Poema Sin título por P. Laborde

Mi cuerpo estorba

es dueño de un sexo condenado

-dos flores, una mariposa-

(como si el alma pudiera etiquetarse)

lo regalo, lo doy,

envejezco consumiendo siglos de lo mismo

muerta voy.

Muerta nací

pero pagar este pecado irrazonable

es más difícil

que cambiar mi sangre por palabras

para sembrar mi amor donde yo quiera

para conseguir al fin

ser yo como decir es cierto…

 

Fotografía: Robert Mapplethorpe

Robert Mapplethorpe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *