Entrevista a René Carrillo Chávez, tenista

Cada mes de marzo, desde hace seis años, se lleva a cabo en Tuxtla Gutiérrez el torneo de tenis “René Carrillo Chávez”, nombrado así para rendir homenaje a un pionero del deporte blanco en Chiapas, México, que incansablemente ha impulsado el tenis con el ejemplo, ya que a sus 85 años sigue jugando “y seguiré haciéndolo hasta que Dios me lo permita”.

Leticia Bárcenas González / Guadalupe García Gómez
Fotografía: Martín Barrios

Amoroso padre de familia y abuelo consentidor, “me casé un martes 13, a los 21 años y a los 28 ya habían nacido mis hijos”, don René ha hecho del tenis una parte fundamental de su vida, incluso su esposa, la señora Estela Reyes de Carrillo, jugaba con él: “Fuimos campeones de dobles en la modalidad de mixtos y mis hijos e hijas, algunos nietos y nietas, incluso mis yernos, juegan tenis.Toda la familia juega tenis”.

Rene Carrillo x Martin Barrios 1
"El tenis tampoco puede ser para todos porque las raquetas y las pelotas son muy caras" / Foto: Martín Barrios

El presidente de la Asociación de Tenis en el estado de Chiapas en dos ocasiones y socio fundador del Club Campestre de Comitán, A.C., dice que es tenista el que juega tenis, no importa la categoría ni la edad, además que al competir “uno nunca piensa que va a ganar aunque va con ese deseo”. De esta pasión y otros aspectos de su vida nos platica René Carrillo Chávez.

¿Dónde y cómo aprendió a jugar tenis?
Aprendí en Comitán (Chiapas, México), antes había jugado basquetbol en Durango, mi tierra natal. Cuando llegué a Comitán lo seguí jugando; con la selección de Comitán vine a Tuxtla Gutiérrez a jugar tres torneos estatales. La cancha de basquetbol no estaba techada y era de cemento, por lo general hacían los torneos empezando el 20 de noviembre. Llegó un momento en que ya por la edad, tenía 28 años, decidí dejar de jugar básquet y conocí una persona en Comitán muy aficionada a jugar tenis, empezamos a jugar. Primero jugábamos en una cancha que se hizo en el centro (de Comitán), después ya fue en el Club Campestre de Comitán. Y como no teníamos otra cosa que hacer jugábamos de lunes a domingo. A los tres años ya salíamos a jugar a Guatemala, eso fue en 1958.

¿Cómo se recuerda por primera vez con una raqueta en la mano?
Muy distinto al de ahora. Las raquetas entonces eran de madera. Las pelotas eran blancas. El uniforme era blanco. Ahora todo ha cambiado. Cuando nosotros jugábamos no se televisaba, el tenis no era popular. César Cortés Hernández fue a invitarnos de aquí, de Tuxtla (Gutiérrez). Él nos dijo cómo agarrar la raqueta, nos dio algunas indicaciones, después fuimos a jugar a Quetzaltenango, Guatemala, trajimos unas medallas de allá y poco a poco nos fuimos probando. Llegó un momento que, como lo agarramos con muchas ganas, a los tres, cuatro años no nos ganaba nadie en el estado.

Los uniformes, ¿cómo han cambiado?
Eran unos pantalones más cortos y tela blanca. Ahora hay de color. Los hombres usan pantalones más largos o cortos; las jugadoras, muy guapas, llevan un estilo especial para cada una de ellas, porque el tenis se convirtió en un deporte de mucho dinero y de mucha asistencia. Hay torneos en los que ponen más gradas arriba porque no cabe la gente y antes ni quien pensara en el tenis, si acaso practicarlo pero no verlo.

¿Por qué se le llamaba deporte blanco?
Precisamente por eso, se trataba de una pelota blanca y una vestimenta blanca, eso ya se acabó porque hasta la pelota es amarilla y es de ese color porque es más fácil verla.

¿Por qué al tenis se le considera un deporte de caballeros?
Porque antes de la liberación femenina era un deporte de caballeros. Había pocas damas que jugaban, hay fotografías de una dama perfectamente vestida, con una sombrilla en una mano y la raqueta en la otra. ¡Ay, del tenista que les echara la bola y que no la pudieran alcanzar! Porque ellas no se movían para nada. Eso fue evolucionando, las mujeres fueron practicando más este deporte o el futbol o el basquetbol, deportes más duros. Ahora las tenistas corren a una velocidad increíble. Hay muy buenas tenistas y han lograron igualar a los hombres, antes los premios en los torneos de los hombres eran más sustanciales, por ejemplo en el de los hombres eran de 20 mil pesos y el de las mujeres de 10 mil, ahora son de millones y las mujeres han ido acercándose a que les paguen lo mismo porque ya hay suficiente público para ver los torneos de mujeres como de hombres.

Creí que era porque tenían algún código o valor entre los hombres que jugaban.
Así es. En los torneos infantiles no se les pone juez para que ellos aprendan a marcar correctamente, pero muchas veces cuando hay torneos infantiles el problema es con los padres porque quieren que les pongan jueces, quieren que los siembren bien –sembrar es colocarlos en determinados puestos para que tengan jugadas más fáciles, es un problema. Ellos juegan muy bien, es raro el muchacho que juegue y que intencionalmente se robe una bola, es decir, que entró y que la marque fuera. Se acostumbran a marcar bien. No es correcto ponerles jueces. A los grandes sí les ponen jueces porque juegan tan rápido que es difícil ver la bola, incluso ahora ya ven la repetición y saben si fue buena o fue mala.

¿Qué cambios han sido relevantes en el tenis desde que usted inició su práctica hasta hoy?
Fundamentalmente la raqueta, ésta era de madera, tenía cierta flexibilidad, porque no era firme, ahora es rígida, se han buscado aleaciones para que la bola se vaya más rápido, han cambiado las mismas cuerdas de la raqueta. La quieren hacer más rápida y más bonita. Las canchas han sido iguales. En el torneo de sobresalientes que se llama el Grand Slam y que está constituido por cuatro torneos internacionales: el Abierto de Australia, el Roland Garros, el Winbledon y el Abierto de Estados Unidos, ahí las canchas eran las normales, no sé por qué los locutores le llaman polvo de ladrillo, si son de arcilla y son muy lentas -aunque las de pasto artificial son las más lentas-, luego le siguen las de asfalto, que son más rápidas; las de cemento, más rápidas todavía y las de pasto que son las más rápidas de todas. En Australia y en Inglaterra se usaban las de pasto, en Australia ya juegan en cancha dura. Entre más rápida es la cancha, más difícil es el juego.

¿La Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) sólo dirige el tenis profesional masculino?
No, también el femenil, aunque ahora ya hay también una asociación femenina y hay torneos especialmente femeninos. Los hay combinados: femenino y masculino, pero también sólo masculinos y donde sólo juegan mujeres.

En Chiapas, ¿desde cuándo se aceptó a las mujeres en las canchas de tenis?
Cuando llegué a Chiapas, hace ya muchos años, jugaban como unas seis mujeres, ahora hay muchas. Tenemos una excelente jugadora que se llama Alexia Coutiño (Castillo), quien ha jugado en Croacia, en París, en Miami.

¿El tenis es un deporte de élite o cualquier hijo de vecino puede practicarlo?
Era de élite, ahora ya no tanto, pero tampoco puede ser para todos porque las raquetas y las pelotas son muy caras. Las raquetas buenas cuestan más de mil pesos.

¿Cree que en las escuelas se debería enseñar el tenis cómo se enseña el futbol?
Debería de ser pero es muy difícil. Precisamente para tratar que la gente juegue más o para sacar mejores tenistas se pide un centro de alto rendimiento. La idea es que sea un lugar en donde se pueda enseñar a todos los que quieran jugar, que los que no tengan muchos recursos puedan aprender y jugar tenis.

¿Cuál fue el primer juego importante en su carrera como tenista?
Pues cuando fuimos a jugar a Guatemala. Ya estaba aquí, en Tuxtla Gutiérrez y teníamos de entrenador a un joven muy bueno, que fue campeón nacional, a Jorge el “Yuca” Mendoza.

¿Qué sintió en ese momento?
Cuando uno entra a jugar siente miedo, como en todos los deportes. Pero si se pueden controlar los nervios, uno se olvida y se pone a jugar y a disfrutar.

A parte del “Yuca” Mendoza, ¿quiénes fueron sus entrenadores?
En Comitán, un muchacho que era un buen jugador, Raúl Sánchez, y que lamentablemente murió muy joven, de cáncer. En esa época era el mejor jugador que se había producido en Chiapas, porque hay otro, “Panchón” Contreras que era chiapaneco pero él se hizo tenista en la ciudad de México.

¿Usted ha entrenado a alguien?
No, para nada (risas).

A usted se le reconoce como el precursor del tenis en Chiapas, ¿alguna vez se imaginó que hubiera un torneo con su nombre?
¡Desde luego que no! Cuando cumplí 80 años entré a un torneo de dobles y llegamos a la final, entonces entre los socios del Club (Deportivo Tuxtla) y el presidente de aquel entonces lo decidieron, yo era secretario y el presidente me dijo: oye, queremos que haya un torneo con tu nombre, dije, no; pero no me hicieron caso (risas).

Rene Carrillo x Martin Barrios 2
"El presiente del Club me dijo: oye, queremos que haya un torneo con tu nombre, dije, no; pero no me hicieron caso" / Foto: Martín Barrios

¿En algún momento concibió su vida sin este deporte?
Cuando me dio un infarto, sí. Hace seis años me dio un infarto y creí que ya no podría jugar tenis. Del Deportivo me llevaron (risas). En la mañana jugué, me fui a bañar y al rato me llevanl al doctor, estuve ocho días en el sanatorio. Creí que no volvería a jugar pero mi cardiólogo que es muy deportista, es triatlonista a nivel mundial, me dijo puede caminar y hacer ejercicio; poco a poco empecé a pelotear en la pared, hasta que volví a jugar.

Tiene 85 años y ya sufrió un ataque al corazón, ¿qué lo motiva a seguir jugando?
¡Me gusta mucho! Y voy al Club Deportivo (Tuxtla) todos los días porque soy directivo, soy tesorero, y creo que la única forma de pagar este honor de tener un torneo con mi nombre es seguir trabajando a favor del Club.

Cuando se inició en el tenis, ¿cuáles eran sus metas?
Jugar, nada más jugar. En Comitán nadie pensaba que el tenis fuera a tomar este auge. Vinieron los de la televisión y poco apoco se fue haciendo grande y más grande. ¡Es una cosa increíble! Ver tanta gente, como si fuera una verbena, yendo de una cancha a otra, es increíble de verdad.

¿Se puede vivir del tenis en Chiapas?
Los entrenadores, sí. Nosotros (en el Club Deportivo Tuxtla) tenemos tres entrenadores y viven muy bien del deporte blanco. Por ejemplo, en Comitán había un entrenador, que vino de (la ciudad de) México, que le pagaban 20 mil pesos más la renta de casa y su señora también ayudaba, así que si se dedican al tenis, sí pueden vivir.

Cuando le han preguntado su profesión a Nicolás Almagro, éste respondió: tenista. ¿Usted podría decir lo mismo?
¡Sí! Tenista somos todos los que vamos a jugar tenis, no importa la categoría, si es profesional, si está empezando a jugar, si es muy joven, si tiene 10 años, 12, los que sean, es tenista.

A parte de Guatemala, ¿ha jugado en otras ciudades?
Sí, en Huajuatenango, en Quetzaltenango y en la ciudad de Guatemala en el país vecino; aquí en el Sureste hemos jugado en Oaxaca (Oaxaca), en Villahermosa (Tabasco), en Mérida (Yucatán) y en Jalapa (Veracruz). En mi época jugar era muy competitivo y salíamos a jugar a varias partes.

Cómo persona, ¿en qué le ha ayudado la práctica de este deporte?
He conocido mucha gente, se relaciona uno muy bien. Los tenistas se mueven en determinado nivel, no económico, sino social, muy bonito. Hay gente que al principio entra un poco temerosa pero después se va adentrando en el tenis y su nivel social sube.

¿La raqueta le ha dejado más amigos o enemigos?
Muchos amigos, ¡yo no tengo enemigos!

¿Le ha gustado otro deporte?
¡Sí, cómo no! El basquetbol, lo jugué mucho. Para verlo me gusta el beisbol. También aquí en Chiapas he jugado softbol, en el Club Rotario de Comitán formamos un equipo y aquí, jugábamos en la Liga Municipal de Tuxtla Gutiérrez.

¿Qué es más difícil de manejar, el cansancio físico o el mental?
El cansancio físico. Desgraciadamente, la mayor parte de los tenistas no se cansan mentalmente porque no usan la mente para jugar y eso es importantísimo. La concentración al estar jugando. César Cortés Hernández, que es uno de nuestros pilares en el Club (Deportivo Tuxtla), cuando joven decía que hay un jugador que le dice al público que se calle, que el bolero lo molesta, que la luz… son pretextos, ¿no? Y el profesor Cortés decía: lo único que debe molestarlo a uno es el que tiene enfrente, nada más. Si uno está concentrado no oye a la gente, no ve al muchacho que recoge las bolas, no ve a nadie. Y son ganadores los tenistas que se concentran. Los primeros 100 del mundo juegan igual pero ganan los que logran dominar su carácter para ganar los puntos claves.

Rafael Nadal ha dicho: cada torneo es una historia diferente por eso cuando voy a los torneos nunca pienso que voy a ganar. ¿Qué opina al respecto?
Creo que uno nunca piensa que va a ganar aunque va con ese deseo. Yo lo que pensaba era en jugar bien; claro, ellos quieren ganar porque ganan mucho dinero y Nadal sabe que si juega bien, va a ganar. Es buen jugador, él y (Roger) Federer, son los mejores jugadores que hay ahorita.

Para usted, ¿quién ha sido el rival más difícil de vencer?
Un compañero de Comitán, al que casi no le podía ganar; se llama Guillermo Rodríguez. Yo le podía ganar más bien a gente que tuviera juego ofensivo y él tiene un juego defensivo que para mí es difícil.

¿A quién le gustaría enfrentarse?
Ahorita, ya a nadie (risas).

¿A qué jugador admira y por qué?
De los actuales, a (Roger) Federer, creo que es el más completo que ha habido; sin embargo, le tocó su talón de Aquiles en (Rafael) Nadal. Lo trae frito, le ha ganado nada más en las canchas de arcilla, que son fuertes. Los españoles juegan muy bien en arcilla, los argentinos también. Pero, finalmente depende del coraje, la enjundia que se le dé. A Federer a veces se le ve un poco apático. Y qué bueno que haya dos para que siempre exista el interés de saber quién llega a la final; cuando sólo domina uno pierde interés la cosa. Con dos, no se sabe quién va a ganar y han tenido buenísimos partidos.

Cuando falla un tiro o un golpe, ¿también lanza la raqueta como los tenistas que son televisados?
Cuando jugaba en torneos, sí. Puede uno dejar caer la raqueta simplemente, pero si se tiene coraje y no se puede hacer nada, era como para decirlo, no era para molestar a nadie, además no las azotaba, no, no, no (risas). No vas a dañar una raqueta o una cancha que son tan caras de arreglarlas, sólo las soltaba aunque con algo de fuerza.

¿Tienen más calidad los torneos de exhibición que los de competición o en ambos los participantes dan el 100 por ciento de su talento?
No, desde luego que no. Los de competición. Tienen más calidad por que ahí sí van buscando su lugar en el ranking, van buscando más el dinero que van a ganar. En cambio, en los de exhibición se tiran bolas para lucir y para hacer el juego más espectacular. Como ya hay tantos torneos, de exhibición hay muy pocos; solamente los viejitos que quieren seguir jugando dan de exhibición y juegan en canchas de pasto sintético para que no corran mucho.

Para ser un excelente tenista, ¿qué se requiere a parte de talento?
Constancia, disciplina, hacerle caso al entrenador. Pero ahora no se necesita sólo un entrenador. Alguien que quiera dedicarse al tenis necesita su preparador físico, su sicólogo. Los tenistas deben cuidarse, alimentarse bien y hacer ejercicios específicos para ellos. Si ves el juego en cámara lenta, te das cuenta que al golpear la pelota, el tenista también brinca. Brincar y pegar a la pelota durante tres horas, necesita una buena condición física. Es un equipo de trabajo; los profesionales ganan tanto que pueden pagar eso.

¿Usted se considera un jugador de clase, de toque o de fuerza?
De clase no, porque nadie me enseñó; de enjundia sí porque llegué a ganarle a jugadores que jugaban mejor que yo. Jugaba con muchas ganas pero más que todo utilizaba mucho la mente, estudiaba al jugador, veía cuál era su falla y entonces ahí la cargaba, hay veces que hay que irse a la red, otras que sales de atrás, depende de cómo juegue el contrincante.

¿Cuál es su mejor golpe?
De derecha.

¿A quienes considera los mejores tenistas chiapanecos?
Raúl Sánchez, su hermano José Sánchez, en aquella época. Ahora, hay muchos tenistas buenos que están “rankiados”.

¿Y quienes serían los mejores tenistas mexicanos?
Comparados con Raúl Ramírez, con (Rafael) el “Pelón” Osuna, Mario Llamas, Gustavo Palafox, no los hay, no, no hay.

¿Hay un partido en especial que le sea entrañable?
Sí, el de Villahermosa, Tabasco (México). Me tocó jugar con un señor que se llama Pepe Olai y como tuve oportunidad de verlo jugar antes, lo estudié bien y aunque jugaba mucho mejor que yo, le gané y ganamos la Feria. Como no llevé a mi esposa ni a mis hijas a ese torneo, nos emborrachamos (risas) y nos acabamos el dinero. Yo vivía en Comitán y fuimos en un carro de Lupe Sánchez. Y a un tocayo mío: René Castellanos, hermano del que fue gobernador (Absalón Castellanos Domíguez), como tenía una farmacia ahí en Villahermosa, le pedimos dinero para regresar y ya después se lo enviamos (más risas).

¿Alguna vez bajó los brazos antes de tiempo en un partido?
No, desde luego que no.

¿Qué partido no se perdona haber perdido?
Sí, una vez, ya de veterano jugué una final del Torneo de Farrera y el premio para el primer lugar era ir a Huatulco (Oaxaca). Iba ganando y aflojé sin querer y el jugador, que era de Tapachula (Chiapas), me ganó en muerte súbita. (Risas) Quedé en segundo lugar cuando lo tenía casi ganado, llevaba creo que 5-3 o 5-2. Y aflojé y cuando vine a ver empatamos a 6 y en muerte súbita me ganó ir a Huatulco (más risas).

¿El tenis le ha robado alguna lágrima?
No, no.

Y en el amor, ¿el tenis ayuda?
¡Sí! Sí ayuda (risas).

¿Qué goza René Carrillo, a parte del tenis?
La música. Toda la música bien tocada. Igual me gusta la música clásica que un marichi. Me gusta mucho la música cubana.

Si no hubiera sido tenista, ¿qué hubiera sido?
Lo mismo que soy profesionalmente, contador.

¿Cómo ha compaginado el tenis y su familia?
¡Muy bien!, casi todos son tenistas. Mi hija Rebeca juega tenis, sus hijos juegan tenis, su marido juega tenis. Mi mujer jugaba tenis, nada más que se cayó y ya no (risas). Tenemos unos nietos en Monterrey (Nuevo León) que juegan tenis.

Rene Carrillo x Martin Barrios 3
"La mayor parte de los tenistas no se cansan mentalmente porque no usan la mente para jugar" / Foto: Martín Barrios

Si tuviera que dividir su vida en un antes y un después, ¿cual sería el centro?
Mi vida sí se divide en dos partes en lo personal, porque hasta los 40 años era tartamudo. Llevo ya 46 años de que ya no serlo, creo que por eso me gusta hablar tanto, ¿no? (Risas). Para que se me quitara lo tartamudo entré en Comitán al Club de Leones y me obligué a hablar en público. Cuando me daban alguna comisión, pensaba lo que diría, lo escribía y no podía leerlo, estaba temblando. Cuando vine al Club Rotario (de Tuxtla) quería leer algo, un compañero se paraba y decía: Lo que René quiso decir es… (risas). Y cuando leía de corridito me aplaudían. Después ya podía hablar sin necesidad de leer y hasta concedía entrevistas como lo estoy haciendo con ustedes (más risas). En una ocasión vinieron los del canal 13 para entrevistarnos, a mí y al presidente del Club, para que les contáramos la historia del Club, pero como el presidente había sido gerente de un banco, se puso una playera con las iniciales del banco y dijo, no, no salgo, así que tuve que hacer solo toda la entrevista. Eso para mí fue muy significativo.

René Carrillo Chávez, ¿es feliz?
¡Muy feliz! Desde luego. Si yo ya hubiera muerto y si hubiera la posibilidad de que me dijeran: ¿quieres volver a la vida que has tenido? Yo hubiera dicho que sí y volvería a la vida que tuve, a pesar de algunas situaciones que pasé como apuraciones económicas. Me hubiera casado con la misma mujer, todo hubiera sido igual.

[box style=”rounded”]

SILUETA

Lugar de nacimiento: Durango, Durango, México.

Edad: 85 años.

Tiempo de radicar en Chiapas: Más de 50 años.

Número de hermanos: 4. Ya murieron 2 de los más jóvenes, o de los menos viejos, según se vea.

Estado civil: Casado. Años de casado: 65 años.

Número de hijos: 5 de los cuales viven 4.

Número de nietos: 12

Número de bisnietos: 14 con el que nacerá en mayo o junio del 2012.

Pasatiempos: Escuchar música, ver televisión.

Actriz: Sophia Loren

Rituales: No sé si sea un ritual el orden porque sigo un horario para mis actividades diarias.

[/box]

 

[box style=”rounded”]

EN CORTO

Juego: Tenis

Set: También tenis

Cancha: Basquetbol

Red: Tenis

Césped: Futbol

Devolver: Tenis

Atacar: También tenis

Ranking: Futbol; el ranking me sirve para saber cómo van los Jaguares y ver cómo quedaron las Chivas “rajadas” del Guadalajara (risas).

Raqueta: Tenis

Punto: (Risas) Más tenis

Grand Slam: Tenis

[/box]

 

*Entrevista publicada en dos partes en el diario El Heraldo de Chiapas, 17 y 18 de marzo 2012

 

 

One thought on “Entrevista a René Carrillo Chávez, tenista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *