Fernando Aceituno, guerrero en la vida y el deporte

Entrevista por: Leticia Bárcenas y Gabriela G. Barrios

Basquetbolista chiapaneco juega desde hace cinco años con el equipo de Amiab de Albacete, España.

Albacete, equipo español de baloncesto en silla de ruedas en el que José Fernando juega como poste “o pivot como le llaman ellos, los españoles”.

El juego inicia sin contratiempos, apenas unos minutos y el equipo local impone su ritmo: ¡Cinco puntos consecutivos! Tristeza en nuestros rostros. Parece que todo está definido.

Nada más lejos de la realidad. La experiencia, garra y buenos minutos para la rotación interior del equipo Amiab de Albacete, lograron el cambio. La emoción nos invade y no puedo evitar el grito: ¡Vamos equipo!

El desempeño del poste Albacete sin duda sorprende, es obvio que su papel en este partido es sacar de su posición a Alberto Llorente, pivot del Montur CID Burgos, y lo está haciendo a base de lanzamientos exteriores. Con su ya característica mecánica de tiro, lanza uno, dos, tres hasta cuatro triples en el segundo cuarto (anota dos); la defensa local está desconcertada, incluso su afición, que no puede dar crédito a lo que ve. La emoción me gana, me pongo de pie y aplaudo. Me piden que tome asiento y que guarde silencio. Es el descanso, argumento, con un poco de pena. Mi compañera sólo sonríe.

Tras el descanso Amiab maneja perfectamente el partido. Con un triple de Jesús Torres y una serie de buenas acciones ofensivas de Sergio Martínez dejan el partido casi sentenciado al final de este cuarto. Brindamos, de un trago termino la cerveza que quedaba en el vaso. El sonido del balón en la duela indica el inicio del periodo definitivo.

Los locales aumentan su presión defensiva, sin embargo, no pueden revertir la caída. Amiab de Albacete en defensa tiene bien definidas distintas alternativas con defensas individuales y en ataque, ¡qué bárbaros! están volviendo locos a los interiores locales con esos tiros exteriores de sus postes. La alegría es general; ¡nuestro equipo ha ganado!

Aplaudo y el papá de Fernando Aceituno ríe. Una de sus hermanas apaga el dvd y la televisión. Hemos visto –y vivido- un partido de Amiab de Albacete, equipo español de baloncesto en silla de ruedas en el que José Fernando juega como poste “o pivot como le llaman ellos, los españoles”.

Fernando está de vacaciones en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas y tras la invitación a conceder una entrevista, acepta meter meter baza –como dicen los españoles-, con nosotras, después del partido. Con un acento cantadito, entre costeño y españolado, responde a nuestras preguntas.

 

-¿Cómo festejan un triunfo?

Trabajo en España, en una empresa de manufactura y aparte hago deporte. Juego baloncesto en silla de ruedas, en el equipo Amiab de Albacete

Nos vamos por ahí a tomar unas cervezas. (Risas).

–¿Cómo sobrellevan la derrota?

Bastante bien, no estamos tan presionados entre la victoria y la derrota; a veces estás conciente que perdiste quizá por culpa tuya o del resto del equipo pero de ahí, las derrotas las llevamos bien, sirven de algo, sobre todo aprendes de ellas y tratas de no volver a cometer los mismos fallos en otros encuentros.

Nos alejamos un poco del bullicio de la familia Aceituno Suriano para conversar con este joven deportista egresado de la Universidad Autónoma de Chiapas, como licenciado en Informática, quien a la edad de 19 años tuvo que tomar la decisión: operarse y perder la pierna derecha o fallecer por cáncer. “Ese ha sido el momento más importante de mi vida.”

–¿Qué pasó en ti después de padecer cáncer?

Te da vuelta la vida 360 grados. Es muy difícil al inicio pero después es cuestión de adaptarte, nada más.

–¿Sentiste respaldo de tu familia, de tus amigos?

Más que nada de mi familia y de alguno de mis amigos… son muy pocos los que tengo. Lo importante en estos problemas es el apoyo que tienes de tu familia, es lo que te saca adelante.

–¿A qué te dedicabas?

Estudiaba

–¿En qué te desempeñas ahora?

Trabajo en España, en una empresa de manufactura y aparte hago deporte. Juego baloncesto en silla de ruedas, en el equipo Amiab de Albacete

-¿Antes de tu enfermedad practicabas algún deporte?

Sí, el futbol.

–¿Qué te ayudó a aceptar y asumir esta reorganización de tu vida?

El apoyo de mi familia, pero más que nada, es por mí mismo porque esto es algo que te encuentras sin querer y si te echas abajo ya no puedes salir adelante; aunque tu familia te apoye demasiado si tú no tienes la ilusión de seguir adelante en la vida, de nada sirve todo lo que ellos hagan.

–¿Qué persona te mostró esta nueva opción de vida?

Los que me invitaron a hacer deporte adaptado; Alfredo Martínez, Martín González (difunto) y Francisco Santos (difunto), éste último, en esa época era entrenador y como yo estudiaba en la Unach, me invitaron, fue cuando me integré al deporte, en agosto de 1996.

–¿Por qué básquetbol y no otro deporte?

Primero me metí al deporte en natación porque a mí me gustaba mucho ir al río y el baloncesto nunca me gustó, pero después, cuando empecé a practicarlo, le tomé cariño y al final dejé la natación y me metí al baloncesto. De hecho quedé en cuarto lugar en un Nacional en nado de pecho.

–¿Cuántos años llevas jugando baloncesto?

Desde 1996 a la fecha, son ya 12 años.

–¿Por qué decidiste vivir en España?

Mi ilusión era siempre irme fuera a jugar, aunque sea uno o dos años. Surgió esta oportunidad, gracias a mi amigo Sergio Martínez Méndez, debido a que el equipo Amfiv de Vigo quería contar con sus servicios, pero él tenía contrato con el equipo DKV de Badalona, Barcelona; entonces le dijo a dicho equipo que tenía un compañero en Chiapas que también jugaba en esa posición y les dio mi correo electrónico y teléfono; así fue como me fui a España, no lo dudé dos veces. Ya antes había tenido la oportunidad de irme a los Clipper de los Ángeles, EU, pero por motivos familiares no pude. En España, hasta el momento, llevo casi seis años, uno en Vigo y cinco en Albacete.

Ahora me siento más a gusto debido a que tengo a Julia que es mi novia y ella es un verdadero apoyo, me ayuda a sentirme feliz

–¿Qué tan difícil ha sido adaptarte a la vida lejos de tu familia y de Chiapas?

Al inicio fue bastante difícil porque vas a un país al que no conoces, dejas a tu familia, que es lo más duro y además no tenía amistades, las únicas personas a las que consideraba mis amistades eran las personas que me contrataron y en realidad ni las conocía; es bastante difícil pero creo que me ha ayudado mucho mi forma de ser, mi personalidad.

–¿Eres extrovertido?

Algo (Risas). Siempre lo he sido, no he cambiado.

–¿Ha habido alguien en especial que te esté ayudando en esta etapa de adaptación a tu nueva vida en España?

Ahora me siento más a gusto debido a que tengo a Julia que es mi novia y ella es un verdadero apoyo, me ayuda a sentirme feliz, llevamos casi cuatro años y la verdad estoy muy a gusto con ella; aparte de que tengo un compañero, Sergio Martínez Méndez, que juega en mi equipo y es también de Tuxtla (Gutiérrez). Quiero dejar huella en este deporte para que mi familia y mi hijo estén siempre orgullosos de mí. Eso es lo que me saca adelante, ahora.

–¿Cómo es la relación con tus compañeros de equipo en España?

La verdad, en este equipo, que ya tengo cinco años con ellos, me llevo bastante bien con todos, tanto con los jugadores como con la directiva, gracias a Dios.

–¿Todos tus compañeros de equipo son españoles?

Habemos sólo tres extranjeros, que somos los dos mexicanos y un chico de República Dominicana, de ahí, todos son españoles.

–¿Quién fue tu entrenador en México y quién es actualmente en España?

Mi primer entrenador, con el cual me inicié, fue Francisco Santos Romero, aquí en Tuxtla (Gutiérrez); después tuve de entrenador a Pablo Larraga; en la ciudad de México a Sergio Durán. En España, el primer entrenador que tuve fue Diego Núñez, en Vigo, ahora tengo a Eduardo Hernández en Amiab.

–¿Tienes algún programa de activación física ya preestablecido?

Más o menos; en el deporte adaptado tienes que tener mucha condición en los brazos porque haces todo, el balón, la silla, todo lo haces con los brazos, pero desafortunadamente en estos meses me he lesionado de un hombro y casi no he entrenado pero sí, tenemos nuestro propio entrenamiento.

Fernando durante una jugada en la posición de "poste" o pivot en el equipo de AMIAB.

–¿Cómo es un día normal en la vida de Fernando Aceituno?

¡Día normal! Me levanto a las seis de la mañana pasan por mí al diez para las siete, me voy al trabajo, regreso hasta las cinco, descanso unrato, me voy a entrenar, vuelvo como a las once de la noche, ceno, veo un rato la televisión, duermo y otra vez a empezar. Y los fines de semana vamos a jugar fuera sino jugamos en casa, pero siempre estoy ocupado.

–¿Cuáles son tus metas deportivas?

En este momento es subir, con el equipo, a la División de Honor, porque estamos en División de Honor B y está la División de Honor A, que es la máxima. Hace dos años descendimos y nuestra primera intención es ascender. Otra de mis metas deportivas es, de aquí al 2011, volver a la Selección Nacional, porque serán los Juegos Panamericanos aquí, en Guadalajara, Jalisco, México. Espero lograrlo.

–¿Cuál ha sido hasta hoy el momento más emotivo de tu carrera deportiva?

Cuando ganamos nuestro primer ascenso, estábamos con el equipo de Chiapas, fue en Cuernavaca, Morelos. Fuimos campeones de Segunda División y subimos a la Primera División, ese mismo año quedamos en tercer lugar a nivel nacional. Éramos un equipo que acababa de ascender y dimos buena cuenta. Era mi primer gran triunfo deportivo.

–¿Y de tu vida personal?

¡De mi vida personal! Hay muchos momentos. Digamos, cuando me pasó lo de la enfermedad, fue un momento muy difícil porque tenía que tomar la decisión de operarme y perder la pierna o fallecer por cáncer. Ese ha sido el momento más importante de mi vida. Es el que más fuerte tengo en la memoria.

–¿Cuál es para ti la mayor diferencia entre jugar en España y la competición en México?

En España eres semiprofesional, es una liga bastante competitiva y hay mucho apoyo; ahora, la diferencia con México es que aquí no hay mucho apoyo, no hay ligas y si las hay tienes que ir al Distrito Federal quizá cada mes y jugar cuatro o cinco partidos en un fin de semana y volver, de ahí sólo existen los juegos nacionales. Sin embargo, en México hay bastante nivel deportivo, razón por la que estamos siete u ocho personas jugando en España en diferentes equipos, creo que es una muestra de que aquí hay bastante nivel.

–¿Tienes contacto con jugadores mexicanos que estén en otros países?

Conozco un muchacho que está en Canadá y hemos coincidido en algunos eventos como el torneo Spitfire Challenge, que se realiza en Toronto (Canadá). Por lo regular cuando uno va a esos torneos se encuentra a varios deportistas que juegan fuera. En Estados Unidos también hay jugadores mexicanos.

–En España existe un Plan de Apoyo al Deportista Olímpico que engloba a deportistas, entrenadores y técnicos discapacitados, ¿sabes en qué consiste?

Te puedo dar más o menos una idea; allá (en España) existe el apoyo a los deportistas siempre y cuando sean de élite, como les llaman ellos, que son de las máximas categorías, hay subvenciones que les dan a los equipos para los deportistas o meramente para los equipos, y cuando hacen selecciones los apoyan un poco más, pero tampoco crean que son demasiados apoyos, lo que pasa es que tienen más infraestructura, y cuando obtienen buenos resultados le dan mucho auge, mucha publicidad, esa es la diferencia con México, que no hay mucha infraestructura, porque deportistas hay y muy buenos.

Equipo AMIAB de Albacete en España donde juega Fernando Aceituno

–¿Piensas regresar a jugar en algún equipo de Chiapas o del país?

Bueno, cada que vuelvo aquí, si hay algún torneo represento a Chiapas; siempre dije que de Chiapas no me iba a cambiar y hasta la fecha lo he cumplido, invariablemente he estado con Jaguares, ahora somos los Jaguares y los Conejos, que al final somos una sola selección porque ya somos muy pocos deportistas los que habemos, algunos se están yendo fuera, hay muchos que, desgraciadamente, han dejado este mundo y otros que han dejado el deporte por compromisos familiares u otras cosas; los pocos que habemos, cuando podemos, nos juntamos.

–¿Te gusta viajar?

La verdad, sí. (Risas).

–¿En qué lugar te has sentido más cómodo?

Fuera de México, en España, más que nada por el idioma; la gente también es muy acogedora, tratan de servirte y que te sientas bien. No he tenido problemas.

–¿Cómo ves a México y en especial a Chiapas cuando vienes de vacaciones?

Es una gran diferencia. Estoy en un país de primer mundo y cuando vengo, quiera o no, se nota el cambio de vida pero veo que Chiapas en sí ha progresado bastante, aunque le faltan algunas cosas. La ciudad de Albacete (España), lugar donde vivo, es la segunda ciudad, a nivel Europa, más adaptada, ahí puedes andar con silla y cualquier cosa, en cambio aquí, desgraciadamente hay muchas barreras arquitectónicas, es entonces una gran diferencia pero a mí lo que me gusta es Chiapas, es mi país y para mí siempre es el mejor. (Risas).

–¿Has sentido algún tipo de discriminación en México?

¡Nooo!, nunca. Es más, si alguna gente hace un comentario yo nunca le tomo importancia porque es según como te sientas tú como persona, porque si le haces caso a medio mundo, todos estaríamos medios chispados, ya. (Risas).

–¿Consideras que se han dado pasos para mejorar la situación de las personas con capacidades diferentes en el estado?

La verdad sí, poco a poco han ido saliendo más apoyos, también el gobierno ha dado proyectos productivos a personas con discapacidad y creo que la sociedad en general debe mentalizarse que necesitamos de ellos, porque nosotros no podremos salir solos adelante.

Me gustaría que hubiera más apoyo tanto para el deporte adaptado como para el trabajo para personas con discapacidad, porque como va la crisis… desafortunadamente las empresas no confían o no tienen el ímpetu de contratar a una persona con discapacidad por miedo a que no podamos hacer las cosas pero si no nos dan la oportunidad nunca sabrán de lo que somos capaces.

 

[box type=”note” style=”rounded”]

 

SILUETA

Lugar de nacimiento: Tonalá, Chiapas.

Edad: 34 años.

Número de hermanos: 3 hermanas.

Estado civil: Soltero.

Número de hijos: 1

Pasatiempos: Deporte y ver televisión.

Amuleto o cabala: No tengo.

Ritual: Mojarme la cabeza, lavarme la cara e ir al servicio antes de jugar, sino juego mal. (Risas). Ya lo he comprobado.

Basquetbolísta de cabecera: Francisco Santos Romero, de deporte adaptado, porque él fue el que me enseñó a jugar este deporte y el que siempre me dijo que servia para esto. De baloncesto a pie al que siempre he admirado es Michael Jordan, por todo lo que significa él.

¿Y qué tal encestas en el amor?: (Risas) Pues yo creo que bien, falla alguna que otra canasta pero… (más risas).

 

[/box]

[box type=”note” style=”rounded”]

EN CORTO

Balón: Básquetbol

Canasta: Lo mismo

Agua: Buena pa’la vida

Viaje: Lo mejor

Reto: Metas que se pone uno

Obstáculo: Son buenos para sobresalir en la vida

Derrota: Te sirven para aprender

Triunfo: Son buenos porque para eso te preparas.

Discapacidad: Forma de vida a la cual hay que adaptarse.

Puntos: Los que tenga uno, a favor o en contra.

[/box]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *