Mi ritual es ver imágenes, ver fotos, imágenes de la tarde. Siempre está incluida en mi mundo la imagen.

 

¿Eres vouyerista?

– En el momento que estamos aceptando ver imágenes, es vouyerismo, ¡pero vouyerismo sexual, no! (Risas).

 

¿Compartes la idea de que la gente necesita música para vivir?

Desde que nacemos estamos bajo ese arrullo, incluso el hablarnos ya es un canto. Foto: Fernando Becerra

– Sí, el silencio es muy bonito. John Cage maneja el concepto de que el silencio en los seres humanos es importante porque en el silencio hay muchas cosas que nosotros entendemos, el silencio es donde nos encontramos a nosotros mismos; precisamente la teoría de la música es la combinación de sonido con el silencio, cosa que hoy a los músicos se les ha olvidado. El silencio es la forma de expresar de los instrumentos sin golpearlos.

 

¿Entonces cuál es la finalidad de la música?

– Transmitir nuestro lenguaje. Los seres humanos siempre estamos buscando sonidos. Cuando estamos solos, salimos y buscamos platicar con alguien, ese momento de comunicación es el sonido y nos gusta. Bach decía “si no hay música estamos muertos”. Hell decía «Adoro a mi madre porque siempre me cantaba.» Desde que nacemos estamos bajo ese arrullo, incluso el hablarnos ya es un canto. Por eso recomiendan que cuando las mujeres se embarazan escuchen música, la que sea. Algunos recomiendan música clásica, no, yo digo la que comparta la familia, sea Chico Che, Rigo Tovar, música ranchera, la que sea, porque es el mundo donde va a vivir. No vas a poner música clásica en una familia que escucha Rigo Tovar u otra música como la norteña. Ahí es donde el niño ya comienza a entender dónde va a nacer, ese mundo que lo va a rodear. Siempre tengo presente en la mente las radionovelas porque mi mamá las escuchaba y mi papá oía su programa favorito todos los días: Tres patines, ese mundo de carcajadas que era fascinante aunque yo no lo entendía porque era un niño, pero como veía que mi papá se reía yo también lo hacía. Es una necesidad.

 

¿Y tú te escuchas?, ¿escuchas tu música?

– (Risas) Buena pregunta. Para mí ha sido muy difícil escucharme. Cuando lo hago, me critico y digo lo hubiera hecho de otro modo. Por eso a veces prefiero no escucharlo, sin embargo, otras veces digo sí porque es reconocer lo que tu ser hace y que te conduce a otros mundos.

 

¿Disfrutas más arriba o abajo del escenario?

– Me fascinan las dos cosas. Me pongo muy nervioso al estar en el escenario pero lo hago muy contento porque es el camino de la expresión, no solamente puedes hacerlo en el estudio sino también tienes que vivirlo. Disfruto mucho arriba pero también abajo, oír la música, ver a otros tocar me encanta.

 

¿Qué música escucha Cicerón?

– Música diversa. Me gusta mucho el rock progresivo porque ahí se refleja todo lo que yo busco, me gusta la música tradicional porque siento que me encierra en un circuito y me mantiene tenso, me hace digerir lo que pienso. Cicerón escucha rock progresivo, música tradicional y jazz.

 

¿Cuál es el elemento distintivo en tu trabajo?

Nambue quiere decir originario del río. Foto: Fernando Becerra

– Juego con tres lenguajes. Me gusta reinterpretar dos mundos: la epistemología porque creo que si no tenemos ciencia no tenemos verdad y no tenemos creencia, la hermenéutica porque a partir de ahí construimos un lenguaje que no todos tenemos desarrollado, pero yo estoy aprendiendo. Cuando me di cuenta qué era entender esas dos cosas aún me faltaba un elemento más, que es la gracia divina de lo que veo.

 

Fuera de la música ¿qué te apasiona?

– Me apasiona el cine, la realización de documentales de video, la foto, correr con mi perro, leer.

¿Qué te da miedo?

– Me doy miedo. Cicerón a veces se tiene miedo por eso acudo más a los libros.

 

¿Cuáles son los fantasmas de Cicerón?

– Son muchos. Todos tenemos fantasmas que nos hablan, nos balbucean, nos dicen mentiras y verdades, nuestros propios monstruos que tenemos adentro, es ese yo que allá dentro está, entonces dices: estoy haciendo las cosas bien o las estoy haciendo mal.

 

¿Con quién compartes tus afanes musicales?

– Conmigo mismo, para que entienda qué es lo que estoy escuchando y pensando porque sino me vienen ideas distintas, no la aprecio en colectivo.

 

¿Y tus afanes amorosos?

– (Risas) Con mi familia, con mis hijos, mi perro, mis amigos, creo que lo comparto con todos ellos.

 

¿Cuáles son las obras mejor logradas de Cicerón y cuáles han sido un desastre?

– ¡Uyyy! Creo que todas han sido un desastre. Dentro de toda mi obra, creo que Nambue es fabulosa y Sincretismo también me gusta mucho, al igual que la pieza Recuerdos, siento que ahí encontré el alma de la vida, ese espacio amoroso conmigo mismo.

¿Tienes manías?

– Sí, tengo una manía muy “locochona”, comprar discos. Aunque ahora se puede bajar mucha música de internet, todavía me sigo comprando discos.

 

¿Héroe en la vida?

– Mahatma Gandhi.

 

¿En la música?

– Johann Sebastian Bach y Peter Gabriel, bueno también Pink Floyd pero me gusta más Peter Gabriel.

 

¿Caminas en solfeo o te vas por la improvisación?

La cultura mestiza no se toma en cuenta y es el valor histórico que tiene México. Los indígenas son fundamentales, son los horcones que están sosteniendo esta nación y mucho del planeta. Foto: Gabriela G. Barrios

– Cicerón camina en la improvisación, no me gusta mucho ya el solfeo, creo que ahí está el meollo de mi música, no atarse al papel. Digo: me lanzo al vacío, hay que hacerlo.

 

¿En el amor te comunicas con música y canto o con el silencio?

– Con las dos cosas, con canto y con silencio. A veces más vale callar que hablar. Guardar silencio.

 

¿Cuál es la diferencia entre Nambue y tu anterior trabajo?

– Nambue encuentra el entendido de las culturas de Chiapas y Sincretismo habla de una región basta de culturas, esas son las diferencias. Nambue quiere decir originario del río, de ahí parto, es la columna vertebral que pasa por todo Chiapas, es donde emerge prácticamente la cultura, de ahí parte la montaña, la selva, el mar, por eso siempre he dicho que dentro de ese Nambue están las voces del tiempo.

 

¿Cuál es tu búsqueda al fusionar elementos de antaño con los contemporáneos?

– Que para entender un presente necesitamos justificar nuestro pasado, entonces, a través de ese ejercicio creo que podemos hablar de rock chiapaneco o de lo que uno quiera, no encasillarlo, es música y creo que los elementos del pasado son fundamentales para que podamos entender mejor la historia.

 

¿Con la fusión de elementos indígenas y mestizos?

– La cultura mestiza no se toma en cuenta y es el valor histórico que tiene México. Los indígenas son fundamentales, son los horcones que están sosteniendo esta nación y mucho del planeta, pero también la presencia mestiza es importante, somos parte de ese ejercicio que se da hoy día para que este país crezca, el mestizo es fundamental y su voz debe ser escuchada.

 

¿Cómo te has ganado la confianza de los músicos tradicionales, siendo un mestizo?

– En la zona de Zinacantán llevo trabajando 12 años, pero cuando entré a ese mundo me costó muchísimo. ¿Cómo entrar? Tocando la puerta, decirles la neta, ir una, dos, tres, cuatro veces, las que sean necesarias. Ahora tengo compadres, tengo ahijados en los pueblos y eso me llena de gratitud e incluso presido la mesa directiva en las fiestas tradicionales de la lacandona, para mí ha sido un honor.

 

¿Has tenido algún incidente?

– Sí, hemos tenido incidentes como no permitirnos quedarnos en la fiesta o por llevar a algún amigo se le fue un flashaso, eso en la parte indígena más fuerte; en la presencia mestiza es más noble el trato, están más acostumbrados a todo eso.

 

Sitio web del grupo Nambue: www.nambue.com

 

*Publicado en El Heraldo de Chiapas el 26 de marzo del 2010.

[box type=»note» style=»rounded»]

PERFIL

Edad: 44 años

Lugar de nacimiento: Chiapa de Corzo, Chiapas

Número de hermanos: Cinco

Número de hijos: Dos

Estado Civil: Casado

Pasatiempos: Música

Comida preferida: Pepita con tasajo

Película: El lado oscuro del corazón

Canción: Sincretismo

[/rescue_box]

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Ritmo: Fuerza

Ceiba: Grande

Memoria: Pasado

Río: Grande

Fusión: Música

Tradición: Inicio

Guitarra: Música

Tiempo: Único

Cultura: Todo

Mar: Grande

Imagen: Hoja

[/rescue_box]

 

 

 

 

Herminia Alemañy y Edgardo Nieves,escritores

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

Para escribir se necesita tener talento e imaginación pero también hambre de querer saberlo todo, leer, leer mucho.

En el marco del Tercer Festival Internacional de Letras «Jaime Sabines», conversamos con Herminia Alemañy, escritora, investigadora, editora y profesora de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla y Edgardo Nieves poeta, narrador y editor.

 

Herminia con sonrisa franca y espontánea afirma que a pesar de dedicarse a la investigación y a la docencia, disfruta crear y lo ha hecho a través de la poesía, dice además que no le quita el sueño que muchos piensen que ella escribe porque vive con un poeta: «antes de que Edgardo llegara ya había empezado con la creación, de hecho editaba una revista.».

 

Edgardo Nieves sonríe ante el comentario y dice que para escribir se necesita tener talento e imaginación pero también hambre de querer saberlo todo, leer, leer mucho. «La disciplina se adquiere y por supuesto, se necesita alguien que se encargue de los quehaceres, quitarse esas preocupaciones para tener tiempo para leer y escribir.»

 

Ambos comparten una casa, una cotidianidad y, sobre todo, su pasión por las letras.

 

– HERMINIA, ¿de dónde proviene tu apellido?

Herminia Alemañy, escritora, investigadora, editora y profesora de la Universidad de Puerto Rico. Foto: Gabriela G. Barrios

De Mayorga, España.

 

– ¿Cuál es tu interés de investigar la Revolución Mexicana? Tan ajena a tu entorno.

Mi madre es de Monterrey (Nuevo León, México), mi abuelo nació en 1914 en Saltillo, Coahuila (México) y me contó muchas veces cómo él veía pasar por el patio de atrás a la tropa, decía que muchas veces se detenían en la casa a echarse un taco, algunos dicen que a saquear comida; me estuvo contando esa historia por seis años y pensé: Un día le voy a decir que con calma me cuente para escribirlo, pero no lo hice. Se murió y me quedé con eso de que nunca lo escribí. Quería rescatar esa historia de él, de la Revolución y una noche, viendo el único canal mexicano que llega a Puerto Rico, tenían los comerciales del bicentenario y ahí empecé otra vez con la Revolución. Esos días hice contacto con la UNAM y me piden unos cursos que les podía ofrecer, al mismo tiempo envío al (Festival) Rosario Castellanos dos temas: La novela en la cultura chiapaneca y La novela de la Revolución, me dijeron esa. Entonces, como que todo se fue dando y acá estoy, tratando de pagar esa deuda con mi abuelo.

 

– ¿Y tu amor por la narrativa mexicana surge de ahí?

Cuando entré a la universidad, no entré por la carrera de Letras. En Puerto Rico los primeros dos años son muy generales, llevas inglés, humanidades, química y yo entré por médica, iba a estudiar Medicina. Me gustaba español y bastaba con que leyera una vez, pero sí tenía que estudiar para las clases de química. En mi tercer año viene una muchacha de Estados Unidos a hospedarse conmigo, llega a estudiar español, entonces empiezo a matricularme en el mismo curso para ayudarle en Historia de España, en Literatura Hispanoamericana y la acompaño en todo, llevaba los cursos de ella y los míos.

 

Un día me cambié a Letras y ella se cambió a Economía, terminé Letras, empecé la maestría cuando estaba ya definiendo mi tesis, iba a trabajar la obra de una puertorriqueña pero una profesora me dijo: tú, que tu madre es mexicana, busca para la semana que viene una novela que tenga el mito de la creación; mi madre solo estudió secretarial, así que le pregunto a otra profesora y me dice Balún Canan de Rosario Castellanos.

 

Me gustó y busqué Oficio de tinieblas, Ciudad Real, y todo lo que pudiera mandar a buscar en Estados Unidos, aunque me lo enviaran por fotocopia. En las reuniones con mi directora terminábamos hablando de Rosario Castellanos, entonces me dijo: «vamos a cambiar el tema» y dejamos a la puertorriqueña. Terminé la maestría y el gobierno mexicano me becó para el doctorado en la UNAM.

 

– ¿Qué satisfacciones te ha dado la investigación?

Las conclusiones y los descubrimientos a que uno llega; por ejemplo, en otra investigación en la que he estado en estos días es sobre Heberto Morales. Les decía a Jesús Morales Bermúdez y a don Heberto, que cada cierto tiempo escudriño en el buscador Heberto Morales para saber qué encuentro, y ahí me topé que salió la edición de Jovel en Estados Unidos, inmediatamente lo mandé buscar, ni don Heberto ni Jesús lo sabían. Esos descubrimientos ahora se facilitan muchísimo. En otras circunstancias, a veces se tardan mucho y entra el sentimiento de frustración, de impotencia, de que sé que hay eso pero que no se puede conseguir, eso me pasó con El Rito de Rosario Castellanos.

 

– EDGARDO, se ha dicho que tu poesía es autorreferencial. ¿Podemos conocerte por tus poemas?

Cuando salió la Internet, me pregunté qué iba a pasar con los libros, me gusta más leer en papel. Foto: Gabriela G. Barrios

Sí, ciertamente parte de mi poesía es autorreferencial. Pero la gente te encasilla, te das cuenta por los comentarios que la gente hace a uno, que si en mi poesía sólo asuntos eróticos y que si en mi narrativa más asuntos lúdicos y luego la intertextualidad.

 

Empecé escribiendo poesía, desarrollé un gusto muy exclusivo, quizá porque tenía mucha insatisfacción por las lecturas que hacía de poesía; a los 10 o 12 años estaba ya entrenándome como lector. Cuando salió la Internet, me pregunté qué iba a pasar con los libros, me gusta más leer en papel, eso de marcar, poner apuntes al lado, para mí eso es vital.

 

A los 10 o 12 me gustaba el cuento. Como soy muy exigente conmigo mismo y en mi país es muy difícil negociar con los editores, porque los editores ven los libros como un objeto comercial y yo, como artista, lo veo como un objeto estético, he quitado a varias editoriales el libro de las manos, por ese concepto que tienen muy comercial del libro. Eso me llevó a fundar con mi esposa un sello editorial para publicar mis cosas, incluso hago la portada yo mismo, como yo quiera o contrato un artista y así tengo más posesión de mi obra.

 

– Las muchas aguas no podrán apagar el amor. ¿Cómo se vive el amor en una isla?

(Risas) Igual que en todos lados, con momentos de mucha lucidez y mucha ternura pero también tiene ratos no tan buenos, como la rosa que tiene espinas. No entiendo que sea diferente una relación amorosa en una isla, porque para la gente podrá parecer muy paradisiaco pero quizá la condición de isla de nuestro país, con su condición de colonia, nos ha privado de tener un contacto mayor con nuestros hermanos de Centroamérica, estamos aislados de alguna manera y entonces es una navaja de dos filos.

 

– El amor es una enfermedad del hígado. ¿También hay amores A, B, C y D como la hepatitis? ¿Con cuál amas tú?

(Risas) Estábamos bromeando mi esposa y yo porque salió que tengo hepatitis «A». Un amigo me decía que cómo constataba lo que yo había propuesto de que el amor es una enfermedad del hígado, lo cual es una metáfora para decir que el hígado es un órgano vital sin el cual no puede uno vivir, no se puede vivir sin amor, además, las enfermedades del hígado son sumamente dolorosas igual que las enfermedades del desamor. Y lo tomé en serio (risas). El año pasado me metí a unos exámenes de rigor que nos hacemos todos los años y salí con un conteo en uno de los renglones muy alto, el médico se alarmó y me mandó hacer otros estudios y resultó ser hepatitis «A», entonces tengo que tener mucho cuidado con los subtítulos que le pongo a mis libros.

 

– A quemarropa. Textos crueles para reír, llorar y pensar esperando el verde del semáforo. ¿En el diario vivir respetas el semáforo o te pasas los altos?

Siempre me los paso (risas). El título de ese libro recoge un sinnúmero de poemas que había escrito a lo largo de mi vida. Me empezó a incomodar que cada vez que aludían a mi persona me ponían el sello de poeta erótico, entonces dije no, la obra de un poeta debe de ser polifacética. Yo venía escribiendo poesía erótica pero también poesía política, poesía social y ahí vas a encontrar otra cara de mi poesía. En la poesía erótica el elemento principal son las metáforas, la plasticidad y la frondosidad de las imágenes; en este libro hay poesía política, de humor, de ironía, social y entonces es como un golpe en el rostro, sin muchos adornos, una poesía desnuda.

 

 

– HERMINIA, ¿cuándo y por qué inicias tu faceta de editora?

Me he dedicado más a la investigación, a la academia, porque para hacerlo responsablemente se necesita tiempo, la academia me exige investigación, he tenido que decidir. Pero también disfruto escribir, la mayoría de la gente piensa que escribo porque me casé con un poeta, cosa que no me quita el sueño, sin embargo, antes de que Edgardo llegara ya había empezado con la creación, de hecho editaba una revista. Cuando lo conocí le dije que no escribía y cuando vio la revista me llamó (risas).

 

Siempre tuve la inquietud de hacer algo porque sé que las grandes editoriales no nos van abrir puertas y como una vez le dije a mi amigo Florentino Pérez, que me cuestionó: «Herminia, qué es eso de literatura feminista, de escritura feminista», entonces le contesté que yo a las mujeres las estudio y a los hombres los disfruto, de ahí entonces que cuando leo los poemas de una mujer voy más allá de lo que está diciendo pero cuando leo un poema de un hombre, siento que me lo está diciendo, lo disfruto y no es que sea feministas desde el punto de vista formal, porque se ha desvirtuado mucho el término feminista, pero si por feminismo se entiende luchar por una igualdad, pero igualdad, sí.

 

Creo que también dentro de un determinado momento va a tener que venir una liberación masculina porque están muy creídos que tienen el mundo por naturaleza y ahora una mayoría de los puestos están ocupados por mujeres. Ahora hay encuentros para ver la literatura femenina. Los hombres también se reúnen pero no dicen va a ser un encuentro de literatura masculina; antes se decía un encuentro literario y 99 por ciento eran hombres, hasta que se empezaron a hacer los encuentros de mujeres, por eso yo opté por hacer mi editorial para que él no se moleste de que publico muchas mujeres (risas).

 

– ¿Cómo se llama tu editorial?

Indómita.

 

– ¿Y la editorial de ambos?

Espejitos de papel Editores. La primera vez en Espejitos de papel sacamos una colección que se llama Indómita, pero dije no, yo necesito otra editorial para publicar por ejemplo lo que escribía con un lenguaje muy sencillo la mamá de una alumna, que tenía dos o tres carpetas, nosotros le hacemos el trabajo de edición.

 

– ¿Cuál es el primer título publicado bajo tu sello editorial?

Con Espejitos «A quemarropa». Ahora vamos a publicar Cartas de ausencias tristes, crónicas y otros escrito», del chiapaneco Florentino Pérez.

 

Con tu experiencia como investigadora, docente y sobre todo como editora, ¿consideras que es difícil descubrir un talento literario?

No es difícil descubrirlo, lo difícil es decirle al que no tiene el talento literario que no lo tiene, eso sí es difícil.

 

– ¿Herminia sólo enseña en la cátedra?

(Risas) ¿Será? ¿Qué enseño, qué?

 

– No sé. ¿Qué más enseñas?

Nada (risas). No, ya no. Antes sí pero ahora ya no puedo enseñar, ya no doy cátedras ni talleres (risas).

 

– ¿A qué escritora latinoamericana te hubiera gustado descubrir y publicar?

Mmm, me quiero quedar con Rosario Castellanos pero también con Gioconda Belli.

 

– ¿Qué es la poesía para Herminia, la mujer?

Un medio de plasmar algunas inquietudes; aunque tengo algo de poesía erótica me voy más a lo social. Es más denuncia social y de la condición de la mujer.

 

– ¿Qué hay de Rosario Castellanos en Herminia Alemañy, la escritora?

Obviamente influyó mucho esa inquietud que ella tenía por la condición indígena y eso me llevó a leer, lo que me condujo a Heraclio Zepeda, a Rubén Romero y adentrarme más al tema indígena.

 

– ¿Con qué rosario te persignas, con el mariano, el castellano o el ferrer?

Con el castellano y el ferrer (risas).

 

– EDGARDO, ¿has escrito algún poema a la Coca Cola?

¡No! Pero la menciono. Algunas personas ven mal que mencione marcas en mis poemas; Baudelaire dice que en un poema caben hasta las aguas del fregadero. No lo hago a propósito pero si un mérito tiene mi poesía es que, creo, hay un maridaje entre las cosas prosaicas y las cosas líricas y creo que hay un balance entre las dos cosas. Soy adicto a las aguas negras del imperio (risas), no he podido romper con el vicio pero lo quiero dejar porque hace mucho daño.

 

– Has dicho que la lucha libre te parece poesía en movimiento ¿y la lucha social?

La lucha social es parte del trabajo del poeta. Mientras la sal y el azúcar estén mal repartidos la labor del poeta es denunciar la injusticia y celebrar la alegría y el pan. En la poesía social hay que tener mucho más cuidado porque se puede caer en el panfletarismo.

 

– Recientemente dijiste: la mejor literatura se hace en un cuarto a solas, ¿qué más se hace bien en un cuarto a solas?

(Risas) ¡Tú debes saber!

 

– Declaras: «Publiqué un libro que se aleja del esquema que la gente tiene de Edgardo Nieves Mieles como poeta erótico», sin embargo, uno de tus próximos libros es 69. ¿Por qué reincidir?

El que esté libre de pecado que tire la primera piedra (risas). El hecho de que haya decidido hacer un paréntesis no quiere decir que no vuelva a escribir poesía erótica.

 

[box type=»note» style=»rounded»]

PERFIL

Nombre: Herminia Alemañy

Fecha de nacimiento: 16 de junio de 1961

Lugar de nacimiento: Chicago, EEUU

Número de hermanos: Dos

Estado civil: Casada

Número de hijos: Cero

Comida predilecta: Mi desayuno preferido es una tortilla de harina con mantequilla y café.

Pasatiempos: Coser, bordar, la repostería, las artesanías, hago un poco el barro.

Ritual: No es un ritual pero me gusta sentirme fresca, cómoda y poner mi incienso y copal.

 

EN CORTO

 

Libro: disfrute

Pasado: conocimiento

Mujer: fuerza

Letras: arma

Viaje: disfrute y conocimiento

Archivo: sorpresas

Amor: mal necesario

[/rescue_box]

[box type=»note» style=»rounded»]

PERFIL

Nombre: Edgardo Nieves

Fecha de nacimiento: 17 de octubre de 1957

Lugar de nacimiento: Arecibo, Puerto Rico

Número de hermanos: Cuatro, demasiado

Estado civil: Felizmente casado

Número de hijos: Dos

Comida predilecta: Gandinga, una buena gandinga con arroz amarillo y longaniza, unas rajas de aguacate y tostones de panapén.

Libro de cabecera: Por tiempo, pero mis escritores favoritos son Julio Cortázar como cuentista y Juan José Arreola, a quien creo no se le ha hecho justicia.

Pasatiempo: Leer, ver la lucha libre, el cine.

Música: Rock, Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat y Silvio Rodríguez.

Ritual: Bañarme. Lavarme bien la cabeza, pararme frente a una ventana y ver los pájaros volar antes de sentarme a escribir.

 

 

EN CORTO

 

Libro: sabiduría

Ironía: brillantez

Sueño: cantera

Andariego: pata de perro

Tríptico: número sagrado

Irreverente: de cuerpo entero

Amor: plenitud

[/rescue_box]

 

Alicia García, la única función del arte es sanar

Entrevista por: Gabriela G. Barrios

Esto del arte, de la creación, de la manifestación y la perfecta locura, es una labor diaria. Foto: Gabriela G. Barrios

El espíritu de Dédalo e Ícaro quienes buscando la libertad construyeron alas para escapar de una isla donde se encontraban presos, es el referente de Alicia García, joven artista que disfruta dibujar y acepta con orgullo que lo hace con el alma.

 

Para Licha, como prefiere que la llamen, el dibujar, aprender y compartir sus conocimientos es su propósito en la vida, considera además que la única función del arte es la de sanar, ya que existen ciertas situaciones en la que como humanos nos sentimos encerrados y la manera de escapar es haciendo arte, lo que brinda alas a la mente y el alma.

 

“Esto del arte, de la creación, de la manifestación y la perfecta locura, es una labor diaria, no podemos de vez en cuando creer que podemos o que debemos, sino siempre, no debemos abandonar el lápiz por el sillón, ni dejar de admirar la luna por admirar falsos lunares, la vida sigue y seguramente nosotros también, pero el arte marca existencias, evidencia creencias y libera”.

 

Con esta idea de compartir sus conocimientos y brindar herramientas que ayuden a otros a liberarse del tedio, la rutina y uno que otro fantasma interno, impartió un taller enfocado a la ilustración, al que acudieron personas de distintas edades y oficios, unidos por el único interés de crear y manifestar su ser.

 

Durante los tres meses que duró el taller este grupo de creadores, “Los Ícaros”, como los llama ella, aprendieron la técnica del dibujo a lápiz, el óleo, la acuarela, el collage, la tinta china, la reutilización de materiales de desecho, encuadernado, la escultura en plastilina, el pirograbado y el dibujo en penumbras.

 

“Los temas durante todo el taller fueron encaminados a explotar la mente y el sentimiento al máximo, incluso un poco de locura que a nadie hace daño manifestar en este mundo cuerdo y estático. Mi labor es la de apoyar y creer en la existencia de su creación, de su fantasía, de su mundo y de muchos mundos maravillosos, y que no es demasiado tarde para intentar volar al lado más oscuro y poco explotado de sus cabezas, el lado que vale la pena conocer”.

 

El resultado de dicho proceso culminará mañana sábado con una exposición para “mostrar los resultados de un proceso de cambio en un grupo de personas, habrá música, gente que busca más gente, amigos y el placer de estar en un lugar con gente que quiere unirse al grupo”, menciona Licha, quien en una tarde de lluvia nos dio la oportunidad de conocerla un poco más.

EL ORIGEN DEL PROPÓSITO

– ¿Desde qué edad y cómo descubriste el gusto por las artes plásticas?

Como a los seis años, pero no fue por las artes plásticas sino que hice un cuento de una sonaja y a partir de ahí empecé a entender que podía crear historias; esa fue mi iniciación.

 

– ¿Aparte de dibujar, escribes?

Más bien pienso que todo lo que escribo está dado a entender con dibujos, creo que para dar a entender las cosas debo explicarlo con mis dibujos.

 

– ¿Quién ha sido tu maestro más entrañable?

Mi abuelito Alfredo.

 

– ¿Por qué?

Porque es una persona que ha sufrido mucho y ha disfrutado el doble de lo que ha sufrido, ha sido una persona que desde joven ha vivido la vida desde su punto de vista y su manera de expresarse fue haciendo casas, es albañil; siempre lo he admirado mucho.

 

– ¿Qué sueña Alicia?

Creo que para dar a entender las cosas debo explicarlo con mis dibujos. Foto: Gabriela G. Barrios

Tengo varias clases de sueños, hay sueños de vida y fantasía, hay cosas que se salen de la realidad. Muchas cosas que sueño ya se hicieron realidad; otras las sigo soñando y las seguiré soñando toda la vida porque están lejos del alcance de las cosas del mundo terrenal, pero considero que el 99 por ciento de los minutos que tiene mi día me la paso soñando. Sueño con viajar, convivir con gente extraña, caminar, siempre me ha gustado mucho, entrar a cuevas y encontrar seres extraños o conocer animales que nadie ha conocido, ese tipo de sueños tengo en su mayoría.

 

– ¿Cuáles son sus temores?

Dejar esta parte de vida que tengo con cosas sin acabar y no poder transmitirle a mi hija la enseñanza de disfrutar la vida al máximo, creo que mi más grande temor es ese, que no me dé tiempo de enseñarle a vivir la vida, no hay más.

 

 

SU PAÍS DE LAS MARAVILLAS

 

– ¿Qué es dibujar en la vida de Alicia?

Es decir lo que siento, nada más.

 

– ¿Qué papel juega el dibujo en tu profesión?

El dibujo para mí no tiene mucho que ver con la profesión, más bien es la parte importante de la vida, la profesión te da como que el camino a seguir y el dibujo es el final.

 

– ¿Con el dibujo creas tu país de las maravillas?

Sí, mas bien le doy forma a lo que tengo en la cabeza, el país de las maravillas ya lo traigo en mente pero el dibujo me ayuda un poquito a enseñar todo lo que hay dentro de él.

 

– ¿A qué hora dibujas?

Cuando menos me lo espero y cuando estoy más tensa o más molesta o más triste, cuando estoy en el límite de una sensación; porque en estado de paz o de alegría lo que hago es vivir la vida y ser feliz, pero cuando tengo algo que gritar o algo que sacar es cuando me pongo a dibujar.

 

– ¿Cuál es la temática principal de tu trabajo?

Pues siempre me salgo de la realidad porque a veces la realidad me aburre; yo creo que esa es la temática, hacer las cosas desde un punto de vista más fantasioso y ser obstinada en que la realidad es otra.

 

– ¿En ellos está aún Alicia, la niña?

Sí, está la niña y está la vida anterior y está la sangre de la abuela y está la locura de la mamá y está todo.

 

– ¿Cada uno de tus personajes tiene una historia?

Sí, todos.

 

– ¿Cuál es el más recurrente?

Ilustración por Licha

Creo que es el que tiene cuernos y tiene cuatro dedos. Cuando era chica me fijé mucho en una historia que decía que cuando evolucionemos los seres humanos vamos a tener solamente cuatro dedos porque un dedo no nos sirve; entonces los cuernos me dan mucho la idea de que somos unas bestias y los dedos me dan la idea de que mis seres ya están evolucionados, ya son como de otra era.

 

– ¿Qué sale primero, el dibujo o la historia?

Las dos cosas, porque cuando dibujo ya estoy pensando en cómo se comporta, en qué está pasando o tengo un motivo para hacer cierto dibujo; a veces estoy enojada con cierta situación y la historia ya está dada y entonces el dibujo nace a partir de una sensación o de un arranque de algún momento que esté viviendo.

 

– ¿El dibujo es sólo una forma de expresar el sentimiento o cumple otra función?

El dibujo es una forma de dar a entender las cosas que no se pueden dar a entender ni con palabras ni con sonidos, pero no sólo sentimientos sino es una forma de explicar; el mío es como desde el alma, pero hay otros dibujos que son desde otras partes del cuerpo, entonces no creo que solamente sea forma de expresar sentimientos, es en general.

 

– ¿Cuál es la técnica que usas?

Me gusta mucho usar la tinta china, la plumilla y sobre superficies blancas y casi siempre son sin color, en algunas ocasiones ocupo apoyos de uno o dos colores, pero técnicamente no creo que tenga un término formal, no hay.

 

EL ARTE PARA LICHA

– ¿El arte puede sanar?

Para eso es, pero hay cosas que llaman arte, que disfrazan de arte que no sanan, que son cosas que hacen sufrir o cosas que hacen perder el tiempo; yo creo que la única función del arte puro es la de sanar.

 

– ¿Para ti qué es el arte?

Para mí es una medicina, una terapia o una especie de amor o de sentimiento.

 

– ¿Qué consideras que puede hacer el arte ante las adversidades sociales?

Podría cambiar la mente de muchas personas pero hay personas que son muy duras, como piedras, entonces va ayudar a los que tengan la suavidad mental y espiritual; habrá a quien definitivamente ni cosquillas le va a hacer.

 

– ¿Qué lugar ocupan las nuevas tecnologías en tu trabajo creativo?

Solamente son apoyos pero nunca han sido imprescindibles, creo que el primer lugar lo ocupa el papel y la pluma, no hay más.

 

GRUPO “LOS ÍCAROS”

 

– ¿Dibujar es un don o cualquiera puede hacerlo?

Ilustración por Licha

Cualquiera puede hacerlo porque todos cuando decimos una palabra podemos dibujarla; que alguien considere cuestiones estéticas en el dibujo y que vea formalidades que van más allá, son cuestiones que están dentro de las galerías; pero que todos podemos dibujar y todos debemos tener esa capacidad para poder expresarnos, sí creo.

 

– ¿Qué es la autenticidad en el dibujo?

Es que la línea siga lo que tu corazón te está diciendo que hagas y no que la línea esté sujeta a lo que los demás están pidiendo que tú hagas.

 

– ¿Qué buscas al impartir un taller?

Busco que las personas se den cuenta de las capacidades que tienen guardadas. Es más que nada como la búsqueda de que las personas se sientan cómodas con hacer cosas que no están acostumbradas a hacer, pero que deben hacerlas porque les va a servir para darse cuenta de sus capacidades y de que muchas veces el dolor y el sufrimiento se sanan haciendo cosas que después te dan sabiduría y no te dan más dolor, entonces creo que es una forma.

 

– ¿Cuál es el requisito principal para entrar a tus talleres?

No hay requisito, más bien es tener ganas de sentirte a gusto con tu trabajo y disponibilidad para abrirte, para no estar buscando hacer cosas que ya están establecidas sino hacer cosas que tú vas a establecer.

 

– ¿Qué es Ícaros?

Me ha llamado la atención la obsesión con volar de los que no fuimos dotados de alas, los humanos, y por eso tomo de referencia la mitología griega, donde Ícaro –hijo― y Dédalo –papá― escaparon volando de un laberinto donde los habían encerrado; me parece interesante que en ciertas situaciones nos sentimos encerrados y la manera de escapar es a veces creando arte, son alas para la mente, para el alma.

 

– ¿Por qué decidiste llamar a tu taller Los Ícaros?

Porque es un grupo de personas que están fabricando unas alas para poder volar y para poder llegar a un destino que les va a dar la felicidad.

 

– Acaba de terminar el taller, ¿podrías compartirnos tus sensaciones respecto a esta última experiencia?

Estoy muy a gusto con el taller a pesar de que hubo un poquito de adversidades en cuestiones de espacio, pero estoy muy a gusto con la disponibilidad de las personas para seguir ciertas instrucciones que no estaban acostumbrados a seguir o hacer ciertas técnicas que consideraban muy difíciles y al probarlas se les hicieron fáciles; o también para experimentar cosas que habían olvidado, que no habían hecho desde hacía muchos años cuando eran niños. Me gustó mucho que el comportamiento de las personas cuando llegaban al taller era de trabajar y olvidarse de todas las cosas, y de repente darse cuenta de que el tiempo se había pasado sin notarlo; para mí fue mucho más favorecedor darme cuenta que hay gente que tiene afinidad con mi forma de pensar y de ver las cosas, y ese gusto es eterno.

 

– ¿Cuál es la finalidad de exponer los trabajos del taller recientemente concluido?

Mostrar los resultados de un proceso de cambio en un grupo de personas, es una exposición de dibujo, de ilustración, habrá música, gente que busca más gente, amigos y el placer de estar en un lugar con gente que quiere unirse al grupo de Los Ícaros.

 

Es así como Licha nos acerca a ese proceso de creación y nos invita a conocer las alas de su grupo de Ícaros, la cita es mañana en el Café Fractal, ubicado en la 3ª Poniente esquina 1ª Norte, segundo piso, a las 19:00 horas. Entrada Libre.

 Blog de Alicia: http://matitataller.blogspot.com

 

[box type=»note» style=»rounded»]

PERFIL

Nombre: Alicia García Sánchez

Lugar de nacimiento: Teocelo, Veracruz

Edad: 30 años

Número de hermanos: Uno

Estado civil: Casada

Número de hijos: Uno

Estudios: Licenciatura en Artes

Pasatiempos: Dibujar

Canción o grupo favorito: Massive atack

Película: Into de wild

Pintura: Todas

Ritual: Dibujar

[/rescue_box]

 

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Papel: Dibujo

Tinta: China

Demonio: Yo

Ojo: Aprende

Locura: Placer

Negro: Lápiz

Pincel: Herramienta

Color: No es tan necesario

Arte: Penicilina

Sentimiento: Línea

[/rescue_box]

Héctor Bautista, el software libre es un estilo de vida

Entrevista por: Gabriela G. Barrios

«El software libre es un estilo de vida, una forma de pensar, ser y vivir» – Héctor Bautista

Héctor Bautista, entusiasta organizador del Primer Congreso de Software Libre Chiapas 2009. Foto: Gabriela G. Barrios

Se puede usar las veces que se requiera, como se quiera, “como se te antoje”; se puede ver y estudiar cómo fue hecho, hacerle modificaciones, adaptarlo a nuestras necesidades y redistribuir los cambios que se le hayan hecho; se usa sin restricciones, no es discriminatorio ni pirata, eso es software libre.

 

Para muchos es más que eso, es un estilo de vida, una forma de pensar, ser y vivir, porque han aprendido a encontrarle las virtudes, las formas y han elegido lo que han considerado mejor para su aplicación, así lo es para Héctor Bautista, quien es uno de los entusiastas organizadores del Primer Congreso de Software Libre Chiapas 2009, que se llevará a cabo este 26 y 27 de septiembre en las instalaciones de la Universidad Politécnica de Chiapas.

 

En este congreso, que busca el desarrollo y la divulgación del software libre en todos sus ámbitos, se instalarán en los equipos de cómputo que lleven los usuarios el tipo de software que sea de su interés y se adapte a sus necesidades, personas especializadas en distintos campos del mismo dictarán conferencias y talleres para todos los interesados, incluso el público infantil tendrá un espacio donde podrá conocer de manera lúdica las funciones de este software.

 

Abordamos a Héctor Bautista, técnico superior universitario en Informática, quien nos aclaró algunas dudas respecto al concepto software libre, poco conocido por la mayoría de los usuarios de computadoras.

– ¿Qué es el software libre?

Técnicamente hablando son aquellos programas que pueden instalarse en una computadora y que no necesariamente se tiene que pagar por ello. Básicamente representa cuatro libertades, todo aquel software que presente esas libertades es considerado un software libre.

 

La primera es la libertad cero, la cual consiste en que puedes usarlo las veces que quieras, donde quieras, como quieras, como se te antoje; la libertad uno es la posibilidad de ver y estudiar cómo fue hecho, se tiene acceso al código fuente; la libertad dos es la que permite hacerle modificaciones, adaptarlo a nuestras necesidades y redistribuirlo con los cambios que se le hayan hecho, es decir, puede ser que encuentres un programa de software libre que está perfecto para lo que necesitas en tu trabajo, empresa, hogar, en lo que quieras, pero como que le falta o le sobra algo, entonces “puedes meterle mano”, obviamente si sabes programar; y la última, es la libertad tres que es acerca de la posibilidad de compartir, de usarlo libremente sin restricciones de edad, sexo, religión, no es discriminatorio.

 

Me gusta creer más que el software libre es como un estilo de vida, es una forma de pensar, ser y vivir, es decir, saber que hay otras opciones y que no necesariamente tenemos que piratearnos un programa o usar una copia ilegal y digo que es una forma de vida porque probablemente en un software libre no tengas todas las opciones y facilidades que tenías en un software que no es gratuito, pero uno aprende a encontrarle las virtudes, las formas y poco a poco te vas adoctrinando en el sentido de no usar cosas ilegales, tiene que ver con la forma de usarlo y sobre todo que existe la opción de elegir lo que tú creas mejor.

 

¿Cuáles son las ventajas de su uso?

Mi primer acercamiento fue en la Universidad Tecnológica de la Selva en Ocosingo, ... instalamos Linux y me gustó. Foto: Gabriela G. Barrios

La gran parte del software libre es gratuito, puede ser que alguien te venda uno pero esa persona te está vendiendo el servicio, es decir, te está cobrando el que él se haya dedicado a buscarlo, bajarlo, modificarlo, quemarlo, adaptarlo a tus necesidades, o sea ponerlo en una caja maquillarlo, ponerle sus “cositas” y hacerte una demostración, eso es inversión de tiempo, de conocimientos.

 

La otra ventaja es que lo puedes usar no solamente en un equipo; cuando compras un programa comercial, lo que se compra es la licencia de uso, el programa no es de los usuarios, sólo se puede usar en una computadora, por lo que si necesitas el programa en más equipos hay que comprar una licencia por cada uno; en el software libre no, lo puedes instalar como tú quieras, en donde quieras, las veces que quieras y lo puedes distribuir sin ningún problema.

 

Otra es que existe mucha documentación en internet, foros, revistas y libros, si necesitas asesoría, la mayoría de esa ayuda es gratuita y si son cosas muy específicas puedes contratar a una persona para que te ayude y obviamente el costo sería mucho menor si compraras una solución privativa.

 

La última es, por citar un ejemplo, si alguien quiere un programa para escuchar música, ver un video o para chatear que son cosas que la mayoría de los usuarios hace, en el software libre hay infinidad de opciones no solamente hay un programa; en cambio, el software privativo algunos programas, como para la edición de fotografías, de video o audio hay pocas opciones y si quisieras evaluarlas tienes que comprar o usar el periodo de prueba, en el libre los puedes tener y con el que mejor te adaptes, con el que mejor te sientas.

– ¿De qué libertades carece el software libre?

¡Ah caray! El software libre es una palabra en general pero hablando de cuestiones técnicas podemos decir que en él existen muchas licencias, varias de ellas son semilibres o libres, ahí se van “campechaneando”, la licencia GNU o licencia GPL, algunos afirman que es restrictiva.

 

Lo que restringe es, por ejemplo, veo un programa que me gusta, lo agarro y lo modifico, la licencia me indica que el trabajo que haga tiene que ser libre por lo que no tengo la libertad de cambiarle de licencia para hacerlo privativo y me tengan que pagar por eso, pero en realidad no es una restricción, lo que hace la GPL es que evita que personas abusivas agarren el pan comido y nada más le unten un poco de mantequilla y lo quieran vender como la octava maravilla del mundo, eso a algunas personas no les gusta, entonces si no te gusta haz tu propio pan o escoge otra panadería.

– ¿Cómo te iniciaste en el software libre?

Mi primer acercamiento fue cuando estaba en la Universidad Tecnológica de la Selva en Ocosingo, en una materia que se llama Sistema Operativo instalamos Linux y me gustó; lo que hizo decidirme fue cuando asistí en septiembre del 2001 al Primer Congreso Nacional sobre Software Libre, el platicar con los ponentes y otras personas que tenían los mismos intereses cambió mi forma de ver las cosas.

 

– ¿Qué ha sido el uso de software libre para tu vida profesional?

En la mayoría de los equipos de cómputo en los que tengo acceso, tanto del trabajo como personales, uso una distribución de Linux, cuando tengo necesidad de usar Windows, que es un sistema operativo privativo y comercial, uso programas libres ya que el software libre sirve para Linux, Windows y Mackintosh, lo uso bastante profesionalmente y en el trabajo he fomentado el uso de servidores, algunas aplicaciones y desarrollos con el que nos hemos ahorrado un buen dinero en licencias que si lo hiciéramos con software comercial.

 

– ¿Por qué consideras que Linux es menos difundido que Microsoft?

A inicio de este año (2009) se formó otro grupo que se llama Chiapatuit también soy parte. Foto: Gabriela G. Barrios

Microsoft es una empresa y su principal sistema operativo, que es la competencia de Linux y de Mac, es Windows, el principal motivo de que tenga menos difusión es que Microsoft como empresa con mucho dinero les vende el sistema operativo a los fabricantes de computadoras y les impone que no pueden ofertar otra cosa, por ello la mayoría de las computadoras vienen con ese sistema operativo.

 

La otra causa es que el sistema operativo no es perfecto, tiene ciertas deficiencias y lo que necesita un usuario, que no es informático, es un equipo que prenda y haga lo que tengan que hacer como chatear, ver una foto, un video, hacer una carta sin tanta complicación; Linux en un principio necesitaba cierto nivel técnico para usarlo, con el tiempo esto ha cambiado y actualmente hay muchas distribuciones, como los helados hay de muchos sabores y hay unos más ricos que otros, dependiendo del gusto de cada quien, así que las distribuciones son como sabores enfocados a los usuarios no técnicos, todavía no está perfeccionado, va a paso lento pero seguro.

 

– Entonces, ¿es sólo para élites informáticas?

Actualmente ya no. Existen distribuciones muy fáciles y afortunadamente algunas empresas fabricantes de computadoras ya incluyen en sus catálogos para adquirir Linux en lugar de Windows, varias de estas distribuciones están pensadas para esos usuarios, entonces haces con pocos clics para lo que piensas hacer.

– ¿Qué haces como usuario de software libre para difundirlo?

En mi pueblo le dicen que eres terco, aquí en la ciudad a veces le dicen persistente, aunque me he llevado cada “chasco”, decepción de alumnos y personas que les he intentado “abrir los ojos”, me he encontrado con paredes de apatías, inclusive topes de “valemadrismo”, aun así creo que se puede lograr algo, que se puede hacer una diferencia.

 

Mi principal aporte no sé exactamente cuál sería pero desde que se fundó Usoli (www.usoli.org) he tratado de difundir y dar a conocer las opciones y les he enseñado a usar ese tipo de lecciones a compañeros de trabajo, amigos, alumnos, compañeros de escuela, familiares y a gente que no conozco; de 10 a 15 personas que les he dado una plática o les he mostrado las bondades, habrá dos o tres que le entren; así que me doy por satisfecho aunque fuera solo uno.

 

– ¿Cuál es el objetivo de www.usoli.org?

Usoli nace principalmente en Xalapa, Veracruz en el congreso que asistí, nos dijeron que la forma de mejorar las cosas, de hacer que la gente cambie es promocionar que existen alternativas y después de eso que lo usen, una vez terminada esa etapa que las personas inmensas en el ámbito informático hagan programas.

 

En Usoli lo que se promueve es la existencia del software libre, ya pasamos esa etapa y ahora, estamos en la etapa de su uso masivo, estamos enseñando cuáles y cómo los pueden usar, afortunadamente Firefox, OpenOffice y otros términos ya no son tan desconocidos, ya no te ven con cara de “what” cuando haces mención de una de esas palabras, es parte de la promoción; todavía no entramos a la etapa de que hagan sus programas en software libre.

 

– ¿Cómo surge la iniciativa de hacer el Congreso Software Libre Chiapas 2009?

A inicio de este año se formó otro grupo que se llama Chiapastuit (www.chiapatuit.net) del que también soy parte, está conformada con personas de Usoli y otras que no son informáticos; hay comunicólogos, diseñadores, periodistas, estudiantes y hasta hay un abogado, en una reunión nos dijeron a los que usamos y promovemos el uso del software libre: “ustedes que saben nos enseñan a nosotros», esa fue la semilla y acordamos organizar unas charlas, talleres y cursos para aquellos que no saben o apenas están empezando y también para aquellos que quieren pero como que les da miedito, entonces surgió la idea de hacer es un día talleres y al buscar el espacio la gente de la Universidad Politécnica de Chiapas nos manifestó su interés en colaborar con nosotros y de la idea de unas cuantas horas de taller se transformó en un Congreso.

 

– ¿Cómo observas el desarrollo tecnológico en Chiapas?

En el sur estamos un poquito más rezagados que los estados del centro y norte del país, claro eso no quiere decir que no se puede estar al día y se le eche ganas, pero las opciones y el abanico de posibilidades por parte del gobierno, de la iniciativa privada o de las universidades es mucho menor que en un del norte del país, entonces eso frena que las personas no contribuyan mucho además de que hay quienes tienen arraigado eso de que “yo hago mi programa y me tienen que pagar por eso” y no saben que existen formas diferentes de hacer dinero haciendo lo que te gusta.

– ¿El cambio de Microsoft a Linux resultaría beneficioso para el desarrollo económico en nuestro estado?

Mucha gente piensa que sí y yo comparto esa idea, no es un cambio de raíz, no creo que sea el fin del mundo o un cataclismo, pero sería beneficioso porque no dependeríamos tecnológicamente de una empresa que ni siquiera es mexicana sino transnacional y en muchos países está acusada de monopolio y de prácticas gangsteriles.

 

El que yo sea partidiario de software libre me quedó claro que no es estarle metiendo candela o estar de que «abajo Microsoft» no, la gente que usa Linux o usa software libre y tiene esa idea tiene que repensar porque no es por ahí la cosa, si alguien lo quiere usar es su bronca, su gusto, digo no es una comparación fiel y no debería de ser pero si alguien le gusta que le peguen y no se sale su gusto es, así veo a las personas que usan software privativo, no debería de ser pero si así están bien hay que lo vean ellos hasta que se den cuenta.

 

Al no depender tecnológicamente las universidades, los planes de estudios serían para promover el ingenio para promover las ciencias, las matemáticas, la física, la ciencia en fin ese tipo de campos que desgraciadamente no solo en nuestro estado sino en la mayoría del país no está cimentado; nuestro nivel de educación es muy pobre, entonces desde ese punto de vista podríamos mejorar nuestra educación o de nuestros hijos, hermanos, primos, parientes, amigos, los que sean.

 

Y de otra forma estamos fomentando en personas de cada municipio de nuestro estado tengan conocimientos técnicos sobre software libre. Con esto podrían surgir empresas que sabrían de eso, habría de donde escoger, a la vez esas empresas solicitarían personal y obviamente aquellos que tengan mejor desempeño y conocimiento se les debería pagar más, entonces estaríamos apoyando la economía local, entonces visto desde el aspectos político, tecnológico, educativo y de cultura, traería muchos beneficios para el estado y obviamente para el país.

 

– ¿Cómo consideras la enseñanza de la informática y/o tecnología en las escuelas?

Muy pobre, dejé la escuela en el 2001 y la retomé hace como un año y medio y aunque han cambiado las cosas, aunque ya se habla de Linux y de Mac, todavía le falta camino por recorrer, pero no todo está perdido hay varias universidades que están tratando de romper los paradigmas, de entablar nuevos, de cerrar la brecha tecnológica que tenemos, una de ellas es la Universidad Politécnica que tiene una carrera donde se incluye el quehacer científico y difunde el uso del Software Libre.

 

La Unach también tiene su grupo de gente entusiasta de maestros y alumnos que empujan y así podemos encontrar grupos en diversas universidades pero aun así las escuelas no lo han visto desde el plan de estudio, hay algunas que filtrean dicen: “a ver cómo nos va, sino nos va muy bien a la próxima generación se la cambio”. Es bastante pobre debido a los maestros y planes de estudio o incluso a la apatía y flojera de algunos alumnos de que no les gustan los cambios y aprender cosas nuevas.

 

Mientras no haya una escuela que te enseñen de manera formal software libre, se aprenderá de manera autodidáctica, la mayoría de nosotros hemos crecido de esa forma lo que implica que tienes que leer mucho y practicar, te vas a encontrar con muchos obstáculos, quebraderos de cabeza y frustraciones, pero cuando logras resolver ese problema que incluso lo soñabas, te da un gran alivio de que sí se pudo y esa satisfacción es el principal motivo que me mueve para seguir en esto.

 

– ¿Qué se podrá hacer para reducir la brecha digital?

Mientras no haya una escuela que te enseñen de manera formal software libre, se aprenderá de manera autodidáctica. Foto: Gabriela G. Barrios

Principalmente sería el prepararse más como persona y como ser humano, sobre todo para las personas que están metidas en el ámbito tecnológico informático tienen que estar al día, tienen que conocer tanto a su competencia como aquella que les puede servir y sobre todo hay que especializarse en algo, superado eso no queda más que esforzarse en lo que se haya uno especializado.

 

En mi caso, tengo el deber de compartir mi conocimiento con otras personas, darlo a conocer y casi obligarlos a que usen el software LIBRE para que sepan de qué se trata, entonces si lo doy a conocer siento que por ahí se puede disminuir un poco, que la gente sepa que existe, quitarles varias ideas malas, por ejemplo, mostrarles que Internet es un mundo de cosas, de servicios, de aplicaciones y no simplemente un iconito que aparece en su escritorio, eso es parte de la brecha digital que el usuario no sabe la terminología y a veces no sabe diferenciar una cosa de otra, si les van enseñando por ahí puedes disminuir la brecha.

 

– ¿Cómo la gente de menos recursos puede tener acceso al software libre?

Pues de facto la tienen fácil, como dije en un principio, la mayoría de veces es gratuito entonces solo necesitas si no tienes computadora en tu casa ir a un cibercafé y preguntar o en el buscador escribir: alternativa libre de fotos o algo por el estilo; es muy probable que encuentres algún programa como el que estás buscando y además sea libre, no es difícil, hay lugares donde te dan lista y nada más le das un clic y ya te descargas ese tipo de cosas.

*Entrevista publicada en el diario El Heraldo de Chiapas, sábado 26 de septiembre de 2009.

[box type=»note» style=»rounded»]

 PERFIL

Nombre: Héctor Aníbal Bautista Flores

Lugar de nacimiento: Chilón, Chiapas

Edad: 30 años

Estado civil: Casado

Número de hijos: Uno

Número de hermanos: Cinco

Estudios: Técnico superior universitario en informática y actualmente cursando la carrera de ingeniería en Sistemas Computacionales

Pasatiempos: Leer, escuchar música de vez en cuando, soy un cinéfilo y no sé si será pasatiempo el estar enterándome de los últimos acontecimientos o del día al día en cuanto a tecnología y a lo que informática se refiere.

Canción: Across the Universe

Película: La trilogía del señor de los anillos

Sitio Web: Usoli

[/rescue_box]

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Libre: Linux

Software: Amarok

Pantalla: Táctil

Electricidad: ¡Uyyy!

Blog: Bonito

Web: Muchas cosas

Terminal: Donde me desenvuelvo

Comunidad: Usoli

Mouse: Lo uso a menudo

Dominio: Usoli.org

[/rescue_box]

 

Dolores Castro Valera y la poesía

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

La poesía es la capacidad de saber más a través de los sentidos y es lo que le ha ayudado a entender mejor quién es y a dónde va. Foto: Gabriela G. Barrios

Dolores Castro Valera, quien cumplió 86 años el pasado 12 de abril, es una de las más destacadas poetas mexicanas de su generación, perteneció al grupo de “Los Ocho” junto con su entrañable amiga Rosario Castellanos, con quien viajó por primera vez a Chiapas en 1948.

 

Para Lolita, como la llaman sus lectores y amigos, la poesía es la capacidad de saber más a través de los sentidos y es lo que le ha ayudado a entender mejor quién es y a dónde va; es por ello que nunca ha dejado de escribir, aunque sí de publicar porque, argumenta, «publicar en México es casi imposible”.

 

Se ha vuelto visitante frecuente de nuestro estado no sólo para hablar de sus amigos en homenajes y días de fiesta, sino para compartirnos su pensar y la emotividad de su obra.

 

– ¿Qué es la poesía para Dolores Castro?

Es iluminación en el camino de la vida, es capacidad de saber más a través de los sentidos educados para la sensibilidad, es entender mejor quién soy y a dónde voy, es capacidad también de gozo al leerla o al escribirla.

 

– ¿De qué se nutre su poesía?

De todo lo que estoy viviendo; es levantar la tapa de un baúl donde guardo preguntas diferentes: ¿quién soy?, ¿en dónde estoy?, ¿a qué vine?, ¿a dónde voy?, ¿qué estoy haciendo ahora?

 

– ¿Qué es la religión poética?

Religión y poesía están íntimamente relacionadas, porque en la poesía lo que se hace es ir de lo conocido a lo desconocido, pero a lo desconocido que tiene que ver con la sensibilidad, con la intuición. Creo que en la religión uno tiene los evangelios, pero también tienes necesidad de resolver algunas dudas que surgen, un gran Santo decía “creo señor, ayuda mi incredulidad”, y es que hay algunos aspectos que uno descubre en la poesía como algo nuevo y también en religión; no se puede ser “piadocita” sino verdaderamente religiosa y ¿qué es religión? Viene del latín reli-gare, es decir, de volver al origen y encontrar a Dios.

 

– ¿Qué cambio ha encontrado en su poesía desde que empezó a escribir a la fecha?

Creo que sí hay algunos cambios. Empecé a escribir como más emotiva, sentimentalmente, pero siempre he juzgado que el puro sentimiento no da la poesía y que se tiene también que recurrir a la inteligencia, sobre todo para tener verdaderos problemas vitales que van desde lo sentimental hasta algo más intuitivo de toda la realidad circundante.

 

– ¿Qué ha significado la poesía de Miguel Hernández en Dolores Castro?

Significó muchísimo. Desde que conocí la poesía de Miguel Hernández no sólo en sus primeros poemas, que son sonetos, sino en todos los poemas posteriores, hay como la esencia de lo que es un espíritu humano que sufre, cuando dice: “tanto penar para morirse uno”, creo que nadie puede decir eso mejor. ¡Es una maravilla ese poeta! Además nació pobre, estaba cuidando rebaños, luego empieza a escribir y tiene un gran éxito porque es de veras poeta; todo lo que sufre y ¿por qué sufre? pues porque quiere una independencia para todos los españoles, la república y no la dictadura que después fue. Muere en la cárcel, tiene un hijo que apenas y puede conocer y una mujer que se está muriendo de hambre. Entonces, el llegar a los límites es favorecedor, no para el pobre poeta, si no para la poesía.

 

– ¿Dolores Castro sólo escribe de amor?

De amor sí, de amor de pareja cuando murió mi marido; la forma de conocer a un poeta es a través del amor y es a través de éste que se puede convertir en lo que está contemplando y puede decirlo de la manera que es.

 

– ¿Cómo aparecen los indígenas en su poesía?

Siempre estuve muy interesada en el mundo indígena quizá porque tengo un color serio y porque este color provoca la discriminación; yo estaba en un colegio francés en que las monjas siempre me mandaban a lavarme las manos, aunque me las acabara de lavar, pero naturalmente ¡nunca se destiñeron! Tuve interés por lo indígena y estudié mucho, conocí efímeramente al padre (Ángel María) Garibay, quien fue el descubridor de la mayor parte de la cultura indígena porque puso en español sus textos, aunque había ya desde antes el libro de los informantes de (Fray Bernardino) de Sahagún, de todas maneras faltaba bastante y el padre Garibay lo reveló en varios tomos, después seguí leyendo a Miguel León Portilla y luego escribí una parte del poemario Soles, sobre cultura indígena.

 

– ¿Usted ha incursionado en otros géneros o sólo en poesía?

Escribí una novela que publicó la editorial Ficción de la Universidad Veracruzana, se titula “La ciudad y el viento”. Cuando la novela fue editada, le hicieron una crítica muy severa porque era poética y decían que no se podía mezclar lo poético con lo narrativo y ahora ¡es un subgénero en la narrativa! Eso me lo dijo un investigador norteamericano que vino cuando yo cumplí los 80 años en la Universidad.

 

– ¿Entonces es la pionera?

Sí (risas).

 

– ¿En algún momento de su vida ha dejado de escribir?

Sí, cuando tengo un trabajo muy fastidioso (risas), la poesía es un poco celosa (risas) pero generalmente no he dejado de escribir, he dejado de publicar porque publicar en México es casi imposible, tiene como más de dos años una obra de poesía completa el Fondo de Cultura y con las esperanzas de que ya se publica y ya se publica, y no la han publicado, siempre he escrito pero no siempre publicado.

 

– ¿Usted cree que hay una literatura femenina y una masculina?

Si creo, cuando me preguntan o cuando me dicen “la literatura no tiene sexo”, les digo: “es cierto pero las escritoras sí”; ¿por qué? porque eso también es necesario saber; tenemos una tradición de cultura femenina, no una cultura libresca pero sí una cultura que nos enseña lo que es ser mujer y que ya se está perdiendo, por fortuna en pocos casos y por desgracia en otros.

 

– ¿Qué aconsejaría a las jóvenes escritoras?

Que no se dejen vencer por una literatura que no diga nada, que sea sólo de palabras compuestas; la literatura tiene que decir algo, algo de lo más secreto de cada quien, de lo que más valor tiene para una persona y además que al escribir siempre intenten encontrar una voz propia. Naturalmente que una tiene influencias, sin influencias no se puede ser, pero se van dejando atrás y encontrando su propia forma de expresarse, su voz, su atmósfera, su propio tono que no consiste en decir palabras sin ton ni son y que suenen, consiste en decir lo que una trae muy dentro y que juzga digno de decirse y además que encuentras la manera de decirlo, esto es muy importante y sólo se da leyendo y escribiendo, porque leer es una forma de diálogo y escribir no es un monólogo, es también un diálogo con el mundo y con la vida.

 

– ¿Sigue siendo de la izquierda o ahora se va por la derecha?

¡Jamás por la derecha! Conozco un poco la historia de México, la derecha ¿qué ha logrado en México? ¡No, no! Yo soy izquierdosa.

 

– ¿Cuándo fue la primera vez que vino a Chiapas?

En 1948 vine con Rosario (Castellanos), nos venimos en unos destartalados camiones y llegamos felices al hotel Bonampak, que empezaba.

 

– ¿Qué le significa venir a Chiapas ahora?

Significa encontrarme con Rosario (Castellanos), con Jaime (Sabines), con lo que es la feracidad en el campo, en esas montañas verdes que se ven en Tuxtla Gutiérrez y siempre que vengo es como revitalizarme, eso es lo que significa; además, no sólo es la amistad de Rosario, aquí también he hecho otras grandes amistades que cuando regreso las vuelvo a encontrar.

– ¿Cómo vivió Lolita la pérdida de su amiga Rosario Castellanos?

Fue una situación terrible porque la había visto hacía poco tiempo y de pronto me dicen que Rosario murió; la gente que llegó a decirlo, eran personas que trabajaban con la esposa de (Luis) Echeverría, como que insistían mucho en que había sido un suicidio y eso fue mentira, Rosario no se suicidó, eso lo dice Samuel Gordón quien asistió en los últimos días a Rosario, bueno no asistió sino que fue su amigo y discípulo. Rosario murió dejando a Gabriel de 13 años, fui cuando la sepultaron en el Monumento de los Hombres Ilustres; y ahí estaba Gabriel, pálido, delgado, con el pelo largo, recordándome tanto a Rosario cuando la conocí. Sí lo sentí muchísimo, sentí que había perdido a la amiga de toda mi vida.

 

– ¿Qué ha sido para usted la experiencia académica?

Fue muy importante para mí, yo quería conocer. En mi casa había libros pero más de ciencia que de literatura y siempre me gustó leer, ahí recibía una orientación de cuáles eran los mejores aunque uno tiene su propia orientación. A veces iba de vacaciones y mis primas leían libros de la novela rosa, yo también llegué a leerlos y me carcajeaba de las cosas tan cursis. El estudiar una carrera siempre es formativo porque la gente que no tiene orientación qué encuentra, por ejemplo, en las librerías: “best sellers”, una gente que no tiene orientación ¿en qué cae?, en cosas sentimentales y absolutamente mentirosas porque la poesía, la literatura nos da una verdad, la verdad humana, la verdad del género humano, no es la verdad de los filósofos, es la verdad de los poetas, de cómo somos, qué anhelamos, qué nos duele, etcétera.

 

– ¿Puede contarnos alguna anécdota de su trabajo en la radio?

Mi trabajo en la radio primero fue absolutamente sin saber nada de radio, (risas) cuando estuve al principio en Radio Universidad, pero yo lo que hacía era entrevistas, a Ernesto Cardenal, a Néstor Mejía Sánchez, a gente que sabía sobre literatura hispanoamericana. Cuando entré a la Facultad (de Filosofía y Letras de la UNAM) había un grupo de diversas latitudes hispanoamericanas y a todos ellos los entrevisté, luego le dejé mi programa a Emilio Carballido porque me fui a estudiar a Madrid (España).

 

– ¿Qué sonido tiene la vida?

No es uno solo, son muchos y hermosos y hacen como una especie de coro que lo eleva a uno.

 

– ¿Qué sueña Dolores Castro?

¿Qué sueño? Pues, ya estoy muy cerca de la frontera, sueño cómo será lo que haya después de esa frontera, pero una vez considerando lo que todavía no abandono, sueño de veras con una vida humana que no consiste en ir atrás del dinero, de las empresas, de un trabajo que no es un trabajo para poder vivir sino un vivir para el trabajo, eso es ideal para que uno ya no piense en nada más. Sueño con un mundo más humano, sí, con un mundo que permita a las mujeres ser libres y a la vez ser conscientes, un mundo en que no se acaben los niños, un mundo en que los viejos tengan un lugar, porque un asilo no es el lugar para los viejos.

 

– ¿Cuál es la diferencia entre los girasoles y los mirasoles?

(Suspiro) Los girasoles son esas flores enormes que voltean hacia el sol y los mirasoles son unas florecitas humildes, que también se orientan hacia el sol y que son de color morado o blanco y que me recuerdan mi infancia.

 

– ¿Qué es viajar para Dolores Castro?

No es solamente encontrar nuevos horizontes, si no encontrar el horizonte de México, sus múltiples variedades y la gente de México a la que cada vez admiro más y conozco mejor, gente que nace y que no tiene ninguna oportunidad ni puede aprender a leer porque no puede ir a la escuela y que por ella misma aprende a leer, escribir y llega un momento en que puede hasta dirigir a otros, tengo mucha admiración por los mexicanos y las mexicanas, como diría Fox (risas).

 

– ¿Dolores Castro es un ser libre?

Hasta donde esto es posible en esta vida, sí.

 

Usted nació y vivió en Aguascalientes, luego en Zacatecas, ahora en el D.F. ¿De dónde es Lolita?

Soy de México. Pero lo que más recuerdo es mi infancia en Zacatecas, porque nací en Aguascalientes y a los 40 días mi mamá me llevó a Zacatecas, ahí viví siete años con una familia muy numerosa, que no era sólo de mi papá, mi mamá y dos hermanas mayores sino de primos y primas y parientes hermosísimos.

 

– ¿Sabe por qué la bautizaron con el nombre de Dolores?

Mi mamá quería que yo me llamara María, como ella, pero una hermana de mi mamá fue la que me registró y dijo: “mejor María de los Dolores” y entonces ese nombre me sirvió mucho para experimentarlo.

 

– ¿Qué es la contemplación?

La contemplación es, a diferencia de una visión rápida, el ver para tratar de entender lo que uno ve, y no sólo de entender si no de impresionarse porque cuando uno es capaz de asombrarse de lo que ve, la contemplación también es asombro.

 

– En este momento de su vida, ¿qué ama?

Pues bueno, amo a mis hijos aunque sea muy tradicional, amo mi casa, amo mi país, amo a la gente y creo que esa tarea de amar es la más importante cada día para mí.

 

*Publicado en el Diario El Heraldo de Chiapas el lunes 08 de junio de 2009.

 

 

[box type=»note» style=»rounded»]

 Perfil

Lugar de Nacimiento: Aguascalientes.

Edad: 86 años, los cumplí el 12 de abril.

Estado civil: Viuda.

Número de Hijos: Siete.

Número de hermanos: Hermanas, cuatro.

Estudios: Licenciatura en Derecho y Maestría en Lengua y Literatura Española.

Pasatiempos: Me gusta leer, el cine, caminar, viajar.

[/rescue_box]

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Palabra: Liberación.

Vida: Encantamiento.

Muerte: Punto final.

Silencio: Sabiduría.

Amistad: Lazo.

Árbol: Cobijo.

Libro: Sabiduría.

Nostalgia: Elemento bastante para un poeta.

Agua: Fluidez como todos los ríos que llegan al mar, que es el morir.

Viento: Lo que más amo en la vida, por su fugacidad, por su fuerza, por como suena incluso.

[/rescue_box]

Carlos Jurado, estenopeica, magia y alquimia

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

El artista plástico Carlos Jurado Delmar presentó hoy, en la Galería Universitaria de la Unicach, su libro “El arte de la aprehensión de las imágenes y el unicornio”

No soy fotógrafo realmente en la acepción tradicional, utilizo este medio como una extensión de mi trabajo artístico. Foto: Edgar Hernández Ramírez

El artista plástico Carlos Jurado Delmar regresa a Chiapas, su tierra natal, para presentar la tercera edición del libro El arte de la aprehensión de las Imágenes y el Unicornio, obra de culto que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) editó por primera vez hace 30 años, “el historiador y critico de arte José Antonio Rodríguez, dice que es el libro más fotocopiado de México. Yo no tengo el libro original porque los que tuve en mis manos, creyendo que me iban a dar más, los regalé.”

 

En este libro, el pintor de profesión y fotógrafo por curiosidad, escribe sobre la forma de obtener fotografías a través de una cámara de cartón, con la ayuda imprescindible de un cono llamado unicornio. “Es tan simple, cualquier objeto que pueda aislarse de la luz, como una caja de zapatos, es una buena cámara.”

 

Sonríe y sus ojos azules se iluminan al recordar cómo inició esta etapa de su trabajo artístico “Empecé a hacer ese tipo de fotografías por casualidad; tengo una hija, que en los años setentas era muy pequeña y estudiaba en una escuela activa, un día llegó diciéndome que le habían dejado como objetivo de investigación descubrir cómo se transmite y se proyecta la luz en una caja oscura, entonces hicimos una cajita para probar, es una cosa muy antigua, por curiosidad le pusimos una película fotográfica, yo tenía un antecedente mas o menos primitivo de cómo se revelaba con la película, lo hicimos, me gustó el resultado, así empecé a hacer esto. Eso fue lo que me inició, la curiosidad infantil de mi hija.”.

 

Al igual que los niños, Carlos Jurado experimenta, crea, hace magia. “Aparentemente es sencillo pero hay una serie de factores que intervienen, hay leyes físicas muy estrictas. En la cámara tradicional, como dice mi hija: la de verdad, el fotógrafo es el que manipula la cámara, sabe exactamente que es lo que quiere, lo que toma, porque tiene un visor que le permite encuadrar exactamente el ángulo que él desee, en la cámara estenopeica es al revés, el estenopo (pequeña perforación que sustituye al lente, por el cual penetra la imagen) lo maneja a uno porque no se sabe exactamente qué va a ver, puede tener una aproximación pero no hay una exactitud. Este tipo de trabajo le permite a uno tener un índice interesante de búsqueda, de experimentación y de resultados creativos porque por razones físicas el estenopo le da ángulos y atmósferas que no son comunes. Hay algo un poco misterioso en las imágenes estenopeicas.”

 

MAGIA Y ALQUIMIA

En una ocasión hice con un tubo largo una cámara telefoto, le puse una especie de visor y salí a la calle, en la estación del metro Chapultepec, un policía pensó que era un arma y me quiso llevar a la cárcel. Foto: Edgar Hernández Ramírez

Este aprendiz de alquimista, como se considera, cree en la magia y en los unicornios. “¡Por supuesto que creo en los unicornios! Lo malo es que mucha gente no los quiere ver y los tiene enfrente.” Sin embargo, dice tenerle respeto a la tecnología y no sentir curiosidad por usar una cámara digital “admiro la tecnología, creo que es inherente al momento que estamos viviendo. Tengo amigos que dejaron la fotografía analógica y me preguntan ¿todavía usas charolitas? Les digo: todavía, todavía.” Reímos y en seguida él agrega que tampoco necesita un teléfono celular. “La gente está abusando del celular y está perdiendo libertad, todo mundo sabe donde están, y que están haciendo. No quiero usar un celular en mi vida. También tengo una computadora pero está ya muy vieja, la uso solamente porque no me queda más remedio, para recibir y enviar mensajes, estoy obligado a hacerlo.”

 

Considera que en el proceso creativo lo más importante es la disciplina, el tesón y la constancia. “El proceso creativo es muy exigente, en la pintura es más evidente porque en ella se requieren factores que en la fotografía no existen de manera tan precisa. La fotografía parte de algo que ya existe, un objeto que puede manejar de diferentes maneras y quién sabe cómo vaya a salir, pero la pintura surge de cero, de algo blanco, de la nada.” Al respecto hace hincapié en que él no trabaja con temas específicos, va buscando lo que le interesa, sin tener un objetivo preciso o un tema específico al cual esté recurriendo. “Nunca he usado la cámara estenopeica con el propósito de lograr una obra de arte, salen a veces pero no porque sea la intención que yo tengo.”.

 

“He hecho experimentaciones de muchas técnicas, infinitas experimentaciones y para probar que me salen o no voy a donde está más cerca el motivo; subo a la azotea, coloco objetos, fotografío, bajo, hago el experimento, veo qué pasa, pero no lo hago con la intención de lograr algo artístico.”

 

Habla con pasión y sus manos parecen hablar con él. “Cuando empecé a hacer las cámaras estenopeicas, de manera caprichosa me di a la tarea de tratar de demostrar que cualquier cosa se puede hacer con ellas, hasta cine. Me dijeron que eso no era posible, entonces hice una cámara para hacer películas. Hice una filmación como de cien pies de película con tres temas. Esa vez lo que tenía más cerca era mi mujer y la azotea de la casa, le dije ‘hazte un streeptease, ¿no?’ ¡Quedó muy simpático! También hice un mercado y me fui a la calle a tomar lo que pasaba, fue muy interesante porque aparecía un camión y desaparecía, aparecía otro y desaparecía. De broma titulé al cortito Cine antes del cine.”

 

Carlos Jurado es fundador de la primera escuela de fotografía en Veracruz y considera que su mirada como fotógrafo y como pintor son diferentes aunque ambas provengan de él, por eso no existe ninguna relación entre su trabajo fotográfico y plástico.

 

“No soy fotógrafo realmente en la acepción tradicional, utilizo este medio como una extensión de mi trabajo artístico, es una forma de comunicar, si alguna persona le dice algo de lo que he hecho, siento que he cumplido mi objetivo, aunque sea una sola persona, eso me gusta y me hace sentir bien, como que no perdí mi tiempo”.

Nos comparte una de sus innumerables anécdotas, tantas como el número de cajas que ha construido en ese ejercicio: “en una ocasión hice con un tubo largo una cámara telefoto, le puse una especie de visor y salí a la calle, en la estación del metro Chapultepec, un policía pensó que era un arma y me quiso llevar a la cárcel y entonces le dije es de cartón, tuve que abrirla y sacar la película.»

EL TERRUÑO

Somos ya muchos y vamos depredando lo que encontramos, no estamos acostumbrados a construir sino somos depredadores por naturaleza. Foto: Edgar Hernández Ramírez

Merecedor del Premio Chiapas, la Universidad Veracruzana le otorgó el Doctorado Honorario y el Instituto Nacional de Antropología el Reconocimiento al mérito fotográfico y la medalla INAH, sin embargo, con voz serena dice no creer merecer muchas de las cosas que le han ocurrido “y no se lo digo para que me diga, sí, sí. Lo siento de verdad. A veces me avergüenza que me den un mérito que no siento tener.” Pintor de gran trayectoria, en los años cincuenta, Carlos Jurado pintó su primer mural en San Cristóbal de Las Casas, en la Escuela de Derecho, ahora Facultad, después de unos años le pidieron otros, los cuáles son el resultado de su año sabático en la Universidad de Veracruz, “el que pinté en los años cincuenta está impecable y de los más recientes hay unos que ya están un poco deteriorados, por lo que volveré para restaurarlos, estoy contento por eso y un poco confundido; aproveché este viaje para darme una vuelta y ver cómo estaban las cosas por allá en el terruño. Chiapas es un lugar entrañable para mí”.

 

Cuando le preguntamos sobre cómo ve a su entidad cada vez que regresa comentó después de un profundo suspiro: “Hay muchos cambios que no me gustan, por ejemplo en San Cristóbal creo que los cambios que han ocurrido son negativos, pero es una ciudad tan magnifica que de todos modos resiste cualquier cosa, siento que ha sido muy dañada urbanísticamente, no han sabido conservarla como debería de ser, se ha extendido en extremo.

 

“Hay barrios ya muy feos por todos lados y no era así. Claro uno no puede esperar que las cosas queden petrificadas, somos ya muchos y vamos depredando lo que encontramos, no estamos acostumbrados a construir sino somos depredadores por naturaleza pero independientemente de todo eso San Cristóbal es una ciudad muy hermosa todavía, tiene algo de misterio.

 

“Tuxtla se ha modernizado, es una gran ciudad ahora. Recuerdo que hace muchos años cuando trabajé en el Instituto Nacional Indigenista, acá (en Tuxtla) había un centro coordinador, trabajamos varias personas, entre ellas Rosario Castellanos; recuerdo que a veces veníamos a distraernos y la distracción era venir a tomar tascalate y era chiquito, ahora hasta miedo da.”.

 

EL COMPROMISO

Este hombre que lleva consigo el mar en el nombre, en sus ojos y en sus recuerdos más entrañables, nos comparte que le entusiasman muchas cosas, entre ellas ver a sus hijos, nietos y bisnietos; le asombran los niños, le gusta la gente y especialmente las muchachas bonitas, aclara: “nada más por estética”.

 

La gente cree que alguien que crea algo tiene objetivos específicos, un plan, él dice no tenerlos, lo que sí tiene muy cierto es su compromiso consigo mismo. “Tengo una forma de expresión en mi vida, soy una persona que ha sido de izquierda y he hecho compromisos muy fuertes ante ese concepto pero nunca en mi trabajo plástico lo he reflejado, he separado, un trabajo plástico puede volverse panfleto y a nadie le sirve el panfleto, para mi punto de vista me sirve más la actitud humana que un panfleto.”.

 

Convincente nos comenta que le produce asombro que “los mexicanos aguantemos tanto, tanta injusticia y no hagamos nada” y afirma que ya es muy viejo para tener miedo “ya no le temo ni al coco”. Ríe y con esa imagen en nuestra mente nos despedimos de él.

 

*Entrevista publicada en el diario El Heraldo de Chiapas, 13 agosto 2009.

 

 

[box type=»note» style=»rounded»]

Perfil

Lugar de nacimiento: San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

Fecha de nacimiento: 3 de noviembre de 1927

Número de hermanos: Una de padre y madre y dos medios hermanos, ya todos muertos.

Estado civil: Casado

Número de hijos: Cinco

Número de nietos: Siete, aproximadamente. Risas.

Número de bisnietos: Dos, un varoncito y una mujercita, pero de nietas diferentes.

Estudios: Primaria, prevocacional y pintura

Pasatiempos: Trabajar, pintar.

Película: Son muchas, no tengo una sola. Me gusta el cine alemán.

Comida preferida: Lo que más me gusta es la sopa de fideo y cuando reencuentro los tamales de mole chiapanecos, me encantan.

Rituales: No tengo. Soy, en todos los sentidos, libre pensador.

[/rescue_box]

[box type=»note» style=»rounded»]

En Corto

Caja: Mi cámara fotográfica

Unicornio: Caballo al que es posible ponerle un cuerno de cartón

Papel: De China

Luz: Metal

Cartón: Corriente

Agujero: Negro

Misterio: Mujer

Tiempo: Universo, espacio.

Estenopo: Chiquitito

Gelatina: La que recubre la placa fotográfica

Pincel: Color

Mural: Espacio

[/rescue_box]

Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza, ganador del Premio Chiapas 2008 (segunda parte)

Parte 2 de 2

Enlace a la primera parte

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

«Usar el poder para servir es magnífico, no el poder por el poder» – Dr. Jesús Gilberto  Gómez Maza

El ‘68 fue para mí el momento de hacerme hombre, tenía 20 años; el oler a pólvora fue en verdad hacerme hombre, asumir que teníamos que cambiar al país.

Discurso durante la entrega del Premio Chiapas 2008

Registro sonoro donado al proyecto www.archivosonoro.org

Educado por su madre, le inculcó con el ejemplo el amor por el prójimo y al servicio, y le enseñó que la formación cristiana no está reñida con la lucha social; “caminé a los siete años de edad en las primeras manifestaciones antigobiernistas de la mano de mi madre”.

 

Gilberto Gómez Maza señala que no debemos esperar a que las cosas cambien para cumplir con nuestro deber como profesionistas y como seres humanos, pero que ese cambio debe empezar en la forma de educar a nuestros hijos.

 

Nos habla de su quehacer como político y de los ideales por los que ha luchado, además de permitirnos conocer otros aspectos de su andar cotidiano.

 

– ¿Qué es hacer política para Gilberto Gómez Maza?

Es poner en práctica la lucha social, es darle a la vida la oportunidad de que a lo mejor podemos cambiar las cosas, es involucrar a más de un ser humano en la búsqueda de la solución de los problemas que todos los seres humanos tenemos: la injusticia, la marginación, la enfermedad, la falta de libertad, la falta de poder decidir qué hacer en un momento dado, no dejar que nos impongan las ideas y que no dejen que el pensamiento humano crezca.

 

– ¿Qué satisfacciones e insatisfacciones le ha deparado su participación política?

Podemos hablar que hay tres niveles de participación, si les quieren llamar política, la lucha social pura como estudiante, la lucha social como profesionista y la lucha electoral.

 

Cuando entramos a la lucha electoral, por indicaciones de una persona muy querida, nuestro mentor Heberto Castillo, quien nos convenció en 1985 de ir por el registro para sacar al partido adelante, el PMT (Partido Mexicano de los Trabajadores), parecía mentira que los «heberturos», como le llamaron al grupo, éramos los únicos que no habíamos aceptado entrarle al aperturismo de Reyes Heroles y de Echeverría.

 

Fue mi primera participación, yo no quería, nunca he pensado que puedo ganar, estoy convencido que quien gobierna es el dinero no la democracia; la democracia es todavía una quimera, no hay modo de que conozcan tus ideas ni tus propuestas los electores, que votan por la carita que sale en televisión o que se oye en la radio.

 

Tuve la oportunidad en la última campaña de meter la “enorme cantidad” de un spot televisivo, así imposible competir; la segunda presentación en público fue el famoso debate, ellos se negaron a hacer más, cuando hubiera sido uno por semana o una presentación de los proyectos semanalmente para que realmente el elector las conociera.

 

Lo que dice el IFE (Instituto Federal Electoral): “investiga, pregunta, entérate”, es otra mentira; ¿cómo te enteras?, ¿con un spot de un minuto o de veinte segundos? Te dicen sus bondades pero no sus proyectos reales. Un diputado promete hacer carreteras cuando no tiene por que prometer hacerlas, cuando su promesa tiene que ser legislar, cuando mucho gestionar, entonces te está volviendo a mentir y el IFE dice amén. Nos informemos pero ¿cómo?, ¿cómo nos vamos a informar así? Entonces aún está en pañales, esa es mi gran decepción, entre comillas.

 

Mi gran satisfacción es haber resuelto problemas añejos, problemas de 14 y 15 años de lucha social que se suscitaban en Chiapas, se resolvieron en un año, cuando fui diputado, cuando tuve poder. Entonces, si sabes usar el poder para servir es magnífico, no el poder por el poder, es de las grandes satisfacciones, puedo decir que serví en algo en ese sentido.

 

– ¿Qué hace falta para promover una nueva forma de política?

Es difícil contestar eso, ¿qué hace falta?, hacen falta muchas cosas; que desde el seno materno y de la familia se inculquen valores reales, que vuelva la clase de Civismo a las escuelas porque no soporto ver a un maestro escupiendo en el piso y haciendo a un lado a una dama, porque nos educaron con esos grandes valores de urbanidad que no es aburguesamiento, una dama será dama aunque sea mi compañera guerrillera y tengo que respetarla, la primera consigna en la lucha armada es el respeto a la mujer, no como de uso sino como una compañera.

 

La primera mentira en la casa: “dile que no estoy”, entonces se le está enseñando al niño a mentir, luego va a la escuela y si no copia no avanza, empieza su transa con copiar en el examen, maestros estudiantes que tienen ocho parejo y que copian en su examen, ¿qué van a enseñar a sus alumnos a futuro?… Para cambiar la forma de hacer política, hay que cambiar la forma de educar a nuestros hijos.

 

– ¿Su izquierdismo surgió cuando era estudiante de medicina o es de nacimiento?

Es de nación (risas), es de nacimiento. A mi padre no tuve la oportunidad de conocerlo y mi mamá nos inculcó el amor al prójimo y al servicio, en la casa siempre había un plato de más, una cama de más y una visita reciente, así nos fue educando, con austeridad y afán de servicio. Caminé a los siete años de edad en las primeras manifestaciones antigobiernistas de la mano de mi madre.

 

Mi primera impresión fue ver a unos indígenas decapitados, en lo que sería la sala de autopsias del Hospital General de Chiapas, donde está el Centro de Salud, a través de una ventana, de un cristal descascarado, mi escuela, la “Marcos E. Becerra”, estaba a la vuelta. De ahí salió la primera manifestación, movimiento que coordinó Artemio Rojas Mandujano alias “El Pollino”, así empezó mi aprendizaje izquierdista.

 

Ella (la escuela) viene de la camada de maestros normalistas rurales, cardenistas; en esa escuela estudié hasta el tercer año de primaria, allí aprendí la palabra asamblea general, noción de orden, noción de organización, allí conocimos la parcela escolar donde sembrábamos todo lo imaginable como decía Marcos E. Becerra, el director era el profesor Alfredo Aguilar Juárez y su hermano gemelo también era de la vieja izquierda socialista, entonces desde “nación” es mi izquierdismo, y con la formación cristiana católica que me dieron en casa, lo fui reafirmando, después vinieron los grandes teólogos de la liberación que me ayudaron a dar forma al pensamiento.

 

– ¿Qué tipo de aprendizaje le dejó la experiencia del movimiento estudiantil del ‘68?

El ‘68 fue para mí el momento de hacerme hombre, tenía 20 años; el oler a pólvora fue en verdad hacerme hombre, asumir que teníamos que cambiar al país. Hubo compañeros que se fueron a la guerrilla, algunos amigos murieron y otros se fueron a la pura lucha politiquera, otros nos quedamos en la lucha social, esa es la gran diferencia que nos deja el ’68. Unos han estado y otros siguen en el poder pero sabemos que no hemos podido cambiar las cosas, aunque algo se avanzó en este país.

 

– Con base en esta experiencia, ¿qué acciones en su ejercicio político emprendió?

Pues la lucha social pura que era compañera de los movimientos sociales, y hacer mi trabajo profesional lo más profesional y con mayor amor posible; vine como pediatra a San Cristóbal de Las Casas (Chiapas), sirviendo en mi profesión con el ejemplo de un gran médico revolucionario, don Ernesto “Che” Guevara, que sacaba muelas y enseñaba a leer, a pesar de que no sabía si ese compañero o ese campesino al otro día iba a estar muerto.

 

No podemos esperar a que triunfe la revolución para cumplir nuestro deber como profesionales y como seres humanos. Tengo que ser médico, mientras tanto, no descuidar la lucha política, organizar y avanzar en la toma del poder para poder cambiar.

 

– ¿Qué significa el movimiento zapatista para Gilberto Gómez Maza, el político?

Que me llegó diez años tarde (risas). La esperanza para Chiapas. Lo reduzco a Chiapas porque se está haciendo realidad el proyecto zapatista, ha avanzado muchísimo en cuanto a que sí tienen autonomía.

 

De los programas de educación y de salud, ya quisiera la Secretaría de Salud de Chiapas tener la décima parte; el 10 por ciento de los promotores que tiene el sistema de salud zapatista, muchachos –conozco un buen número porque me han invitado a dar pláticas— con una entrega, con una generosidad, que se enamora uno de ellos, lo único que reciben es su pasaje, su taco y el privilegio de servir, eran niños cuando estalla el movimiento zapatista, están avanzando.

 

Tienen una red fría para vacunas extraordinaria, se está dando mucha atención, les falta, sí, porque no quieren aceptar, y tienen razón, la ayuda del gobierno, porque se las quieren cobrar siempre con foto mínimamente.

 

Tuve esperanzas de hacer más pero no se dio. Que si quería ser secretario de Salud, por supuesto y les aseguro que hubiéramos logrado probablemente un poquito más, pero no se pudo.

 

– ¿Cuál ha sido y es su relación con Samuel Ruiz?

Es uno de mis paradigmas, es uno de mis formadores, lo amo mucho y lo quiero, lo conozco porque estuve en el seminario de San Cristóbal un año, no más, algunas veces lo acompañé, muy pocas. Con el que tiene gran relación es con mi hermano Francisco, a mí no me identifica y no me preocupa porque lo que me interesa es seguir mamando de su generosidad y su entrega hacia los más fregados. Yo vi a Samuel relacionado con las familias más potentadas de San Cristóbal, vi el desprecio que le hicieron por su cambio de actitud y lo veo hoy, enorme, grandote, pero muy cristiano como, quizá esté mal decirlo, quizá ofenda al que no está, como un San Francisco de Asís, de los pocos que han cumplido el evangelio en extremo pero real, así es Samuel para mí.

 

– ¿Dios y la izquierda se llevan bien?

Sí, perfectamente bien, porque los dos pelean por lo mismo. Dios quiere el beneficio del hombre, Dios quiere un hombre libre por eso mandó a su hijo a liberarnos y a liberarnos en todos los sentidos, quizá el “único error” de la izquierda es creer que no cree.

 

Hay muchos cristianos que son más cristianos sin saberlo y muchos cristianos que se dicen cristianos que no lo son, porque los primeros defienden al pobre, son verdaderos cristianos, los otros explotan al pobre, no son cristianos aunque los unos se pongan la cruz más grande y los otros la voz más grande.

 

¿Quiénes son mi familia y mi madre? dijo Cristo, pues quien cumpla la voluntad de mi padre y mi padre dice ama a tu prójimo como a ti mismo y nos atrevemos a decir, yo en lo personal, ama a tu prójimo más que a ti mismo. Tienes que ir más allá.

 

– ¿Cuál es su visión de la política actual?

Van a entrar a temas muy escabrosos para ustedes, porque esta parte la van a censurar. Es un cochinero, son, como lo dije hace poco en un artículo, (el Duque) Richelieu, la Reina (Ana de Austria), el Rey (Luis XIII), la Francia y ¿donde están D’Artagnan y los tres mosqueteros?, peleándose por las curules.

 

Los partidos políticos son D’Artagnan que se está peleando, mientras Richelieu sigue manipulando, maniobrando para afectar a la reina, el rey mandando entre comillas pero realmente no, entonces la Francia pues anda de la cachetada. Eso es un cochinero, no se sabe cuál canta más, si el Giro o el Colorado.

 

México es el país en el que con la vara que mides serás medido, los que ayer fueron los mejores ahora son los peores, algunos que eran serviles a Pablo (Salazar Mendiguchía) hoy son sus detractores y que se cuide don Juan (Sabines Guerrero) porque hoy lo alaban a él pero dentro de seis años lo van a detractar también, porque han sido así todo el tiempo, serviles; los tres mosqueteros y la banda o cobrando en el erario o cobrando su chequecito; los grandes luchadores de la reciente izquierda y los otros, peleándose por las curules..

 

– ¿Quién le produce alergia?

¡¿Quién?! El gobierno y el poder autoritario, el poder por el poder.

 

– ¿Considera que los asuntos de médico y político, deben separarse o van relacionados?

Van relacionados, salgo a la lucha social porque fui médico, claro que a lo mejor lo hubiera hecho pero no con la misma visión. El médico ve la miseria, la pobreza, la causa de la enfermedad; es un circulo vicioso de nuestro medio, la pobreza que da falta de nutrición, la falta de nutrientes te predispone a las enfermedades y las enfermedades te hacen gastar, si te enfermas más te haces más pobre, entonces van relacionadas pobreza-enfermedad.

 

– ¿Cómo han influido en su quehacer profesional y político los avances tecnológicos?

Me han dado tristeza porque no han llegado donde deberían llegar, a Chiapas llegan a cuenta gotas; por ejemplo, se hacían desde el siglo pasado cateterismos en el mundo y en Chiapas no había cardiólogos, de repente nos mandan cardiólogos de Monterrey que están aquí un día y que no reciben al niño porque no tiene pase, ¡aunque está morado el escuincle!, tiene una cardiopatía y se muere a las cuatro horas y son grandes cardiólogos, entonces qué, vienen a presumir o a qué, eso da tristeza.

 

Aquí lo que necesitamos es otra cosa, no esa tecnología avanzada, sí la necesitamos pero sólo el tres por cierto de los que se internan requieren esa medicina, entonces el 97 (por ciento) sigue siendo mal tratado por eso se llenan los cuatro hospitales más importantes del estado, están a reventar.

 

– Aparte de la medicina y la política ¿qué otro tipo de intereses tiene?

Pues es que son el centro de mi vida, la medicina, la política, ¿en qué otra cosa me he metido? Es parte de lo mismo, la difusión de la fe, de la religión. En la medida de que me ha sido posible por mis ocupaciones, he tratado de enseñar a mis hijos la práctica de la religión, es necesario ligar las cosas, ser un católico que vaya a misa, por supuesto, pero que pague el salario mínimo y que luche porque le paguen el salario mínimo a los otros, de una caridad real no sólo asistencial.

 

– ¿Qué lee Gilberto Gómez Maza?

Todo lo que caiga en mis manos. Lo que me falta es tiempo para leer. Me gusta todo. Mis primeros libros, he de confesar, fueron de formación personal: el joven frente a la vida, ¿cómo enfrentarte como joven?, etcétera, los clásicos de formación, después fueron creciendo las listas.

 

– ¿Qué tipo de música le gusta?

Igual, me gusta todo. Me gusta mucho la marimba. Ya les dije que el día que me muera que sea en el Calas y las horas que esté ahí, que pongan marimba, que bailen con los “Sones chiapanecos”, el “Vals Tuxtla”, la “Bajada de masa”. Me gusta mucho la música.

 

– ¿Cuál es su comida favorita?

La chanfaina, el cochito, el mole, la comida chiapaneca; eso sí, no desprecio las otras comidas, la internacional, me gusta la comida China, la comí con mi esposa, no es china pero ella me enseñó a comerla. Me gusta un poco la comida de San Cristóbal, la tuxtleca, por mi infancia, pero más que nada la chiapaneca en general.

 

– ¿A quién admiraba de pequeño?

A mi mamá porque era el padre y la madre, muy severa, muy austera, muy generosa, a veces intolerante pero me formó. De pequeño, a mi mamá, ya cuando fui creciendo a mis dos tías solteras, porque yo, en lugar de tener papá y mamá, tuve tres mamás.

 

– ¿Y ahora?

Ahora admiro a Cristo, al “Che” (Guevara), a Samuel (Ruiz), a los hermanos zapatistas, y un poquito más, a mi esposa, a mis hijos porque han sabido aguantar a este viejo.

 

– ¿Cuál es su anécdota más entrañable?

Son tantas, siendo una persona apasionada tengo muchísimas anécdotas que me han llegado, no tengo ninguna en especial, cada momento de la vida para mí me resulta hermoso, no puedo pensar en uno solo.

 

 

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Poder: Gobierno

Sol: Belleza

Militante: Activismo

Salud: Curación

Candidato: Gobierno

Vida: Muerte

Niño: Creciendo

Receta: Medicina

Escuchar: Sentarme

Familia: Querer

Vocación: Dar

Democracia: Cumplirla

Dios: Mi amor

[/rescue_box]

 

 

[box type=»note» style=»rounded»]

SILUETA

Lugar de nacimiento: Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Edad: 61

Número de hermanos: Somos de papá y mamá dos, de sólo papá como 15.

Estado civil: Casado

Número de hijos: Cuatro y dos que se anexaron, que quiero mucho.

Número de nietos: Tres

Pasatiempos: Pues ahorita la computadora, crio bonsais, tengo unos bonsais que he criado desde hace 26, 27 años.

Película: “Lo que el tiempo se llevó”, “Amor sin barreras”, las viejas clásicas; todas las de Pedro Infante, eran mi pasión, ya no las veo porque algunas me siguen partiendo el alma, no pude hacer nada, y después de treinta años de lucha y de estar amarrado en una silla sin haber podido realizar lo que uno soñaba pues no, mejor ya no las veo.

Rituales: La comida. Comer en casa. Nunca acepté cenas, comidas ni desayunos políticos para arreglar asuntos, no aceptaba, se me hacía difícil, entonces se enojaban, no les gustaba. El comer es un ritual para nosotros, sobre todo al medio día o en la noche, en la mañana es menos.

Comentarios: Ojalá les dejen publicar la entrevista. (Risas).

[/rescue_box]

Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza, ganador del Premio Chiapas 2008

Parte 1 de 2

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

“No me gustan los niños enfermos, precisamente por eso soy médico” -Dr. Gilberto Gómez Maza

La infancia debe ser felicidad, crecimiento y desarrollo.

Jesús Gilberto Gómez Maza, es un chiapaneco al que le apasiona la política, la cual ejerció con verticalidad y visión social, pero quizá su mayor legado sea el que proviene de su profesión como médico pediatra, quehacer que le fue reconocido con el Premio Chiapas 2008 por su labor científica en el estado.

 

Nos recibe en su casa cobijado por sus libros, las fotos sepia que le recuerdan sus orígenes, las imágenes a color de su esposa, hijos y nietos que lo impulsan a seguir luchando por la vida, la computadora que se ha vuelto su aliada para decir, como siempre, lo que piensa, así como el aroma a café recién hecho. Con la amabilidad que lo caracteriza, nos invita a sentarnos e iniciamos la charla.

 

El doctor Gómez Maza, con 38 años de experiencia y quien asegura que volvería a ser pediatra si tuviera que volver a elegir, nos cuenta en esta primera parte de la entrevista de sus inicios en la medicina, de por qué elige la pediatría y sus vivencias médicas, de su tenacidad para que en Chiapas se implementara un programa en el que nadie creía y que ha salvado la vida de muchos niños, así como de las enfermedades más recurrentes en la entidad.

– ¿Qué le sugiere la infancia?

Felicidad, crecimiento y desarrollo.

 

– ¿Qué lo llevó a elegir la medicina y, en particular, la pediatría?

La medicina, la necesidad de ver todos los días un amanecer, el amor por la vida, las flores, las plantas y por supuesto por el ser humano. Y la pediatría al ver que en el penúltimo año de la carrera se morían muchos niños por carencia de pediatras.

 

Terminé mi sexto año de Medicina en el Hospital Civil de Oaxaca, había un solo pediatra calificado que era cirujano, un pediatra que llegaba a apoyar y dos “hechizos”; la responsabilidad como estudiantes del sexto año de la carrera recaía sobre nosotros y se nos morían como pollitos.

 

La lucha ha sido permanente en mi vida, nos fuimos a la huelga de hambre los internos, que éramos diez para un hospital que tenía 110 camas, pidiendo aumento de salario y un hospital pediátrico; la primera demanda se logró al momento, tres años después se cumplió con el cometido de un hospital pediátrico. Posteriormente, en la ciudad de México estuve en hospitales infantiles y ya la orientación fue mucho más directa.

 

– ¿Alguna anécdota que recuerde de sus primeras consultas?

Cuando llegué como interno a Oaxaca no pude dormir la primera noche; “aquí llegan en la madrugada muchos macheteados”, me dijeron. Mi primera consulta fue una apendicitis, difícil por la experiencia nula, porque ni siquiera eres pasante de servicio social, eres estudiante de sexto año.

 

Otra experiencia maravillosa fue atender un parto al estilo indígena; la señora no podía dar a luz en la mesa acostumbrada, tuvo que hincarse viendo hacia el lavabo donde se higienizaban los instrumentos y dio la espalda, ¡recibir al bebé por atrás, sin una gota de agua! Fue un parto maravilloso, de lo más limpio, fisiológico cien por ciento. Dije: así deberían ser las salas de parto.

 

Ya en el periodo de residencia hubo muchísimas anécdotas, como atender un parto en un camión de segunda viniendo de la ciudad de México (risas).

 

– ¿Cuál es la clave para ser un buen pediatra?

Amar a los niños. Soy muy intolerante con los papás que no ayudan pero con los niños no porque son los que están sufriendo.

 

– ¿Han llegado a su consultorio padres que creen saber más que usted?

Todos saben más que yo o creen saber más; muchas veces saben más que uno porque tienen al niño diario, lo que pasa es que el conocimiento no lo tienen sistematizado, en cuanto lo tienen pueden ser una gran ayuda; más si uno acostumbra hacer puericultura, a que los papás aprendan, pero hay quienes no hacen lo que les digo a pesar de que lo estén apuntando. La mejor enfermera es la mamá, pero tiene que ser primero buena mamá para que sea buena enfermera o buena pediatra. (Risas).

 

– ¿Cuáles son las recompensas del trabajo con los niños?

La sonrisa de ellos.

 

– ¿Quiénes son más fáciles de convencer, los niños o sus madres?

Los niños. (Risas).

 

– ¿Alguna vez, una mamá o un papá lo sacaron de sus casillas?

¡Muchas! Anécdotas hay pero son cosas que mejor no tocar. Es muy frecuente que uno les dice una cosa y la entienden al revés o tardan mucho en que le expliquen a uno cómo están las cosas con el paciente.

 

– ¿Y muchos papás mienten?

Sí. Mienten porque no saben lo que está ocurriendo o quieren ocultar su descuido en el manejo de sus hijos o son mitómanos; a veces se da un enfrentamiento entre el papá y la mamá, él dice una cosa y ella dice otra, entonces les digo: pónganse de acuerdo porque necesito saber qué sucede. Por eso le creo más al niño, muchas veces.

 

– La medicina y la familia, ¿se complementan o compiten?

En mi caso, las dos cosas. Siempre traté de separar mis tiempos, dedicarle el cien por ciento al consultorio, cien por ciento a la política o al partido o al sindicato cuando estaba en actividades de los mismos, el cien por ciento a la casa cuando estoy en la casa.

 

Tan molesto es que por haraganería o por necesidad los mismos compañeros lleguen a la junta sindical con un paciente, como que llegue un sindicalista o un miembro del partido al consultorio a querer ver asuntos del partido o de consulta, o que a la casa hablen por cualquiera de las tres cosas; es molesto porque te sacan de la concentración en la que estás.

 

Sin embargo, cuando mi esposa y yo estábamos por salir con mis hijos, y llegaba justamente una persona con su niño enfermo, aunque era molesto, no me podía negar porque soy médico las 24 horas del día.

 

– ¿Qué opina de la medicina homeopática o alternativa?

Son cosas distintas. La medicina homeopática es una vieja ciencia, efectiva en su momento. Tiene cosas que no comparto; se presta mucho a la charlatanería.

 

Conozco homeópatas en Chiapas que son profesores, ministros de religión o médicos que no encontraron más que su tabla de salvación recetando homeopatía, pero sólo hicieron un cursito, eso no es ser homeópata.

 

Con la medicina alternativa pasa lo mismo. Cuando se abrió China al mundo occidental, fue un médico de la UNAM a China a ver acupuntura, estuvo un mes y escribió un libro; otro doctor, de lo más irónico, de lo más preciso en sus comentarios, después de que lo presenta delante de todos, le dice: doctor, lo felicito, usted fue a China un mes a ver acupuntura y nos regala un libro, si hubiera tenido el privilegio de estar tres años le aseguro que hubiera usted escrito un artículo. Ese es el problema, también se presta a la charlatanería.

 

A raíz de mi situación física, mis hijos me insistieron que viera algo de medicina oriental, tuve una experiencia con un grupo de ozonoterapia en la ciudad de México y había médicos ahí acupunturistas chinos, vietnamitas, haciendo una maestría; estudian 10 años para ser acupunturistas no un cursito de tres meses para aprender a poner balines o agujitas, esa es charlatanería, es mentira.

 

Hay otro caso, con una maquinita que inventa. La computadora apenas empieza a procesar algunas cosas, los datos de laboratorio deben de confirmar lo que se sospecha clínicamente, cómo entonces una mugre máquina va a darte un diagnóstico de páncreas, esófago, hígado; son charlatanes.

 

También en la medicina alopática habemos charlatanes y muy pesados, que le damos vitaminas a todos, también lo sabemos, se presta para todo, pero aquello más porque es medicina que va por el lado mágico, místico, la respuesta tiene más que ver con nuestra sicología.

 

La medicina que llamo alternativa es otra, por ejemplo, el agua de sal en el oído cuando duele, es una alternativa para la mamá y no es un medicamento, pero le quita el dolor, como cuando desinflama los pies o cuando ayuda con un absceso que está a punto de drenar; es medicina alternativa el lavado de ojos con agua de manzanilla, es herbolaria real y existe y se vale y tiene su base científica, no es magia, lo mágico es que el niño diga ¡ay, ya se me quitó el dolor! ¡Oh, es mágico el doctor, se me deshinchó el dedo con la uña encarnada después de ponerla en agua de sal caliente!

 

Esa es la verdadera medicina alternativa, lo otro, los imanes, es charlatanería pura; pero existe la electrostática, sí, la telepatía entre padres e hijos, entre parejas, entre amigos muy cercanos, “estaba pensando en ti”, eso es telepatía pero no se puede controlar, hay quien lo intenta y no es cierto.

 

– ¿Cuáles son los avances de la medicina más importantes que ha vivido para mejorar la salud infantil?

El descubrimiento del suero oral. Fue el descubrimiento del siglo según la revista The Lancet, antes de 1986, por supuesto. Con las epidemias de cólera en Bangladesh empezaron a probar y llegaron a la conclusión de que el suero que viene en sobrecito, vida suero oral, fue el descubrimiento del siglo pues vino a cambiarle la vida a los niños, a evitar la venoclisis; el dolor que provoca esa agujita, aparentemente insignificante, es espantoso para los niños.

 

– Se ha dicho que ser médico es ante todo una actitud frente a la vida ¿qué opina?

Así es, somos médicos de niños vivos y queremos seguir manteniéndolos vivos. No me gustan los niños enfermos, precisamente por eso soy médico.

 

– ¿Qué consejo da a los jóvenes pediatras?

Que amen a sus niños, que lleven su historia clínica completa y que se acuerden que un buen interrogatorio y una buena exploración hacen un buen diagnóstico, que un mal interrogatorio y una mala exploración hacen un mal diagnóstico y un pésimo tratamiento.

 

– ¿Qué aconsejaría para no enfermarse?

Primero, comer bien; estar tranquilos, tratar de dar en lugar de esperar recibir siempre. Es más satisfactorio dar que recibir, te da más placer y ese placer te da más salud mental y más salud física como consecuencia.

 

– ¿Cuáles son las enfermedades más recurrentes en los niños chiapanecos, según su experiencia?

La diarrea, los problemas respiratorios y la desnutrición como desencadenante de muchas de ellas; niños desnutridos son presa fácil de todo y el diarreico se puede volver desnutrido porque muchas veces lo mantienen en ayuno.

 

– ¿Cuál es el principio más alto que le ha tratado de inculcar a sus alumnos en la Escuela de Medicina?

Que sepan servir, que el que no sirve no sirve y que el que sirve sirve.

 

– ¿En qué condiciones trae el Programa Nacional de Control de Enfermedades Diarreicas e Hidratación Oral a Chiapas?

A mediados de la década de los ochenta, el estado tenía el primer lugar en muertes por diarrea. Me invitaron a un curso en 1986, fui con una enfermera del Hospital Materno-infantil, mujer capaz, generosa. Tomamos el curso y regresamos dispuestos a todo. Entonces a ella la cambiaron de servicio, perdiéndose el recurso humano; peleé durante varios meses para que me dieran espacio, recursos para comprar unas jarras y unos vasos, pedí prestadas las cunitas que nunca se usaron en Urgencias, unas sillas, una báscula pesabebés, una báscula de pie, cucharas, tazas y personal, pero sólo facilitaron en la mañana una interna y una enfermera.

 

Funcionó (el Programa) prácticamente sólo en la mañana y con trabas; me decían ¿para qué quieres estar? O me respondían no, no, espérate, espérate y espérate. Tuve que comprar las jarras con mi propio dinero, los vasos, etcétera. Los sueros, que venían por miles, nos los dosificaban absurdamente, por eso creo que cayeron tres secretarios de Salud (del estado), porque al secretario de Salud federal, Dr. Jesús Kumate (Rodríguez), impulsor del Programa de Hidratación Oral de siempre –a quien estimo mucho por su calidad científica y humana—, le decían ya no me mande más suero que aquí tengo. ¿Qué quiere decir?, que no lo están repartiendo, entonces van pa’juárez (risas). Luego me echaban la culpa a mí.

 

A mí me preguntaban ¿cómo vas?, pues mal, ¿tienes apoyo?, ninguno; tenía que decir –yo que no tengo pelos en la lengua— la verdad de lo que sucedía, sin embargo, logramos mantener el programa.

 

Había que capacitar personal y la primera persona fue una médico general muy capaz y generosa, la doctora Carmen Garzón. Dábamos capacitación por distritos, quisimos organizar los servicios, se logró poco, se burlaban de nosotros en el hospital: “está dando su pozolito Gómez Maza, su agüita”; pero surgió una epidemia de cólera y no les quedó de otra más que entrarle al suero oral.

 

El suero oral tiene su fundamento en el manejo del cólera, que es una enfermedad con vómito y diarrea terribles, donde el paciente emite hasta 100 evacuaciones por día; se deshidrata en una hora, en dos horas se está muriendo y en cuatro horas se muere; por más que le pongan suero en las venas no se recupera el volumen que está perdiendo, pero por la vía oral sí, entonces haces que tome un vaso de suero con cada evacuación, en la que pierden aproximadamente 250 mililitros, se le da un antibiótico y en 48 horas el paciente anda afuera.

 

Se logró que entrara en la “cabecita” de los médicos el uso del suero y ahora creo que lo usan más las mamás que los médicos en general; muchos pediatras han vuelto a las andadas de recetar caolin pectina, antibióticos sin ton ni son, y respecto al suero no son precisos en cómo debe darse, parece mentira pero muchos están regresando al uso de la venoclisis porque en tiempo de crisis la hospitalización justifica más el cobro que el agüita. Yo habré internado en estos 20 años no más de 10 pacientes con venoclisis por deshidratación y muchos manejados en el pasillo, en la sala de espera, porque es tan noble el método pero a veces los que no ayudan son los papás.

 

Las condiciones en que se trae el Programa fueron muy pesadas, no fue ni es nada fácil; da tristeza ver que salen de las unidades médicas con las indicaciones para un niño con diarrea: bonadoxina para el vómito, que está prohibida y la siguen usando, caolín pectina que ya no se debe usar, antibiótico y por no dejar, su suero, como lo quiera.

 

– ¿Qué representó para usted esa labor?

El romper con todo lo viejo, sospechábamos que se podía, pero no sabíamos cómo. Hacíamos un suero oral muy casero, que muchas mamás lo conocieron: tehuacán con sidral y agua azucarada con sal y limón, que funcionaban con amor.

 

– ¿Alguna vez imaginó que su trabajo fuera reconocido con el Premio Chiapas?

No, pero además me lo dan en la categoría de ciencias porque no pueden darme el reconocimiento como luchador social, sería como ponerse la soga al cuello.

 

– Algunos de los que conocen su postura ideológica se han sorprendido de que usted aceptara dicho Premio, ¿qué opina al respecto?

Se sorprenden los que no me conocen. La retribución económica es poca. De hecho, no pensaba aceptar pero mis hijos me dijeron: no es sólo un reconocimiento a tu trabajo como científico, como médico, sino un foro para decir lo que no te dejan decir. Y había que aprovecharlo. Es la última tribuna, el último momento, hasta ahorita, que he tenido a nivel estatal.

 

Continúa…

Fernando Aceituno, guerrero en la vida y el deporte

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

Basquetbolista chiapaneco juega desde hace cinco años con el equipo de Amiab de Albacete, España.

Albacete, equipo español de baloncesto en silla de ruedas en el que José Fernando juega como poste “o pivot como le llaman ellos, los españoles”.

El juego inicia sin contratiempos, apenas unos minutos y el equipo local impone su ritmo: ¡Cinco puntos consecutivos! Tristeza en nuestros rostros. Parece que todo está definido.

Nada más lejos de la realidad. La experiencia, garra y buenos minutos para la rotación interior del equipo Amiab de Albacete, lograron el cambio. La emoción nos invade y no puedo evitar el grito: ¡Vamos equipo!

El desempeño del poste Albacete sin duda sorprende, es obvio que su papel en este partido es sacar de su posición a Alberto Llorente, pivot del Montur CID Burgos, y lo está haciendo a base de lanzamientos exteriores. Con su ya característica mecánica de tiro, lanza uno, dos, tres hasta cuatro triples en el segundo cuarto (anota dos); la defensa local está desconcertada, incluso su afición, que no puede dar crédito a lo que ve. La emoción me gana, me pongo de pie y aplaudo. Me piden que tome asiento y que guarde silencio. Es el descanso, argumento, con un poco de pena. Mi compañera sólo sonríe.

Tras el descanso Amiab maneja perfectamente el partido. Con un triple de Jesús Torres y una serie de buenas acciones ofensivas de Sergio Martínez dejan el partido casi sentenciado al final de este cuarto. Brindamos, de un trago termino la cerveza que quedaba en el vaso. El sonido del balón en la duela indica el inicio del periodo definitivo.

Los locales aumentan su presión defensiva, sin embargo, no pueden revertir la caída. Amiab de Albacete en defensa tiene bien definidas distintas alternativas con defensas individuales y en ataque, ¡qué bárbaros! están volviendo locos a los interiores locales con esos tiros exteriores de sus postes. La alegría es general; ¡nuestro equipo ha ganado!

Aplaudo y el papá de Fernando Aceituno ríe. Una de sus hermanas apaga el dvd y la televisión. Hemos visto –y vivido- un partido de Amiab de Albacete, equipo español de baloncesto en silla de ruedas en el que José Fernando juega como poste “o pivot como le llaman ellos, los españoles”.

Fernando está de vacaciones en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas y tras la invitación a conceder una entrevista, acepta meter meter baza –como dicen los españoles-, con nosotras, después del partido. Con un acento cantadito, entre costeño y españolado, responde a nuestras preguntas.

 

-¿Cómo festejan un triunfo?

Trabajo en España, en una empresa de manufactura y aparte hago deporte. Juego baloncesto en silla de ruedas, en el equipo Amiab de Albacete

Nos vamos por ahí a tomar unas cervezas. (Risas).

–¿Cómo sobrellevan la derrota?

Bastante bien, no estamos tan presionados entre la victoria y la derrota; a veces estás conciente que perdiste quizá por culpa tuya o del resto del equipo pero de ahí, las derrotas las llevamos bien, sirven de algo, sobre todo aprendes de ellas y tratas de no volver a cometer los mismos fallos en otros encuentros.

Nos alejamos un poco del bullicio de la familia Aceituno Suriano para conversar con este joven deportista egresado de la Universidad Autónoma de Chiapas, como licenciado en Informática, quien a la edad de 19 años tuvo que tomar la decisión: operarse y perder la pierna derecha o fallecer por cáncer. “Ese ha sido el momento más importante de mi vida.”

–¿Qué pasó en ti después de padecer cáncer?

Te da vuelta la vida 360 grados. Es muy difícil al inicio pero después es cuestión de adaptarte, nada más.

–¿Sentiste respaldo de tu familia, de tus amigos?

Más que nada de mi familia y de alguno de mis amigos… son muy pocos los que tengo. Lo importante en estos problemas es el apoyo que tienes de tu familia, es lo que te saca adelante.

–¿A qué te dedicabas?

Estudiaba

–¿En qué te desempeñas ahora?

Trabajo en España, en una empresa de manufactura y aparte hago deporte. Juego baloncesto en silla de ruedas, en el equipo Amiab de Albacete

-¿Antes de tu enfermedad practicabas algún deporte?

Sí, el futbol.

–¿Qué te ayudó a aceptar y asumir esta reorganización de tu vida?

El apoyo de mi familia, pero más que nada, es por mí mismo porque esto es algo que te encuentras sin querer y si te echas abajo ya no puedes salir adelante; aunque tu familia te apoye demasiado si tú no tienes la ilusión de seguir adelante en la vida, de nada sirve todo lo que ellos hagan.

–¿Qué persona te mostró esta nueva opción de vida?

Los que me invitaron a hacer deporte adaptado; Alfredo Martínez, Martín González (difunto) y Francisco Santos (difunto), éste último, en esa época era entrenador y como yo estudiaba en la Unach, me invitaron, fue cuando me integré al deporte, en agosto de 1996.

–¿Por qué básquetbol y no otro deporte?

Primero me metí al deporte en natación porque a mí me gustaba mucho ir al río y el baloncesto nunca me gustó, pero después, cuando empecé a practicarlo, le tomé cariño y al final dejé la natación y me metí al baloncesto. De hecho quedé en cuarto lugar en un Nacional en nado de pecho.

–¿Cuántos años llevas jugando baloncesto?

Desde 1996 a la fecha, son ya 12 años.

–¿Por qué decidiste vivir en España?

Mi ilusión era siempre irme fuera a jugar, aunque sea uno o dos años. Surgió esta oportunidad, gracias a mi amigo Sergio Martínez Méndez, debido a que el equipo Amfiv de Vigo quería contar con sus servicios, pero él tenía contrato con el equipo DKV de Badalona, Barcelona; entonces le dijo a dicho equipo que tenía un compañero en Chiapas que también jugaba en esa posición y les dio mi correo electrónico y teléfono; así fue como me fui a España, no lo dudé dos veces. Ya antes había tenido la oportunidad de irme a los Clipper de los Ángeles, EU, pero por motivos familiares no pude. En España, hasta el momento, llevo casi seis años, uno en Vigo y cinco en Albacete.

Ahora me siento más a gusto debido a que tengo a Julia que es mi novia y ella es un verdadero apoyo, me ayuda a sentirme feliz

–¿Qué tan difícil ha sido adaptarte a la vida lejos de tu familia y de Chiapas?

Al inicio fue bastante difícil porque vas a un país al que no conoces, dejas a tu familia, que es lo más duro y además no tenía amistades, las únicas personas a las que consideraba mis amistades eran las personas que me contrataron y en realidad ni las conocía; es bastante difícil pero creo que me ha ayudado mucho mi forma de ser, mi personalidad.

–¿Eres extrovertido?

Algo (Risas). Siempre lo he sido, no he cambiado.

–¿Ha habido alguien en especial que te esté ayudando en esta etapa de adaptación a tu nueva vida en España?

Ahora me siento más a gusto debido a que tengo a Julia que es mi novia y ella es un verdadero apoyo, me ayuda a sentirme feliz, llevamos casi cuatro años y la verdad estoy muy a gusto con ella; aparte de que tengo un compañero, Sergio Martínez Méndez, que juega en mi equipo y es también de Tuxtla (Gutiérrez). Quiero dejar huella en este deporte para que mi familia y mi hijo estén siempre orgullosos de mí. Eso es lo que me saca adelante, ahora.

–¿Cómo es la relación con tus compañeros de equipo en España?

La verdad, en este equipo, que ya tengo cinco años con ellos, me llevo bastante bien con todos, tanto con los jugadores como con la directiva, gracias a Dios.

–¿Todos tus compañeros de equipo son españoles?

Habemos sólo tres extranjeros, que somos los dos mexicanos y un chico de República Dominicana, de ahí, todos son españoles.

–¿Quién fue tu entrenador en México y quién es actualmente en España?

Mi primer entrenador, con el cual me inicié, fue Francisco Santos Romero, aquí en Tuxtla (Gutiérrez); después tuve de entrenador a Pablo Larraga; en la ciudad de México a Sergio Durán. En España, el primer entrenador que tuve fue Diego Núñez, en Vigo, ahora tengo a Eduardo Hernández en Amiab.

–¿Tienes algún programa de activación física ya preestablecido?

Más o menos; en el deporte adaptado tienes que tener mucha condición en los brazos porque haces todo, el balón, la silla, todo lo haces con los brazos, pero desafortunadamente en estos meses me he lesionado de un hombro y casi no he entrenado pero sí, tenemos nuestro propio entrenamiento.

Fernando durante una jugada en la posición de "poste" o pivot en el equipo de AMIAB.

–¿Cómo es un día normal en la vida de Fernando Aceituno?

¡Día normal! Me levanto a las seis de la mañana pasan por mí al diez para las siete, me voy al trabajo, regreso hasta las cinco, descanso unrato, me voy a entrenar, vuelvo como a las once de la noche, ceno, veo un rato la televisión, duermo y otra vez a empezar. Y los fines de semana vamos a jugar fuera sino jugamos en casa, pero siempre estoy ocupado.

–¿Cuáles son tus metas deportivas?

En este momento es subir, con el equipo, a la División de Honor, porque estamos en División de Honor B y está la División de Honor A, que es la máxima. Hace dos años descendimos y nuestra primera intención es ascender. Otra de mis metas deportivas es, de aquí al 2011, volver a la Selección Nacional, porque serán los Juegos Panamericanos aquí, en Guadalajara, Jalisco, México. Espero lograrlo.

–¿Cuál ha sido hasta hoy el momento más emotivo de tu carrera deportiva?

Cuando ganamos nuestro primer ascenso, estábamos con el equipo de Chiapas, fue en Cuernavaca, Morelos. Fuimos campeones de Segunda División y subimos a la Primera División, ese mismo año quedamos en tercer lugar a nivel nacional. Éramos un equipo que acababa de ascender y dimos buena cuenta. Era mi primer gran triunfo deportivo.

–¿Y de tu vida personal?

¡De mi vida personal! Hay muchos momentos. Digamos, cuando me pasó lo de la enfermedad, fue un momento muy difícil porque tenía que tomar la decisión de operarme y perder la pierna o fallecer por cáncer. Ese ha sido el momento más importante de mi vida. Es el que más fuerte tengo en la memoria.

–¿Cuál es para ti la mayor diferencia entre jugar en España y la competición en México?

En España eres semiprofesional, es una liga bastante competitiva y hay mucho apoyo; ahora, la diferencia con México es que aquí no hay mucho apoyo, no hay ligas y si las hay tienes que ir al Distrito Federal quizá cada mes y jugar cuatro o cinco partidos en un fin de semana y volver, de ahí sólo existen los juegos nacionales. Sin embargo, en México hay bastante nivel deportivo, razón por la que estamos siete u ocho personas jugando en España en diferentes equipos, creo que es una muestra de que aquí hay bastante nivel.

–¿Tienes contacto con jugadores mexicanos que estén en otros países?

Conozco un muchacho que está en Canadá y hemos coincidido en algunos eventos como el torneo Spitfire Challenge, que se realiza en Toronto (Canadá). Por lo regular cuando uno va a esos torneos se encuentra a varios deportistas que juegan fuera. En Estados Unidos también hay jugadores mexicanos.

–En España existe un Plan de Apoyo al Deportista Olímpico que engloba a deportistas, entrenadores y técnicos discapacitados, ¿sabes en qué consiste?

Te puedo dar más o menos una idea; allá (en España) existe el apoyo a los deportistas siempre y cuando sean de élite, como les llaman ellos, que son de las máximas categorías, hay subvenciones que les dan a los equipos para los deportistas o meramente para los equipos, y cuando hacen selecciones los apoyan un poco más, pero tampoco crean que son demasiados apoyos, lo que pasa es que tienen más infraestructura, y cuando obtienen buenos resultados le dan mucho auge, mucha publicidad, esa es la diferencia con México, que no hay mucha infraestructura, porque deportistas hay y muy buenos.

Equipo AMIAB de Albacete en España donde juega Fernando Aceituno

–¿Piensas regresar a jugar en algún equipo de Chiapas o del país?

Bueno, cada que vuelvo aquí, si hay algún torneo represento a Chiapas; siempre dije que de Chiapas no me iba a cambiar y hasta la fecha lo he cumplido, invariablemente he estado con Jaguares, ahora somos los Jaguares y los Conejos, que al final somos una sola selección porque ya somos muy pocos deportistas los que habemos, algunos se están yendo fuera, hay muchos que, desgraciadamente, han dejado este mundo y otros que han dejado el deporte por compromisos familiares u otras cosas; los pocos que habemos, cuando podemos, nos juntamos.

–¿Te gusta viajar?

La verdad, sí. (Risas).

–¿En qué lugar te has sentido más cómodo?

Fuera de México, en España, más que nada por el idioma; la gente también es muy acogedora, tratan de servirte y que te sientas bien. No he tenido problemas.

–¿Cómo ves a México y en especial a Chiapas cuando vienes de vacaciones?

Es una gran diferencia. Estoy en un país de primer mundo y cuando vengo, quiera o no, se nota el cambio de vida pero veo que Chiapas en sí ha progresado bastante, aunque le faltan algunas cosas. La ciudad de Albacete (España), lugar donde vivo, es la segunda ciudad, a nivel Europa, más adaptada, ahí puedes andar con silla y cualquier cosa, en cambio aquí, desgraciadamente hay muchas barreras arquitectónicas, es entonces una gran diferencia pero a mí lo que me gusta es Chiapas, es mi país y para mí siempre es el mejor. (Risas).

–¿Has sentido algún tipo de discriminación en México?

¡Nooo!, nunca. Es más, si alguna gente hace un comentario yo nunca le tomo importancia porque es según como te sientas tú como persona, porque si le haces caso a medio mundo, todos estaríamos medios chispados, ya. (Risas).

–¿Consideras que se han dado pasos para mejorar la situación de las personas con capacidades diferentes en el estado?

La verdad sí, poco a poco han ido saliendo más apoyos, también el gobierno ha dado proyectos productivos a personas con discapacidad y creo que la sociedad en general debe mentalizarse que necesitamos de ellos, porque nosotros no podremos salir solos adelante.

Me gustaría que hubiera más apoyo tanto para el deporte adaptado como para el trabajo para personas con discapacidad, porque como va la crisis… desafortunadamente las empresas no confían o no tienen el ímpetu de contratar a una persona con discapacidad por miedo a que no podamos hacer las cosas pero si no nos dan la oportunidad nunca sabrán de lo que somos capaces.

 

[box type=»note» style=»rounded»]

 

SILUETA

Lugar de nacimiento: Tonalá, Chiapas.

Edad: 34 años.

Número de hermanos: 3 hermanas.

Estado civil: Soltero.

Número de hijos: 1

Pasatiempos: Deporte y ver televisión.

Amuleto o cabala: No tengo.

Ritual: Mojarme la cabeza, lavarme la cara e ir al servicio antes de jugar, sino juego mal. (Risas). Ya lo he comprobado.

Basquetbolísta de cabecera: Francisco Santos Romero, de deporte adaptado, porque él fue el que me enseñó a jugar este deporte y el que siempre me dijo que servia para esto. De baloncesto a pie al que siempre he admirado es Michael Jordan, por todo lo que significa él.

¿Y qué tal encestas en el amor?: (Risas) Pues yo creo que bien, falla alguna que otra canasta pero… (más risas).

 

[/rescue_box]

[box type=»note» style=»rounded»]

EN CORTO

Balón: Básquetbol

Canasta: Lo mismo

Agua: Buena pa’la vida

Viaje: Lo mejor

Reto: Metas que se pone uno

Obstáculo: Son buenos para sobresalir en la vida

Derrota: Te sirven para aprender

Triunfo: Son buenos porque para eso te preparas.

Discapacidad: Forma de vida a la cual hay que adaptarse.

Puntos: Los que tenga uno, a favor o en contra.

[/rescue_box]