A propósito del mes del niño

"El destino de un niño está en manos de sus padres" Shinichi Suzuki / Foto: Gabriela Barrios

 

En el mes de abril, los medios, entre la propaganda política, abre espacios a la publicidad, pero ¿qué ofrece? Juguetes, golosinas e imagenes de niños sonrientes, bien alimentados y abrigados por el amor de una familia funcional. Sin embargo, las calles nos demuestran otra realidad: niños vendiendo golosinas, limpiando parabrisas, pidiendo monedas.

Existen actividades que realizan los niños en el hogar, en un negocio familiar o tareas fuera del horario escolar o durante las vacaciones. Las cuales, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “son provechosas para el desarrollo de los pequeños y el bienestar de la familia; les proporcionan calificaciones y experiencia, y les ayuda a prepararse para ser miembros productivos de la sociedad en la edad adulta”.

"La peor de las mentiras es creer que todo seguirá igual si no hacemos nada" Freya Stark / Foto: Gabriela Barrios

En cambio, se considera trabajo infantil a todas aquellas actividades que privan a los niños disfrutar de su infancia, los obliga a abandonar sus estudios o les exige estudiar y trabajar al mismo tiempo. Lo que puede ser perjudicial para su desarrollo físico, sicológico y moral.

Como causa y consecuencia de la pobreza, el trabajo infantil perpetúa el empobrecimiento al comprometer gravemente la educación de los niños… Las niñas que trabajan y estudian soportan una carga triple: los quehaceres domésticos, las tareas escolares y el trabajo fuera del hogar, remunerado o no, que inevitablemente repercute de manera adversa en su rendimiento académico.” (UNICEF)

Si los niños son el fundamento de una época, ante este panorama ¿cómo podremos describir la que estamos viviendo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *