Cántaro de Amatenango

Manos también de barro

cántaro, te moldeaban,

y un amoroso aliento

en tu barro guardaban.

 

Intacto, como un santo,

cruzaste entre las llamas

y ahora resplandeces

en el lugar más limpio de la casa.

 

De ti quiero aprender

el modo y la enseñanza:

cuando la sed me busque

me halle samaritana.

 

Rosario Castellanos (Ciudad de México*, mayo 25 de 1925 – Tel Aviv, agosto 7 de 1974)

Poemario: El rescate del mundo. Edición Facsimilar de la primera edición (1952), 2011. Coneculta.

Gaby Barrios1
Foto: Gabriela Barrios García

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Nace en la Ciudad de México pero su infancia y adolescencia transcurren en Comitán de Domínguez, Chiapas, de donde es originaria su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *