Luis Villatoro, el artista

Gabriela G. Barrios / Leticia Bárcenas

Con amor para Luis

Luis Alberto Villatoro Salazar nació el 15 de mayo de 1975, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Lleva ese nombre en honor de su abuelo, quien también era pintor y escultor.

luis villatoro corazón
Corazón / Luis Villatoro

Cartulina blanca, opalina, acuarelas, crayones de colores, vinci y plastilina, fueron los primeros materiales que Luis Villatoro utilizó para expresar su creatividad, a esa edad los animales, los barquitos, las casas y los soles eran su atraccióon. “Ahí empezaba a hacer sus manchitas. Tengo los dibujos de mi Luis cuando era chiquito. Tengo un jaguar y un paisaje.”, comenta don Romeo Villatoro, su padre, artesano y artista plástico, también.

De niño viajaba mucho a la Costa, sus orígenes paternos, ahí conoció ríos, cayucos, iguanas, lagartos y peces. “Siempre quise enseñarles a mis hijos dónde nací y cómo fue mi vida; tengo una foto donde mis hijos están arriba de un cayuco con algunos peces que agarraron. A lo mejor eso pudo haber sido una retrospectiva de su vida de niño.”

En el antiguo barrio Cantarranas, de Tuxtla Gutiérrez, cuando llovía, Luis hacía barquitos de papel que soltaba y observaba mientras éstos se deshacian en la corriente, “me imagino que también de grande, como pintor y diseñador, sintió la fragilidad del barquito de papel, creo que por eso lo usa porque es un pensamiento de lo frágil que es uno.”

Él y su hermana Teresa, ayudaban a su papá en la elaboración de artesanías como cabezas de Palenque y diversas figuras de las etnias de Chiapas, aunque le gustaba más dibujar y pintar. Sin embargo, siempre estuvo vinculado en las exposiciones de don Romeo Villatoro.

Ya un poco mayor entró al taller de Tahira, en el Rincón del Arte, ahí hizo su primera escultura pero se salió porque no le gustó ser paisajista, quería salir de lo cotidiano. Después, el maestro Luis Alaminos le enseñó otra técnica más interactiva con la que Luis realizó cuadros abstractos, figurativos y surrealistas.

Él estudió primero contaduría, después arquitectura y no le gustó, decía “no, no, yo no nací para esta cosa, yo quiero algo que me llene.” Entonces estudió diseño gráfico, lo aprovechó y vivió como él quiso.

Cuando se recibe como diseñador gráfico llega a Coneculta a hacer su servicio social, es ahí donde le empezaron a pedir ilustraciones y entró en el campo de lo digital, hizo bocetos y los tranformó en pinturas digitales, se dio cuenta, entonces, de que podía hacer otras cosas.

Luis fue un ser nocturno, le gustaba pintar de noche, lo inspiraba la noche, la luna, “hasta atento estaba cuando cantaba un búho. A todos los elementos de la vida siempre les puso atención.”

Cuando nació su hijo, sus cuadros reflejaron su alegría, su entusiasmo, pintó la fortaleza, el rey, elefantes con coronas.

Quienes lo conocieron opinan que fue un gran hombre como artista, como persona y como hijo.

SU OBRA

Gabriel Pinto
Pintor y Arquitecto.

La obra de Luis Villatoro es como un laboratorio de imágenes porque siempre experimentaba con los colores, con las texturas, era su manera de ser, siempre andaba buscando. Cuando hacía una forma, un barco, un ojo, la figura humana, algún corazón, era una búsqueda.

corazón asoleado
Corazón asoleado / Luis Villatoro

Pintaba con un estilo figurativo y también abstracto, usaba muchos rojos, amarillos y azules muy fuertes.

En su obra se ve un poco la línea del diseño, de hecho él estudió diseño gráfico, entonces entra dentro de una corriente de lo figurativo, no hay mucho volumen en su obra.

El barco lo utilizaba como un símbolo de que el hombre es muy frágil, que el ser humano es muy frágil y el agua es una manera de recuerdo, como enterrar sus recuerdos en el agua, también utilizaba un corazón, un ojo, la figura humana, algún elefante, una ballena, un pez, comunes en su obra.

Fue un pintor que se entregó de lleno a su arte, siempre con las ganas de seguir haciendo más cosas, experimentando y en una búsqueda personal. Fue buen amigo, buen padre y buen hijo. Tengo un buen recuerdo de Luis Villatoro.

Julio Alberto Pimentel Tort
Director encargado de Arte de la Unicach y gestor cultural independiente.

No tengo un acercamiento muy puntual a la obra de Luis Villatoro. La generación de Luis representa una diversidad en los planteamientos estéticos y propuestas conceptuales, en el manejo mismo de las técnicas.

Me parece que Luis retoma elementos de estilo de la generación que le precede, hablo básicamente de Manuel Velázquez, Ramiro Jiménez y Moisés Frank. Era un creador en formación, que retomaba algunos elementos conceptuales, incluso temáticos de la obra de estos creadores; en la simplificación de las formas, en la inclusión de planteamientos de alegorías, hay ciertos elementos de la obra de Manuel Velásquez.

beso de mujeres
Mujeres / Luis Villatoro

Luis pertenecería a una generación no a una corriente, porque en el caso de Chiapas no podemos hablar de corrientes en cuanto a definición de estilos o escuelas. En general, la mayor parte del arte visual chiapaneco, si alguna cuestión lo identifica dentro de esta variedad, es justamente su tendencia a la creación de alegorías, es decir, la reconstrucción de una realidad a partir de símbolos.

Encontraría difícil enmarcar la obra de Luis en un estilo porque me parece que no lo había logrado, evidentemente su obra es reconocible a partir de sus apariencias pero, por lo menos para mí, las apariencias no definen un estilo. Cuando hablo de las alegorías en la obra de Luis, básicamente sus símbolos más recurrentes son el barquito de papel y la corona.

Mucho del trabajo de su trabajo estuvo construido ex profeso hacia la ilustración y, si bien es cierto, es una actividad importante en los creadores visuales, no es una creación estrictamente hablando porque está en función de la transmisión de un mensaje a partir de un determinado propósito que no elige el autor sino la función del objeto a transmitir, hablo de las ilustraciones para carteles y libros. Entonces él caería dentro de estas tendencias recurrentes del arte del siglo xx en Chiapas, de la creación al servicio de la ilustración, al servicio de otras artes o de otras ciencias.

Gustavo Ruiz Pascacio
Poeta y ensayista.

Luis Villatoro se caracterizó por un discurso estético que combinaba elementos relacionados con lo acuático, amniótico y la búsqueda del origen y sentido de la libertad.

Yo le llamaría primigenia por su relación directa con elementos que tienen que ver con el sentido del origen en términos biológicos y de la memoria ancestral, el sentido de la búsqueda interior frente a las condiciones que el mundo exterior le proponía a él como artista, una convivencia cotidiana obligada por una serie de circunstancias en las que el ser humano se encuentra de alguna manera atado en términos de valores y de elementos que la sociedad utilitaria, consumista y posmoderna ha determinado en las últimas décadas, en torno a este prototipo del ser humano.

Tenemos a sus elementos iconográficos a los que podemos acudir, una simbología acuática, la presencia del pez, del vaso en términos de lo que contiene, que puede ser un líquido apacible o en vías de turbulencia.

luis villatoro mano con pez y barco
El mar en la mano / Luis Villatoro

Trabajó durante un tiempo el aspecto de la sangre menstrual que, para mí, fue uno de sus logros más importantes en su paso por la plástica. Me causa extrañeza el hecho de que no abrevara más todavía en esa condición de lo menstrual porque ahí es donde alcanzó la congruencia entre ese discurso acuático y primigenio que sostenía en el caso de su iconografía de los peces y del agua, en el sentido femenino como pulsación del mundo, el sentido de la Mater tellus que de alguna manera también es la madre agua.

De alguna forma es una corriente neofigurativista, en la que había obsesión por una especie de búsqueda donde los elementos formales son escasos y eso tiene que ver desde luego con un sentido de la ausencia, de las necesidades interiores, de la soledad humana.

Publicado en El Heraldo de Chiapas el 15 de mayo de 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *