De sólo imaginarme…

De sólo imaginarme que tu boca
pueda juntarse con la mía, siento
que una angustia secreta me sofoca,
y en ansias de ternura me atormento…

El alma se me vuelve toda oído;
el cuerpo se me torna todo llama
y se me agita de amores encendido,
mientras todo mi espíritu te llama.

Y después no comprendo, en la locura,
de este sueño de amor a que me entrego;
si es que corre en mis venas sangre pura,
o si en vez de la sangre corre fuego…

Foto: André Adolphe Eugène Disdéri
Foto: André Adolphe Eugène Disdéri

De sólo imaginarme… / Alice Lardé de Venturino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *