Martín Barrios y Mujeres de Chiapas en Palacio Nacional

Amor eterno, eterno amor. Foto: Martín Barrios

Martín Barrios escribe con luz a la madre, a la hija, a la campesina, a la vendedora, a la devota, a la policía, a la ama de casa, mujeres que matizan con sus ojos, su sonrisa, su piel y su andar cada uno de los espacios de Chiapas, ellas son las que en las horas cotidianas tejen la identidad que nos salva del olvido.

 

En los retratos que conforman esta exposición, el fotógrafo las eterniza porque para él las mujeres “son lo más maravilloso que Dios nos pudo brindar en la vida, sin ellas no seríamos nada, ni nadie. Son el motivo, el motor para que uno pueda seguir construyendo, aprendiendo a vivir”.

 

Considera, además, que en cada imagen que realiza hay una historia detrás, “primero me tienen que decir muchas cosas para que esa información pueda traducirla a través del lenguaje gráfico y mostrarla al mundo exterior, lo importante es que siempre lleven un mensaje”.

 

Cuarenta de estas historias serán contadas desde ayer martes 27 de enero hasta el 22 de febrero en la capital del país. He aquí la feliz conjunción entre el talento de un artista y el diario esfuerzo por la vida con las que las Mujeres de Chiapas engrandecen a México, señaló la licenciada Margarita Zavala, esposa del Presidente de la República, Felipe Calderón, quien junto al Gobernador del Estado, Juan Sabines Guerrero y su señora esposa Isabel Aguilera, acompañaron al artista de la lente originario de Tonalá, Chiapas.

 

El discurso inaugural estuvo a cargo del Dr. Andrés Fábregas Puig, rector de la Universidad Intercultural de Chiapas (Unich), teniendo como sede el Palacio Nacional.

 

A propósito de Mujeres de Chiapas, presentamos una charla con Martín Barrios, miembro de la Sociedad Mexicana de Fotógrafos Profesionales, en la que nos habla no sólo de dicha exposición sino de su quehacer fotográfico y sus intereses como persona:

 

-¿Qué hay de Martín Barrios en esta exposición?

Todo. Todo porque primero está mi admiración por las mujeres, la admiración por las mujeres de Chiapas, después mi asombro por la diversidad de rasgos, de colores, de tez, de expresiones y de cómo, a pesar de ello, todos somos un mismo Chiapas; es una riqueza impresionante que he tenido la oportunidad de capturar, conjuntarla en mi trabajo y exponerla, mostrarla a la gente para que puedan conocer esa diversidad que hay en Chiapas y que a mí me encanta.

 

-¿Hay algo de autobiográfico en tus imágenes?

Sí, claro que sí.

 

-¿Crees que en el retrato se hace una exploración superficial o profunda del ser humano?

Puedes obtener las dos cosas. Lo superficial es tan sencillo verlo, pero ¿quieres ver lo profundo? También ahí está, en los ojos, en la mirada, en lo que te dice determinada expresión, ahí se marcan los sentimientos.

 

-¿A quiénes te gusta retratar?

Me encanta retratar niños y ancianos porque creo que es como ver el principio de la vida y el cierre del ciclo.

 

-¿A quién no retratarías?

Creo que no he pensado en eso, la fotografía es mi manera de escribir nuestra historia y no estoy como para no admitir a alguien, tengo que incluirlo, incluir a todos los que pueda porque son parte de mi historia, de mi camino. Incluirlos en el camino que estoy construyendo, que estoy caminando, que estoy viviendo.

 

-¿Qué te llevó a capturar el rostro de esas mujeres que están en tu exposición?

Paloma. Foto: Martín Barrios

De entrada, mi fascinación por las mujeres. Además, el tener la oportunidad de capturar diferentes rasgos, estilos de vida, historias, etnias, mujeres de diversas regiones; es fantástico poder tener en un mismo proyecto diferentes rostros.

 

-¿Qué características buscaste en tus modelos?

Por lo regular hago fotografías de un rostro que llame mi atención. ¿En qué momento llama mi atención? Cuando me cuenta una historia sin que me hable. Muchas de las fotografías que he tomado son robadas, no he tenido la oportunidad de preguntar ¿me das permiso de tomarte una foto? Por naturaleza cuando le dices a alguien: una foto y encuadras, empieza a posar, empieza la gesticulación.

 

Me preocupé por reunir mujeres representativas de todo Chiapas, donde encontramos mujeres bonitas que no requieren tener un atuendo especial. Es cierto que he transitado un poco por la zona de los Altos pero la diversidad que existe en Chiapas, en cuanto a cultura, a clima, a la geografía, a su gente, es maravillosa. Agradezco a la Universidad Intercultural de Chiapas, y en especial al Rector, Dr. Andrés Fábregas Puig, el apoyo brindado para la realización del registro de una parte de las imágenes que se exponen en esta serie.

 

-¿Qué te gusta más el retrato o el paisaje? ¿Por qué?

Me ponen en una disyuntiva. Sigo con el retrato por las historias que me cuenta, esas historias que percibo. Claro que el paisaje también tiene historia, es único y cada paisaje es un segundo de vida que jamás se volverá a repetir. Puedes estar en el mismo lugar, con la misma gente, con tu mismo equipo fotográfico pero no van a estar las mismas condiciones de luz; con el retrato pasa lo mismo, ni tú como modelo ni yo, fotógrafo, vamos a estar con el mismo sentido del humor y aunque tengas las mismas condiciones físicas, si no estás con la misma sensibilidad para observar y captar la historia que te están contando, no tendrás la misma imagen.

 

-¿El paisaje es una construcción cultural como señalan algunos fotógrafos del siglo pasado?

Martín Barrios charlando con nosotras

Así es, nada más que, con tristeza se los digo, ahora estamos cambiando esos paisajes y están pasando de ser de gran color a grises, se están convirtiendo en cenizas, estamos acabando con todo. Los paisajes ahora son grises, desérticos, sin vida y siguen siendo paisajes que te pueden servir para hacer una imagen pero que te conlleva una historia de desolación.

 

-Se nota que tienes una preocupación por el entorno, qué haces para coadyuvar en esta pérdida que estamos teniendo.

Lo que he hecho es que con la fotografía, por ejemplo de la región Selva, la he enviado a los medios nacionales e internacionales para crear conciencia, que nos preocupemos más. Sin embargo, creo que debe ser un trabajo en conjunto, del gobierno estatal, del gobierno municipal y de la sociedad en general. Hace falta caminar nuestro estado, conocerlo para saber las necesidades de la gente que vive en nuestro hábitat y por eso lo está destruyendo. Creo, entonces, que primero debemos hacer conciencia, sí, pero creo también que nuestras autoridades deberían conocer nuestro estado y conocer nuestras necesidades.

 

-¿Te gusta construir escenarios o sólo tomas la naturaleza como tal?

Todo depende de lo que vaya a hacer, de lo que necesite, pero por lo regular me encanta capturar lo que ya está, obviamente, si hay necesidad de construir, pues construyo, pero no puede pasar desapercibido lo que ya está, lo que en ese momento el Creador te brinda, que no a todos, no todos tenemos al posibilidad de llenarnos de ese momento mágico que te nutre.

 

-Entonces, para el fotógrafo Martín Barrios, la naturaleza es:

Es parte del centro de la vida, sin ella no podríamos vivir. Es lo que te da el calor, el color, la vida misma.

 

-¿Y la fotografía?

Puede parecer muy trillado pero es el arte de escribir con luz.

 

-¿La cámara?

Es la extensión de mis ojos. Es un instrumento que nos sirve para capturar momentos y dependiendo de lo que queremos ver, es la extensión de cada uno de nuestros ojos.

 

-¿Cómo llegaste a la fotografía?

Cuidando el orden. Foto: Martín Barrios

A mi papá le encantaba la fotografía y la música, él me dio la pauta, cuando tenía tres años me sentaba en la mesa de su laboratorio, tomaba fotografías y las imprimía. Él usaba el blanco y negro.

 

En ese tiempo no llegaba a tanto la tecnología a mi tierra natal, así que posteriormente me interesé en eso. Iba a estudiar Derecho pero vi anunciados unos cursos intensivos de fotografía, me llamaron la atención y ¡ahí me quedé por seis meses! Seis meses en los que aprendí lo que es la fotografía, la iluminación y el modelaje. Estudié producción en la Casa fotográfica de Kodak.

 

Después me cautivó el saber qué más hay detrás de tomar una fotografía, en ese tiempo el sistema era análogo, así que me metí a cursos de producción fotográfica, luego en lo de producciones de ampliaciones en gran formato. Comencé a ir a talleres que me han servido muchísimo, tomé cursos con Pedro Meyer, Marco Antonio Cruz, Pedro Valtierra, los esposos franceses Simone, entre otros.

 

Todo pareciera tan complejo pero es como un árbol enorme que se va dividiendo y te brinda la posibilidad de hacer una imagen que va a quedar para el resto de nuestras vidas, para contar una historia. Detrás de una fotografía que ves en una exposición, en una revista, hay muchísimo trabajo. Eso llamó mi atención.

 

Hoy en día se ha cambiado de lo análogo a lo digital, se manejan diferentes técnicas.

 

-¿Y esa revolución digital qué ha significado en tu trabajo?

Muchísimo. De esa versatilidad de poder hacer una imagen en un santiamén, verla y a través de esa revolución digital poder enviar ese trabajo a un periódico y en ese momento la están abriendo, la están bajando e imprimiendo, te ahorra tiempo y dinero. Ahora, inclusive con el teléfono puedes tomar una fotografía pero la resolución del teléfono es muy pequeña y es nada más para que la puedas enviar a través de la red. Para hacer fotografías en gran formato se requiere de una cámara con características profesionales.

 

-¿Color o blanco y negro?

Sonriendo a la Vida. Foto: Martín Barrios

Me encantan las dos técnicas, cada una tiene sus propias características, por ejemplo, en nuestro querido Chiapas, que es muy colorido, con la técnica de color podemos ver esos contrastes tan marcados, tan vivos, que nos caracterizan pero igual puede haber momentos en los que la escala de grises sea lo esencial. Obviamente ahora puedes capturar tu fotografía en color y luego hacer la transformación a escalas de grises, por eso la versatilidad de la fotografía digital.

-¿Dentro del campo de la fotografía cuál es tu especialidad?

Me encantan los retratos, capturar rasgos, ver expresiones, eso me llena.

 

-¿Cuál es el elemento estructurador de tu obra?

Eso te lo tiene que decir el espectador, pero sí, uno va tratando de unificar, tener un estilo, y que al ver una imagen digan esa foto es de fulano de tal. A mí me identifican, creo, los retratos y supongo que tengo una manera muy particular de hacer ese retrato, de poder verme a través de los ojos de la persona, cuando logro eso es cuando digo esa es la fotografía que quiero y es la que necesito, es la que me llena y reúne todos los elementos necesarios para poder capturarla y que la pueda observar yo, mis amigos y la gente que se pueda.

 

-¿Cuál consideras la innovación de tu trabajo?

Estoy haciendo diferentes trabajos en el estado de Tabasco, en el cual estoy aprovechando las herramientas digitales, experimentando e incursionando con otro tipo de técnicas, que en su momento voy a mostrar, es parte de la revolución tecnológica que vivimos a diario.

-¿Cuáles son las obsesiones de Martín Barrios, el fotógrafo?

Una es seguir caminando, seguir haciendo fotografía pero también seguirla gozando, dar a conocer cómo es nuestro estado, con esa manera de ser y vivir tan sencilla de nuestra gente, dar a conocer al exterior nuestros paisajes, nuestra gente, nuestra cultura, es también una de las obsesiones que tengo: que a Chiapas lo conozcan como lo conocemos nosotros, no como lo pintan.

 

-¿Eres exhibicionista o vouyerista?

A mi papá le encantaba la fotografía y la música, él me dio la pauta

Ni lo uno ni lo otro. No me gusta exhibirme, me gusta observar pero no tan excesivo, es como un paso de luz en el cual no tienes derecho a regresar.

 

-¿Cómo prefieres el amor con luz natural o con flash?

(Risas) Con luz natural.

 

-¿Quién es tu fotógrafo de cabecera?

Admiro muchísimo al maestro Manuel Álvarez Bravo.

 

-¿Para quién te gustaría posar?

(Risas). Para nadie. Realmente para nadie.

 

-¿A quién te gustaría hacerle una sesión fotográfica?

A ustedes. (Risas).

 

 

[box type=”note” style=”rounded”]

SILUETA

Lugar de nacimiento: Tonalá, Chiapas

Edad: 34 años

Número de hermanos: 2 medios hermanos

Estado civil: Casado

Número de hijos: 3

Pasatiempos: Estar con mi computadora, mi fotografía y música.

Película: Un día después de mañana, por el manejo estético, la producción, la escenografía, el rollo fotográfico.

Fotografía: La serie Mineros de Sebastian Salgado.

Comida predilecta: Mariscos, como los prepares.

Rituales: Ninguno

 

[/box]

 

 

 

[box type=”note” style=”rounded”]

EN CORTO

Luz: Alegría, belleza, vida

Velocidad: Rapidez, entusiasmo

Lente: Manera de capturar el mundo

Autorretrato: Cabalgar

Ojos: Negro profundo y verdes

Manos: Delicadas, suaves

Clic: Eternizar algo

Película: Lección

Memoria: No tengo (Risas)

Papel: Mate

Cuadro: La vida

Tiempo: Efímero

Viajes: ¡Yo quiero ir!

[/box]

 

*Entrevista publicada en el diario El Heraldo de Chiapas el 28 de enero de 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *